Gobierno sin acuerdo sobre cómo elegir al sustituto de Silva en ASSE

Cuando el representante de los trabajadores en el directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Alfredo Silva, fue procesado sin prisión por conjunción del interés personal con el público en julio de 2014, el presidente José Mujica ordenó trabajar para que se cambie la forma de elección del nuevo director. El mandatario le había pedido al secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, a la ministra de Salud Pública, Susana Muñiz y al de Trabajo y Seguridad Social, José Bayardi, que formaran una comisión para establecer un método de elección de los representantes sociales en el directorio del organismo. El objetivo también era establecer las características que deben tener los representantes de usuarios y de trabajadores.
Luego de varias reuniones entre los ministros, técnicos y mandos medios de los ministerios involucrados, acordaron que el sustituto de Silva tiene que ser elegido por voto directo por los trabajadores. Sin embargo nunca tuvieron claro cuál debe ser el cuerpo elector, es decir, cuáles son los trabajadores habilitados para votar.Ese equipo de gobierno designado por Mujica se basó en el modelo de elección que existe en el Banco de Previsión Social (BPS), donde se realizan comicios para designar a los delegados sociales en el directorio.
Fuentes oficiales explicaron a El Observador que el tema está  desde hace varias semanas en manos del Ministerio de Salud Pública (MSP), y en ámbitos de gobierno se presume que la resolución quedará para el próximo período de gobierno que inicia el 1º de marzo. De hecho, agregaron las fuentes, el asunto no está hasta el momento en la agenda de la transición.
En la administración Mujica se valoró que Silva solo representaba a los trabajadores de la salud, y no a todos los trabajadores. Por lo tanto, la duda se centra en si los habilitados para votar al nuevo representante social en ASSE deben ser estrictamente de la salud, o bien todos los trabajadores. Se estudia incluso cuáles de los trabajadores de la salud estarían comprendidos en el padrón, en csao de elegir esa opción.
Además de permanecer vacante hace seis meses el cargo, la ausencia de un delegado de los trabajadores en el directorio de ASSE resulta importante a los efectos de la nueva administración. Según resolvió el presidente electo Tabaré Vázquez, la oposición no tendrá lugar en ese organismo de la salud, como tampoco en el Consejo Directivo Central de la ANEP, ni en el BPS. El vicepresidente electo Raúl Sendic ha dicho que es “suficiente” el contralor que ejercen los representantes sociales en los lugares donde se decidió dejar afuera a los partidos de la oposición.
“Si la interpretación que la oposición hace sobre su papel es el de control, hay suficiente contralor con los representantes sociales en los directorios o a nivel de gestión”, dijo Sendic al comunicar la exclusión de la oposición en los directorios de ASSE, BPS y Codicen.

Cuando el representante de los trabajadores en el directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Alfredo Silva, fue procesado sin prisión por conjunción del interés personal con el público en julio de 2014, el presidente José Mujica ordenó trabajar para que se cambie la forma de elección del nuevo director. El mandatario le había pedido al secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, a la ministra de Salud Pública, Susana Muñiz y al de Trabajo y Seguridad Social, José Bayardi, que formaran una comisión para establecer un método de elección de los representantes sociales en el directorio del organismo. El objetivo también era establecer las características que deben tener los representantes de usuarios y de trabajadores.

Luego de varias reuniones entre los ministros, técnicos y mandos medios de los ministerios involucrados, acordaron que el sustituto de Silva tiene que ser elegido por voto directo por los trabajadores. Sin embargo nunca tuvieron claro cuál debe ser el cuerpo elector, es decir, cuáles son los trabajadores habilitados para votar.Ese equipo de gobierno designado por Mujica se basó en el modelo de elección que existe en el Banco de Previsión Social (BPS), donde se realizan comicios para designar a los delegados sociales en el directorio.

Fuentes oficiales explicaron a El Observador que el tema está  desde hace varias semanas en manos del Ministerio de Salud Pública (MSP), y en ámbitos de gobierno se presume que la resolución quedará para el próximo período de gobierno que inicia el 1º de marzo. De hecho, agregaron las fuentes, el asunto no está hasta el momento en la agenda de la transición.

En la administración Mujica se valoró que Silva solo representaba a los trabajadores de la salud, y no a todos los trabajadores. Por lo tanto, la duda se centra en si los habilitados para votar al nuevo representante social en ASSE deben ser estrictamente de la salud, o bien todos los trabajadores. Se estudia incluso cuáles de los trabajadores de la salud estarían comprendidos en el padrón, en csao de elegir esa opción.

Además de permanecer vacante hace seis meses el cargo, la ausencia de un delegado de los trabajadores en el directorio de ASSE resulta importante a los efectos de la nueva administración. Según resolvió el presidente electo Tabaré Vázquez, la oposición no tendrá lugar en ese organismo de la salud, como tampoco en el Consejo Directivo Central de la ANEP, ni en el BPS. El vicepresidente electo Raúl Sendic ha dicho que es “suficiente” el contralor que ejercen los representantes sociales en los lugares donde se decidió dejar afuera a los partidos de la oposición.

“Si la interpretación que la oposición hace sobre su papel es el de control, hay suficiente contralor con los representantes sociales en los directorios o a nivel de gestión”, dijo Sendic al comunicar la exclusión de la oposición en los directorios de ASSE, BPS y Codicen.