Preocupa al gobierno uruguayo recambio ministerial argentino

Las autoridades económicas del Uruguay consideran con preocupación la situación política y económica de Argentina y analizaron con inquietud el recambio de gabinete dispuesto por la presidenta Cristina Fernández, en el entendido que esto abra la posibilidad de medidas que perjudiquen más a la economía uruguaya.
Fuentes del gobierno dijeron a El Espectador que la situación argentina se monitorea permanentemente, con inquietud por posibles medidas que perjudiquen la temporada de turismo 2014, más de lo que ya se ha dificultado con restricciones cambiarias.
El presidente José Mujica ha insistido en su entorno político que hay que mantener prudencia en los contactos que se realicen con funcionarios argentinos y también en las declaraciones que se expresen a través de medios, para evitar mayor tensión en la relación. Pero en las conversaciones internas, el propio Mujica ha reconocido que esta vez no será fácil encontrar solución a las trabas argentinas, dijeron fuentes oficiales.
El vicepresidente Danilo Astori analizó la situación con crudeza y advirtió a empresarios que hay que asumir una realidad adversa con Argentina que no se podrá superar fácilmente.
Al exponer en un foro organizado por la revista Somos Uruguay, el vicepresidente aludió al retorno de Cristina Fernández a la actividad pública y a sus decisiones de recambio de gabinete.
Ahora se anuncian tipos de cambio múltiples a partir del cambio que dispuso ayer la presidenta. A mi juicio esto no va a terminar con las dificultades, si no que las va a aumentar, afirmó Astori.
El vicepresidente utilizó una imagen gráfica para ilustrar lo que puede pasar con medidas como con las que sintoniza el nuevo ministro de Economía argentino, Axel Kicilloff: es como si el burócrata, en este caso (el ministro), se sentara frente a un panel de instrumentos y le da este tipo de cambio a la actividad A, este tipo de cambio a la actividad B realmente un riesgo de distorsión de la economía, tremendo.
Astori dijo que esto alimenta el espíritu proteccionista de la economía argentina y al mismo tiempo genera mayores riesgos de dificultades para Uruguay. Y mirando a la platea empresarial, dijo: seamos realistas; esto es la realidad que tenemos.
Luego citó ejemplos de cuestiones trancadas, como el trazado de los canales (sobre los ríos), la obras (portuarias que precisan aval argentino), la prohibición de mercaderías de origen argentino a realizar trasbordos en puertos uruguayos, y aseguró que son dificultades con las que va a haber que lidiar.
El presidente Mujica transmitió un mensaje de paciencia. Cuando se retiraba del complejo Punta Cala, donde se realizó el Foro de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), el presidente fue consultado por la prensa y respondió que seguramente va a haber que hablar y discutir.
En su audición radial, dijo esta mañana que le deseaba firmemente a la Presidenta argentina, que se reincorporó a su tarea de dirección, no solo recuperación, sino suerte en los avatares que hay que transcurrir.

Las autoridades económicas del Uruguay consideran con preocupación la situación política y económica de Argentina y analizaron con inquietud el recambio de gabinete dispuesto por la presidenta Cristina Fernández, en el entendido que esto abra la posibilidad de medidas que perjudiquen más a la economía uruguaya.

Fuentes del gobierno dijeron a El Espectador que la situación argentina se monitorea permanentemente, con inquietud por posibles medidas que perjudiquen la temporada de turismo 2014, más de lo que ya se ha dificultado con restricciones cambiarias.

El presidente José Mujica ha insistido en su entorno político que hay que mantener prudencia en los contactos que se realicen con funcionarios argentinos y también en las declaraciones que se expresen a través de medios, para evitar mayor tensión en la relación. Pero en las conversaciones internas, el propio Mujica ha reconocido que esta vez no será fácil encontrar solución a las trabas argentinas, dijeron fuentes oficiales.

El vicepresidente Danilo Astori analizó la situación con crudeza y advirtió a empresarios que hay que asumir una realidad adversa con Argentina que no se podrá superar fácilmente.

Al exponer en un foro organizado por la revista Somos Uruguay, el vicepresidente aludió al retorno de Cristina Fernández a la actividad pública y a sus decisiones de recambio de gabinete.

Ahora se anuncian tipos de cambio múltiples a partir del cambio que dispuso ayer la presidenta. A mi juicio esto no va a terminar con las dificultades, si no que las va a aumentar, afirmó Astori.

El vicepresidente utilizó una imagen gráfica para ilustrar lo que puede pasar con medidas como con las que sintoniza el nuevo ministro de Economía argentino, Axel Kicilloff: es como si el burócrata, en este caso (el ministro), se sentara frente a un panel de instrumentos y le da este tipo de cambio a la actividad A, este tipo de cambio a la actividad B realmente un riesgo de distorsión de la economía, tremendo.

Astori dijo que esto alimenta el espíritu proteccionista de la economía argentina y al mismo tiempo genera mayores riesgos de dificultades para Uruguay. Y mirando a la platea empresarial, dijo: seamos realistas; esto es la realidad que tenemos.

Luego citó ejemplos de cuestiones trancadas, como el trazado de los canales (sobre los ríos), la obras (portuarias que precisan aval argentino), la prohibición de mercaderías de origen argentino a realizar trasbordos en puertos uruguayos, y aseguró que son dificultades con las que va a haber que lidiar.

El presidente Mujica transmitió un mensaje de paciencia. Cuando se retiraba del complejo Punta Cala, donde se realizó el Foro de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE), el presidente fue consultado por la prensa y respondió que seguramente va a haber que hablar y discutir.

En su audición radial, dijo esta mañana que le deseaba firmemente a la Presidenta argentina, que se reincorporó a su tarea de dirección, no solo recuperación, sino suerte en los avatares que hay que transcurrir.