Según Mujica, “si lo dejan” el Papa podría hacer una revolución

El presidente habló luego de su reunión con el pontífice, y pidió que mediara por la paz en Colombia.
El presidente de Uruguay, José Mujica, pidió hoy al papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano, que la Iglesia Católica, por motivos de “humanidad”, haga todo lo posible para que continúe el proceso de paz en Colombia y que éste “llegue a buen puerto” por todo lo que significa para toda América.
En una comparecencia ante los medios en Roma al término de su audiencia privada con Francisco, Mujica, reconocido no creyente, destacó el “peso social” que la Iglesia Católica tiene en Colombia y en la zona del Caribe y cómo esto puede contribuir a que tenga un papel destacado en las negociaciones entre las FARC y el Ejecutivo colombiano.
Al papa “le transmití algunas preocupaciones, algunas conocidas, como lo que está pasando en Colombia, que yo le doy una importancia de carácter trascendente. Y cuando digo lo que está pasando en Colombia es el proceso de negociación que se está llevando a cabo”, dijo Mujica en la residencia del embajador de Uruguay ante la Santa Sede en la capital italiana.
“Teniendo en cuenta que el Caribe y Colombia son enormemente católicos, tengo que reconocer que entre las cosas que le pedí al papa, no en términos de rogativa, sino en términos de humanidad, que, teniendo en cuenta el peso social de la Iglesia Católica, hagan todo lo que puedan para que el proceso continúe y llegue a buen puerto, por lo que significa para Colombia y toda América”, añadió.
Mujica explicó que el papa argentino, con quien se reunió en audiencia privada en el Vaticano durante unos 45 minutos en un clima de gran cordialidad y entendimiento, le respondió que “estaban informados y que la actitud de la Iglesia es positiva”.
El presidente uruguayo aseguró que Francisco le “agradeció” asimismo que no haya “imprimido un Gobierno que buscara la polarización” de Uruguay y se ofreció para “estar a la orden de todo lo que sea posible” en su país, y que, en ese sentido, él también colaborará en cualquier “tarea humana” para la que le llamen desde la Santa Sede.
Preguntado sobre si le había pedido algo en particular para Uruguay, Mujica respondió que él pasa “el sombrero por todas partes” y, sobre el tema de la pobreza, indicó que, cuando se llega a las “franjas más duras” de ésta, ya no hay un problema meramente económico, sino que hay que hacer algo más.
“Hay que ponerle calor militante, de compromiso. Yo le pido a esta Iglesia, y a todas, que traten de echar una mano militante, no solo en cuestión de recursos económicos, que no se arregla solo con recursos económicos. Hay que poner otros tipos de recursos”, expresó el presidente uruguayo.
“Francisco -concluyó- “es un Papa singular para los que somos del Río de La Plata. Es como hablar con un amigo del barrio. Es un Papa que yo creo que, si lo dejan, se va a poner a hacer una revolución en el seno de la Iglesia, hacia la sencillez”.

El presidente habló luego de su reunión con el pontífice, y pidió que mediara por la paz en Colombia.

El presidente de Uruguay, José Mujica, pidió hoy al papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano, que la Iglesia Católica, por motivos de “humanidad”, haga todo lo posible para que continúe el proceso de paz en Colombia y que éste “llegue a buen puerto” por todo lo que significa para toda América.

En una comparecencia ante los medios en Roma al término de su audiencia privada con Francisco, Mujica, reconocido no creyente, destacó el “peso social” que la Iglesia Católica tiene en Colombia y en la zona del Caribe y cómo esto puede contribuir a que tenga un papel destacado en las negociaciones entre las FARC y el Ejecutivo colombiano.

Al papa “le transmití algunas preocupaciones, algunas conocidas, como lo que está pasando en Colombia, que yo le doy una importancia de carácter trascendente. Y cuando digo lo que está pasando en Colombia es el proceso de negociación que se está llevando a cabo”, dijo Mujica en la residencia del embajador de Uruguay ante la Santa Sede en la capital italiana.

“Teniendo en cuenta que el Caribe y Colombia son enormemente católicos, tengo que reconocer que entre las cosas que le pedí al papa, no en términos de rogativa, sino en términos de humanidad, que, teniendo en cuenta el peso social de la Iglesia Católica, hagan todo lo que puedan para que el proceso continúe y llegue a buen puerto, por lo que significa para Colombia y toda América”, añadió.

Mujica explicó que el papa argentino, con quien se reunió en audiencia privada en el Vaticano durante unos 45 minutos en un clima de gran cordialidad y entendimiento, le respondió que “estaban informados y que la actitud de la Iglesia es positiva”.

El presidente uruguayo aseguró que Francisco le “agradeció” asimismo que no haya “imprimido un Gobierno que buscara la polarización” de Uruguay y se ofreció para “estar a la orden de todo lo que sea posible” en su país, y que, en ese sentido, él también colaborará en cualquier “tarea humana” para la que le llamen desde la Santa Sede.

Preguntado sobre si le había pedido algo en particular para Uruguay, Mujica respondió que él pasa “el sombrero por todas partes” y, sobre el tema de la pobreza, indicó que, cuando se llega a las “franjas más duras” de ésta, ya no hay un problema meramente económico, sino que hay que hacer algo más.

“Hay que ponerle calor militante, de compromiso. Yo le pido a esta Iglesia, y a todas, que traten de echar una mano militante, no solo en cuestión de recursos económicos, que no se arregla solo con recursos económicos. Hay que poner otros tipos de recursos”, expresó el presidente uruguayo.

“Francisco -concluyó- “es un Papa singular para los que somos del Río de La Plata. Es como hablar con un amigo del barrio. Es un Papa que yo creo que, si lo dejan, se va a poner a hacer una revolución en el seno de la Iglesia, hacia la sencillez”.