Hubo paro del transporte ayer en Montevideo por el asesinato de un chofer de taxis en el barrio de Sayago

Tras el asesinato de un taxista en la madrugada de ayer domingo, el sindicato único del área dispuso un paro que comenzó a las 5 de la mañana y que se extendió hasta la 22 horas de ayer. Los servicios en los ómnibus urbanos y suburbanos se paralizaron desde la hora 11 de ayer y se restablecieron con los horarios nocturnos, entre las 21.30 y las 22.00 horas de ayer domingo.
El homicidio
Un taxista de 60 años fue encontrado asesinado en la zona de Sayago. El hecho ocurrió en la madrugada de ayer domingo en la intersección de Testy y Lafayette, donde el trabajador fue encontrado dentro de su vehículo con dos impactos de bala en el cráneo.
A través de su blog, el Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas (SUATT) emitió un comunicado a la opinión pública en referencia al hecho.
El texto hace referencia a la muerte del taxista salteño Mario Colombo el 9 de setiembre del 2010 en Salto, hecho aún sin ser aclarado por la Policía.
Comunicado a la opinión pública ante la muerte de un compañero trabajando. En horas de esta madrugada ha sido asesinado en el ejercicio de su profesión otro chofer del taxímetro. Otro trabajador, otro compañero, que sale de su hogar a ganarse el pan de cada día, y no vuelve más al cobijo de su familia.
Era además en este caso, un compañero ya jubilado, que seguía trabajando, porque en este país las jubilaciones son una miseria, y porque en nuestro sector, la informalidad, el trabajo en negro, la sub-aportación son el pan nuestro de cada día, sin que las autoridades del BPS o el MTSS se muestren preocupadas por el hecho.
Nuevamente los trabajadores organizados en nuestro sindicato junto con el pueblo todo debemos lamentar un fallecimiento que no es otra cosa que la más pura consecuencia de décadas de descomposición del tejido social, gracias a la aplicación de un sistema económico y social injusto y desigual que beneficia a un puñado de privilegiados y enfrenta pobres contra pobres, arrastrando a miles de hijos del pueblo a la criminalidad y la violencia.
En estas horas, y para despejar cualquier incertidumbre sobe nuestra palabra, los trabajadores organizados queremos recordar a la opinión pública y a todo el sistema político que nosotros no nos subimos al carro de la derecha, no reclamamos policía militarizada, baja de la edad de imputabilidad, gatillo fácil, ni ninguna de las múltiples propuestas que los adoradores de la dictadura viene a plantear para cumplir con sus trasnochadas fantasías de mano dura; sino que, al contrario hemos propuesto múltiples medidas paliativas de distinto tipo para dar mayores garantías a los compañeros y compañeras que salen a desempeñar su labor.
La principal de ellas, que fue conseguida por medio de una victoriosa huelga de nuestro sector, es la mampara de seguridad, con lo que se redujo los muertos en el departamento de Montevideo de nueve cada año a uno cada dos años.
Esto es esencial tenerlo presente, pues los cuatro anteriores choferes muertos del sector taxímetro lo han sido en diferentes puntos del interior del país: Treinta y Tres, Bella Unión, Maldonado y Salto, lugares donde la mampara no ha sido adoptada aún, y en donde el poder político departamental se resiste a la aplicación de una medida que ya se ha demostrado efectiva para aumentar notablemente los niveles de seguridad de los trabajadores del volante. Así, con esta indiferencia política, es como hemos llegado a 6 muertos del sector en menos de dos años. Podrán los patrones y los políticos salir al circo mediático a mostrarse dolidos por esta nueva muerte, pero su campaña en Montevideo en contra de la mampara, el completo incumplimiento de las normas de seguridad por nosotros conseguidas, y las presiones sobre las trabajadoras radio-operadoras en las diferentes radiotaxis para que sigan procesando viajes en vez de atender a los choferes en riesgo, son la demostración más clara de que lo que dicen es falso, que no les importa la vida de los trabajadores.
Ellos están tranquilos y seguros en sus sillones, mientras miden las vidas obreras en pesos y votos. Nuestra organización sindical no faltó ni faltará una sola vez al compromiso con la memoria del compañero fallecido, y se encuentra acompañando en estas trágicas horas a su familia, con paralización de actividades, desde el momento mismo de enterada de la situación y al menos hasta el final del sepelio. Convocamos también el resto de las organizaciones sindicales del transporte a recordar y aplicar sin ningún tipo de vacilaciones la resolución de la última asamblea general de los trabajadores del transporte que indica, con meridiana claridad, que ante la muerte de un compañero trabajando, la medida a tomar es un paro general de 24 horas de todos los trabajadores del transporte.
Contra la Violencia, TRABAJO!!! SUATT  –  UNOTT  –  PIT-CNT

Tras el asesinato de un taxista en la madrugada de ayer domingo, el sindicato único del área dispuso un paro que comenzó a las 5 de la mañana y que se extendió hasta la 22 horas de ayer. Los servicios en los ómnibus urbanos y suburbanos se paralizaron desde la hora 11 de ayer y se restablecieron con los horarios nocturnos, entre las 21.30 y las 22.00 horas de ayer domingo.

El homicidio

Un taxista de 60 años fue encontrado asesinado en la zona de Sayago. El hecho ocurrió en la madrugada de ayer domingo en la intersección de Testy y Lafayette, donde el trabajador fue encontrado dentro de su vehículo con dos impactos de bala en el cráneo.

A través de su blog, el Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas (SUATT) emitió un comunicado a la opinión pública en referencia al hecho.

El texto hace referencia a la muerte del taxista salteño Mario Colombo el 9 de setiembre del 2010 en Salto, hecho aún sin ser aclarado por la Policía.

Comunicado a la opinión pública ante la muerte de un compañero trabajando. En horas de esta madrugada ha sido asesinado en el ejercicio de su profesión otro chofer del taxímetro. Otro trabajador, otro compañero, que sale de su hogar a ganarse el pan de cada día, y no vuelve más al cobijo de su familia.

Era además en este caso, un compañero ya jubilado, que seguía trabajando, porque en este país las jubilaciones son una miseria, y porque en nuestro sector, la informalidad, el trabajo en negro, la sub-aportación son el pan nuestro de cada día, sin que las autoridades del BPS o el MTSS se muestren preocupadas por el hecho.

Nuevamente los trabajadores organizados en nuestro sindicato junto con el pueblo todo debemos lamentar un fallecimiento que no es otra cosa que la más pura consecuencia de décadas de descomposición del tejido social, gracias a la aplicación de un sistema económico y social injusto y desigual que beneficia a un puñado de privilegiados y enfrenta pobres contra pobres, arrastrando a miles de hijos del pueblo a la criminalidad y la violencia.

En estas horas, y para despejar cualquier incertidumbre sobe nuestra palabra, los trabajadores organizados queremos recordar a la opinión pública y a todo el sistema político que nosotros no nos subimos al carro de la derecha, no reclamamos policía militarizada, baja de la edad de imputabilidad, gatillo fácil, ni ninguna de las múltiples propuestas que los adoradores de la dictadura viene a plantear para cumplir con sus trasnochadas fantasías de mano dura; sino que, al contrario hemos propuesto múltiples medidas paliativas de distinto tipo para dar mayores garantías a los compañeros y compañeras que salen a desempeñar su labor.

La principal de ellas, que fue conseguida por medio de una victoriosa huelga de nuestro sector, es la mampara de seguridad, con lo que se redujo los muertos en el departamento de Montevideo de nueve cada año a uno cada dos años.

Esto es esencial tenerlo presente, pues los cuatro anteriores choferes muertos del sector taxímetro lo han sido en diferentes puntos del interior del país: Treinta y Tres, Bella Unión, Maldonado y Salto, lugares donde la mampara no ha sido adoptada aún, y en donde el poder político departamental se resiste a la aplicación de una medida que ya se ha demostrado efectiva para aumentar notablemente los niveles de seguridad de los trabajadores del volante. Así, con esta indiferencia política, es como hemos llegado a 6 muertos del sector en menos de dos años. Podrán los patrones y los políticos salir al circo mediático a mostrarse dolidos por esta nueva muerte, pero su campaña en Montevideo en contra de la mampara, el completo incumplimiento de las normas de seguridad por nosotros conseguidas, y las presiones sobre las trabajadoras radio-operadoras en las diferentes radiotaxis para que sigan procesando viajes en vez de atender a los choferes en riesgo, son la demostración más clara de que lo que dicen es falso, que no les importa la vida de los trabajadores.

Ellos están tranquilos y seguros en sus sillones, mientras miden las vidas obreras en pesos y votos. Nuestra organización sindical no faltó ni faltará una sola vez al compromiso con la memoria del compañero fallecido, y se encuentra acompañando en estas trágicas horas a su familia, con paralización de actividades, desde el momento mismo de enterada de la situación y al menos hasta el final del sepelio. Convocamos también el resto de las organizaciones sindicales del transporte a recordar y aplicar sin ningún tipo de vacilaciones la resolución de la última asamblea general de los trabajadores del transporte que indica, con meridiana claridad, que ante la muerte de un compañero trabajando, la medida a tomar es un paro general de 24 horas de todos los trabajadores del transporte.

Contra la Violencia, TRABAJO!!! SUATT  –  UNOTT  –  PIT-CNT