Dos policías resultaron procesados por violación

Dos policías fueron procesados el domingo con prisión por violar a una mujer durante un procedimiento realizado cerca del cementerio del Buceo, informó Subrayado. Un tercer agente que participó de la violación no ha sido identificado.
El 19 de julio a la hora 19.15 una mujer de 37 años discutió con su madre en la puerta de su casa “en estado de relativa ebriedad”, según el auto de procesamiento al que accedió El Observador. La madre llamó a un policía que estaba cerca de su casa para que la trasladara a un hospital. La mujer fue detenida, pero en lugar de trasladarla hasta el hospital, uno de los agentes se bajó del patrullero, subió en la parte trasera, donde iba la mujer e intentó violarla.
“Mientras eso sucedía, el chofer del patrullero policial le espetó a su compañero que se pusiera un preservativo, prosiguiendo el individuo con sus intentos”, expresa el auto de procesamiento. De la resolución judicial, surge que existió violación, ya que además la mujer dijo que se sintió “lastimada”. Luego apareció un tercer agente, “que hasta el presente no ha podido ser identificado”, que la tomó del cabello, y también la violó. Luego, la dejaron ir en las inmediaciones del cementerio del Buceo y ella presentó ese mismo día la denuncia. Tras dos meses de investigaciones, la Justicia logró identificar a dos de los tres agentes implicados, gracias a la cooperación de la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio del Interior.
A pedido de la fiscal Cristina González, el juez Homero da Costa procesó a los dos agentes identificados por violación (al chofer como coautor).

Dos policías fueron procesados el domingo con prisión por violar a una mujer durante un procedimiento realizado cerca del cementerio del Buceo, informó Subrayado. Un tercer agente que participó de la violación no ha sido identificado.

El 19 de julio a la hora 19.15 una mujer de 37 años discutió con su madre en la puerta de su casa “en estado de relativa ebriedad”, según el auto de procesamiento al que accedió El Observador. La madre llamó a un policía que estaba cerca de su casa para que la trasladara a un hospital. La mujer fue detenida, pero en lugar de trasladarla hasta el hospital, uno de los agentes se bajó del patrullero, subió en la parte trasera, donde iba la mujer e intentó violarla.

“Mientras eso sucedía, el chofer del patrullero policial le espetó a su compañero que se pusiera un preservativo, prosiguiendo el individuo con sus intentos”, expresa el auto de procesamiento. De la resolución judicial, surge que existió violación, ya que además la mujer dijo que se sintió “lastimada”. Luego apareció un tercer agente, “que hasta el presente no ha podido ser identificado”, que la tomó del cabello, y también la violó. Luego, la dejaron ir en las inmediaciones del cementerio del Buceo y ella presentó ese mismo día la denuncia. Tras dos meses de investigaciones, la Justicia logró identificar a dos de los tres agentes implicados, gracias a la cooperación de la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio del Interior.

A pedido de la fiscal Cristina González, el juez Homero da Costa procesó a los dos agentes identificados por violación (al chofer como coautor).