El ministro del Interior reiteró que el joven asesinado en Santa Catalina no estaba armado

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, informó en conferencia de prensa que el Ministerio presentó una denuncia penal ante la Justicia, puesto que el joven asesinado a manos de la Policía en Santa Catalina no poseía arma de fuego. De este modo, reiteró que fueron los efectivos policiales quienes «plantaron» el arma a Sergio Lemos. El jerarca también destacó que ya presentaron los informes a la Justicia que ratifican esta versión, basada en monitoreo de las llamadas de los efectivos policiales involucrados y el recorrido de los móviles.
«No nos quedan dudas de que el arma fue virtualmente agregada», señaló el ministro. Las autoridades reconocieron que la forma en que los policías informaron por radio sobre el incidente fue «totalmente extraña» a la de un procedimiento normal.
Siete funcionarios fueron separados del cargo y están siendo investigados. Cinco de ellos pertenecían a la Guardia Republicana y dos eran de Policía.
Bonomi pidió disulpas a Santa Catalina en nombre del Ministerio, y subrayó: «No se puede pedir a la población que confíe en la Policía si esta no reconoce los errores».

El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, informó en conferencia de prensa que el Ministerio presentó una denuncia penal ante la Justicia, puesto que el joven asesinado a manos de la Policía en Santa Catalina no poseía arma de fuego. De este modo, reiteró que fueron los efectivos policiales quienes «plantaron» el arma a Sergio Lemos. El jerarca también destacó que ya presentaron los informes a la Justicia que ratifican esta versión, basada en monitoreo de las llamadas de los efectivos policiales involucrados y el recorrido de los móviles.

«No nos quedan dudas de que el arma fue virtualmente agregada», señaló el ministro. Las autoridades reconocieron que la forma en que los policías informaron por radio sobre el incidente fue «totalmente extraña» a la de un procedimiento normal.

Siete funcionarios fueron separados del cargo y están siendo investigados. Cinco de ellos pertenecían a la Guardia Republicana y dos eran de Policía.

Bonomi pidió disulpas a Santa Catalina en nombre del Ministerio, y subrayó: «No se puede pedir a la población que confíe en la Policía si esta no reconoce los errores».