Mujica y Bonomi visitaron ayer la Suprema Corte de Justicia

El presidente José Mujica llegó puntual ayer sobre las 16 horas al Palacio Piria, para mantener una reunión con los cinco ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJ). Su sola presencia representó una fuerte señal política hacia la corporación, con quien el Poder Ejecutivo, pero sobre todo el partido de gobierno Frente Amplio (FA) ha tenido en el último año momentos de tensión, por decisiones jurídicas que fueron contra los intereses de la coalición oficialista.
El mandatario fue acompañado por el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el secretario de la Presidencia, Homero Guerrero. Las declaraciones de inconstitucionalidad adversas para el Poder Ejecutivo, como en derechos humanos, Pluna o el impuesto al campo, acumularon malestar en la izquierda. También el traslado de la jueza penal Mariana Mota (que investigó causas de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura) a la órbita civil.
Sin embargo ayer, Mujica visitó al máximo órgano judicial y, según explicó luego el secretario de la Presidencia, fue “una señal política importante de respeto a este órgano del Estado”.
Guerrero no quiso divulgar los temas analizados en la reunión, Sin embargo, admitió que el gobierno y la Corte “limaron asperezas”. Según supo El Observador, el principal asunto analizado fue el salario de los ministros. Hay una sentencia de una Corte Suprema paralela –integrada por ministros de tribunales de Apelaciones–, que le da la razón a los jueces para igualar los sueldos de los ministros de la corporación con los ministros de Estado. Sin embargo, en Presidencia de la República tienen otra opinión y no reconocen ese reclamo. No hubo acuerdo sobre ese tema ayer, dijeron a El Observador fuentes oficiales.
La reunión, celebrada en la sala de acuerdos de los ministros de la SCJ, sirvió también para que Bonomi realizara planteos sobre seguridad. El ministro recordó que ante la inauguración de la nueva sede penal en Bartolomé Mitre y Reconquista, que sustituye a la ubicada en la calle Misiones, se debe coordinar la cantidad de policías para custodiarla.
Bonomi también mencionó la ampliación del sistema de tobilleras electrónicas para controlar la separación de los agresores de las víctimas de violencia doméstica. Está previsto que el sistema llegue a San José y Canelones, y para ello el Ministerio del Interior necesita coordinar con la Justicia para hacer cumplir las medidas.
Según Guerrero, la polémica por el traslado de Mota quedó “laudada”. Por ello, el asunto no discutido ayer entre Mujica y los ministros. El mandatario se fue con el  compromiso de continuar con el diálogo. Habrá contactos incluso por teléfono, explicó el secretario de la Presidencia.

El presidente José Mujica llegó puntual ayer sobre las 16 horas al Palacio Piria, para mantener una reunión con los cinco ministros de la Suprema Corte de Justicia (SCJ). Su sola presencia representó una fuerte señal política hacia la corporación, con quien el Poder Ejecutivo, pero sobre todo el partido de gobierno Frente Amplio (FA) ha tenido en el último año momentos de tensión, por decisiones jurídicas que fueron contra los intereses de la coalición oficialista.

El mandatario fue acompañado por el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y el secretario de la Presidencia, Homero Guerrero. Las declaraciones de inconstitucionalidad adversas para el Poder Ejecutivo, como en derechos humanos, Pluna o el impuesto al campo, acumularon malestar en la izquierda. También el traslado de la jueza penal Mariana Mota (que investigó causas de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura) a la órbita civil.

Sin embargo ayer, Mujica visitó al máximo órgano judicial y, según explicó luego el secretario de la Presidencia, fue “una señal política importante de respeto a este órgano del Estado”.

Guerrero no quiso divulgar los temas analizados en la reunión, Sin embargo, admitió que el gobierno y la Corte “limaron asperezas”. Según supo El Observador, el principal asunto analizado fue el salario de los ministros. Hay una sentencia de una Corte Suprema paralela –integrada por ministros de tribunales de Apelaciones–, que le da la razón a los jueces para igualar los sueldos de los ministros de la corporación con los ministros de Estado. Sin embargo, en Presidencia de la República tienen otra opinión y no reconocen ese reclamo. No hubo acuerdo sobre ese tema ayer, dijeron a El Observador fuentes oficiales.

La reunión, celebrada en la sala de acuerdos de los ministros de la SCJ, sirvió también para que Bonomi realizara planteos sobre seguridad. El ministro recordó que ante la inauguración de la nueva sede penal en Bartolomé Mitre y Reconquista, que sustituye a la ubicada en la calle Misiones, se debe coordinar la cantidad de policías para custodiarla.

Bonomi también mencionó la ampliación del sistema de tobilleras electrónicas para controlar la separación de los agresores de las víctimas de violencia doméstica. Está previsto que el sistema llegue a San José y Canelones, y para ello el Ministerio del Interior necesita coordinar con la Justicia para hacer cumplir las medidas.

Según Guerrero, la polémica por el traslado de Mota quedó “laudada”. Por ello, el asunto no discutido ayer entre Mujica y los ministros. El mandatario se fue con el  compromiso de continuar con el diálogo. Habrá contactos incluso por teléfono, explicó el secretario de la Presidencia.