“Necesitamos que los cirujanos levanten las medidas y vuelvan a trabajar” dijo presidente del Sindicato Médico

l SMU le trasladará al gobierno la propuesta que le elevó a los renunciantes, pero requiere que estos retomen sus puestos laborales.
El presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Martín Rebella, dijo ayer viernes que, para llevar adelante una instancia de negociación con el gobierno y destrabar el conflicto, es imprescindible que los cirujanos -quienes renunciaron en masa en los hospitales públicos- retomen sus puestos de trabajo.
“Lo que plantea el (Poder) Ejecutivo es que podría aceptar esta propuesta, pero necesitamos que, para eso, los colegas de cirugía levanten las medidas y vuelvan a trabajar”, indicó el dirigente.
Rebella, que este jueves se reunió con el prosecretario de Presidencia, Diego Cánepa, a quien le trasladó la propuesta del SMU para destrabar el conflicto, expresó que la propuesta del SMU involucra una solución al tema de la nocturnidad, que implica el pago de una prima para los que trabajan entre las 22 y las 6 horas. “No vamos a adelantar más para mantener la reserva que necesita”, dijo el dirigente.
El comité ejecutivo del SMU procesa en estos momentos la propuesta, la cual será trasladada, en primera instancia, a los cirujanos, y luego a todos los colectivos médicos.
Sobre la ley que
planea el gobierno
El gobierno anunció el martes un paquete de medidas para lidiar el conflicto con los cirujanos que, algunas tienen que ver con el caso particular de los cirujanos: prevén llamados que se abrirán la semana que viene para cubrir las vacantes por las renuncias.
Las otras medidas que están en esta ley son las que habilitan a suspenderles el título a médicos que dejen sus puestos de trabajo por un conflicto gremial.
Con esta nueva ley, el gobierno pretende que especialistas no pongan como moneda de cambio en una negociación la atención de los usuarios.
Sobre el rol del SMU
“Hasta ahora la posición que tenía el Poder Ejecutivo era que no iba a negociar. Este es un problema que pasó a ser de todo el colectivo médico. Desde acá tenemos la responsabilidad de velar por los intereses de nuestros asociados”, manifestó Rebella sobre la posición que adquirió este sindicato en las últimas horas.
El médico dijo que “de ninguna manera” el SMU es “mediador”. “Representamos a los asociados, que son el 80% del país. Los representamos habitualmente y vamos a defender a todos los asociados. Somos médicos, tenemos responsabilidad social, ejercemos los derechos con responsabilidad social”, agregó.
El SMU le trasladará al gobierno la propuesta que le elevó a los renunciantes, pero requiere que estos retomen sus puestos laborales.
El presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Martín Rebella, dijo ayer viernes que, para llevar adelante una instancia de negociación con el gobierno y destrabar el conflicto, es imprescindible que los cirujanos -quienes renunciaron en masa en los hospitales públicos- retomen sus puestos de trabajo.
“Lo que plantea el (Poder) Ejecutivo es que podría aceptar esta propuesta, pero necesitamos que, para eso, los colegas de cirugía levanten las medidas y vuelvan a trabajar”, indicó el dirigente.
Rebella, que este jueves se reunió con el prosecretario de Presidencia, Diego Cánepa, a quien le trasladó la propuesta del SMU para destrabar el conflicto, expresó que la propuesta del SMU involucra una solución al tema de la nocturnidad, que implica el pago de una prima para los que trabajan entre las 22 y las 6 horas. “No vamos a adelantar más para mantener la reserva que necesita”, dijo el dirigente.
El comité ejecutivo del SMU procesa en estos momentos la propuesta, la cual será trasladada, en primera instancia, a los cirujanos, y luego a todos los colectivos médicos.
Sobre la ley que
planea el gobierno
El gobierno anunció el martes un paquete de medidas para lidiar el conflicto con los cirujanos que, algunas tienen que ver con el caso particular de los cirujanos: prevén llamados que se abrirán la semana que viene para cubrir las vacantes por las renuncias.
Las otras medidas que están en esta ley son las que habilitan a suspenderles el título a médicos que dejen sus puestos de trabajo por un conflicto gremial.
Con esta nueva ley, el gobierno pretende que especialistas no pongan como moneda de cambio en una negociación la atención de los usuarios.
Sobre el rol del SMU
“Hasta ahora la posición que tenía el Poder Ejecutivo era que no iba a negociar. Este es un problema que pasó a ser de todo el colectivo médico. Desde acá tenemos la responsabilidad de velar por los intereses de nuestros asociados”, manifestó Rebella sobre la posición que adquirió este sindicato en las últimas horas.
El médico dijo que “de ninguna manera” el SMU es “mediador”. “Representamos a los asociados, que son el 80% del país. Los representamos habitualmente y vamos a defender a todos los asociados. Somos médicos, tenemos responsabilidad social, ejercemos los derechos con responsabilidad social”, agregó.