- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Política de defensa nacional advierte sobre riesgos para el país

Un decreto avizora una coyuntura global y regional de inestabilidad.
En lo inmediato no se percibe la existencia de conflictos que afecten la integridad del territorio, aunque en el actual contexto geopolítico y estratégico en el que está inserto el país, no es de descartar en el futuro disputas o presiones para preservar los intereses nacionales”. Esa consideración forma parte del decreto que estableció la nueva política de defensa nacional, donde se detectaron las amenazas a la seguridad del país.
El texto considera los riesgos que pueden afectar la integridad territorial. Se avizora un escenario global y regional de inestabilidad y un marcado deterioro de las expectativas de desarrollo sostenible, también se prevé la aparición de nuevos actores no estatales con influencia y nuevas tecnologías que se pueden traducir en riesgos.
El gobierno publicó un decreto con la Política de Defensa Nacional que contiene los lineamientos generales para asegurar la soberanía, y también está pensado para alcanzar el desarrollo económico y social del país. El documento, que lleva la firma del presidente José Mujica y de los ministros Eleuterio Fernández Huidobro (Defensa), Eduardo Bonomi (Interior), Luis Almagro (Relaciones Exteriores) y Mario Bergara (Economía) identificó como amenazas a la seguridad al espionaje y los ataques cibernéticos que con mayor frecuencia se dan contra gobiernos de la región y empresas públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil con el fin de obtener información.
También se señala el deterioro del medio ambiente, donde los desastres naturales serán cada vez de mayor magnitud; la aparición de pandemias; el crimen organizado, que por su capacidad económica puede destruir la cohesión social a través de delitos como el narcotráfico, el tráfico ilegal de armas, el lavado de dinero, la corrupción y el crimen cibernético. Otras amenazas son los actos terroristas, que cada vez más se valen de técnicas financieras y logísticas para alcanzar sus objetivos. Otros riesgos son la inestabilidad democrática en la región en una década donde hubo intentos de golpes;  el surgimiento de guerras extracontinentales con armas de destrucción masiva  (nucleares, biológicas o químicas) que pueden generar impactos ambientales y biológicos en Uruguay; el agravamiento de conflictos regionales como las Malvinas o en fronteras; y las crisis económicas.

Un decreto avizora una coyuntura global y regional de inestabilidad.

En lo inmediato no se percibe la existencia de conflictos que afecten la integridad del territorio, aunque en el actual contexto geopolítico y estratégico en el que está inserto el país, no es de descartar en el futuro disputas o presiones para preservar los intereses nacionales”. Esa consideración forma parte del decreto que estableció la nueva política de defensa nacional, donde se detectaron las amenazas a la seguridad del país.

El texto considera los riesgos que pueden afectar la integridad territorial. Se avizora un escenario global y regional de inestabilidad y un marcado deterioro de las expectativas de desarrollo sostenible, también se prevé la aparición de nuevos actores no estatales con influencia y nuevas tecnologías que se pueden traducir en riesgos.

El gobierno publicó un decreto con la Política de Defensa Nacional que contiene los lineamientos generales para asegurar la soberanía, y también está pensado para alcanzar el desarrollo económico y social del país. El documento, que lleva la firma del presidente José Mujica y de los ministros Eleuterio Fernández Huidobro (Defensa), Eduardo Bonomi (Interior), Luis Almagro (Relaciones Exteriores) y Mario Bergara (Economía) identificó como amenazas a la seguridad al espionaje y los ataques cibernéticos que con mayor frecuencia se dan contra gobiernos de la región y empresas públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil con el fin de obtener información.

También se señala el deterioro del medio ambiente, donde los desastres naturales serán cada vez de mayor magnitud; la aparición de pandemias; el crimen organizado, que por su capacidad económica puede destruir la cohesión social a través de delitos como el narcotráfico, el tráfico ilegal de armas, el lavado de dinero, la corrupción y el crimen cibernético. Otras amenazas son los actos terroristas, que cada vez más se valen de técnicas financieras y logísticas para alcanzar sus objetivos. Otros riesgos son la inestabilidad democrática en la región en una década donde hubo intentos de golpes;  el surgimiento de guerras extracontinentales con armas de destrucción masiva  (nucleares, biológicas o químicas) que pueden generar impactos ambientales y biológicos en Uruguay; el agravamiento de conflictos regionales como las Malvinas o en fronteras; y las crisis económicas.