Mujica sostuvo que “el momento más difícil” de su gobierno “está por venir”

Para el presidente José Mujica, el año 2014 será “muy complejo” y aventuró que “el momento más difícil” de su gobierno “está por venir”.
Los doce meses finales de su mandato estarán centrados en proyectos energéticos y en “dejar entonado algo para los próximos 20 años” para que el Estado tenga disponibilidad de recursos para inversiones importantes.
El balance anual elevado este sábado al Parlamento indica “satisfacción”por la mejora de los indicadores económicos y sociales, señala las incertidumbres que plantea el escenario regional mundial, admite “debilidades” en la enseñanza secundaria y magros avances en las negociaciones en el Mercosur.
El Poder Ejecutivo elevó el informe sobre Memoria y Balance del año 2013, en el marco del comienzo del último período de la actual Legislatura y en donde el diputado del MPP Aníbal Pereyra asumió como nuevo presidente de la Cámara de Representantes.
Al igual que lo hizo en casi todos estos años de mandato, y pese a que formalmente no está obligado, el presidente José Mujica se hizo presente ayer en la sesión extraordinaria para acompañar la presentación del informe.
A doce meses del fin de mandato, en el informe de Memoria y Balance el Poder Ejecutivo sostiene que “podemos sentirnos satisfechos por mantener al país en la senda de la recuperación en el que lo encontramos, luego de superar las difíciles instancias vividas a mediados de 2002. Una revisión superficial de los números indican que se superaron los peores extremos de la crisis que heredamos”.
Como balance positivo el Gobierno señala la reducción de las diferencias sociales, el abatimiento drástico de la pobreza y la indigencia, el aumento sostenido de salarios y pasividades, la inversión en infraestructura y el avance en cuanto a la universalización del sistema nacional integrado de salud.
De todas formas y al igual que lo viene haciendo en los últimos tres años, el Poder Ejecutivo plantea la atención que genera las “incertidumbres que nos vienen del mundo, particularmente de la región. Como país pequeño, incrustado entre gigantes, tenemos ventajas y desventajas. Nuestra escala nos vuelve vulnerables a las contigencias externas, pero a la vez nos otorga versatilidad para posicionarnos en un mundo global que día a día se reconfigura”, dijo Mujica.
El mandatario hizo referencia a esto al hablar de estos cuatro años de gobierno y al señalar los condicionamientos que imponen estos doce meses marcados por la campaña electoral y al ser consultado cuál fue el momento más difícil de su mandato.
En este sentido, el presidente aseguró que se está desarrollando un “trabajo diplomático a nivel de Presidencia”, que no necesariamente debe trascender pero que tendrá repercusiones para los próximos años.
Mujica reflexionó que en Uruguay “algunos hablan que hay que industrializar más”. Sobre eso dijo que en su opinión industrializar es generar más valor en menos tiempo, y es por eso que el país debe apostar a una política organizada de riego e invertir importantemente en ello.
En el informe de Memoria y Balance Mujica plantea una autocrítica en algunos aspectos vinculados a la seguridad y la educación. Se indica que las rapiñas se incrementaron 8,3% con respecto a 2012, siguiendo el comportamiento de esta modalidad en los últimos años. Para el Gobierno esto puede deberse a una mejora en forma de procesar las denuncias, aunque no lo afirma en forma tajante.

Para el presidente José Mujica, el año 2014 será “muy complejo” y aventuró que “el momento más difícil” de su gobierno “está por venir”.

Los doce meses finales de su mandato estarán centrados en proyectos energéticos y en “dejar entonado algo para los próximos 20 años” para que el Estado tenga disponibilidad de recursos para inversiones importantes.

El balance anual elevado este sábado al Parlamento indica “satisfacción”por la mejora de los indicadores económicos y sociales, señala las incertidumbres que plantea el escenario regional mundial, admite “debilidades” en la enseñanza secundaria y magros avances en las negociaciones en el Mercosur.

El Poder Ejecutivo elevó el informe sobre Memoria y Balance del año 2013, en el marco del comienzo del último período de la actual Legislatura y en donde el diputado del MPP Aníbal Pereyra asumió como nuevo presidente de la Cámara de Representantes.

Al igual que lo hizo en casi todos estos años de mandato, y pese a que formalmente no está obligado, el presidente José Mujica se hizo presente ayer en la sesión extraordinaria para acompañar la presentación del informe.

A doce meses del fin de mandato, en el informe de Memoria y Balance el Poder Ejecutivo sostiene que “podemos sentirnos satisfechos por mantener al país en la senda de la recuperación en el que lo encontramos, luego de superar las difíciles instancias vividas a mediados de 2002. Una revisión superficial de los números indican que se superaron los peores extremos de la crisis que heredamos”.

Como balance positivo el Gobierno señala la reducción de las diferencias sociales, el abatimiento drástico de la pobreza y la indigencia, el aumento sostenido de salarios y pasividades, la inversión en infraestructura y el avance en cuanto a la universalización del sistema nacional integrado de salud.

De todas formas y al igual que lo viene haciendo en los últimos tres años, el Poder Ejecutivo plantea la atención que genera las “incertidumbres que nos vienen del mundo, particularmente de la región. Como país pequeño, incrustado entre gigantes, tenemos ventajas y desventajas. Nuestra escala nos vuelve vulnerables a las contigencias externas, pero a la vez nos otorga versatilidad para posicionarnos en un mundo global que día a día se reconfigura”, dijo Mujica.

El mandatario hizo referencia a esto al hablar de estos cuatro años de gobierno y al señalar los condicionamientos que imponen estos doce meses marcados por la campaña electoral y al ser consultado cuál fue el momento más difícil de su mandato.

En este sentido, el presidente aseguró que se está desarrollando un “trabajo diplomático a nivel de Presidencia”, que no necesariamente debe trascender pero que tendrá repercusiones para los próximos años.

Mujica reflexionó que en Uruguay “algunos hablan que hay que industrializar más”. Sobre eso dijo que en su opinión industrializar es generar más valor en menos tiempo, y es por eso que el país debe apostar a una política organizada de riego e invertir importantemente en ello.

En el informe de Memoria y Balance Mujica plantea una autocrítica en algunos aspectos vinculados a la seguridad y la educación. Se indica que las rapiñas se incrementaron 8,3% con respecto a 2012, siguiendo el comportamiento de esta modalidad en los últimos años. Para el Gobierno esto puede deberse a una mejora en forma de procesar las denuncias, aunque no lo afirma en forma tajante.