Sindicato de la salud prepara el terreno para bajarse del conflicto tras mediación del PIT-CNT

Una reunión entre el gobierno e integrantes de la Federación de Funcionarios de la salud con la mediación del PIT-CNT es el paso previo para poner fin a las ocupaciones.
Las condiciones en el conflicto de la salud mejoraron, informó el dirigente del PIT-CNT, Fernando Pereira al salir de una reunión  realizada esta tarde en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
Además de Pereira participaron, sus compañeros del PIT-CNT Richard Read y Jorge Bermúdez,  el secretario general de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Pablo Cabrera, el asesor de Macroeconomía del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba, el director nacional de Trabajo, Luis Romero y el ministro de Trabajo Eduardo Brenta.
La reunión fue realizada a pedido del presidente José Mujica que le pidió a Brenta y al ministro de Economía, Fernando Lorenzo, que transmitieran de primera mano a los sindicalistas las razones de por qué no habrá recursos adicionales para la salud.
Una vez concluida la reunión, los dirigentes y jerarcas se negaron a declarar. Pereira fue el único que lo hizo, y dijo que “algo se avanzó” y asintió ante la pregunta de un periodista sobre si había mejorado la situación.
”Estamos tratando de construir un ámbito que supone la posibilidad de negociar en serio”, dijo Pereira. Agregó que lo que buscan es “trabajar con mayores garantías” y “generar condiciones otra vez para que se construya el ámbito y negocien y se llegue a un acuerdo”.
Vallcorba -que concurrió en representación de Lorenzo que se va de viaje- explicó por qué se había adoptado las prioridades en la Rendición de Cuentas y por qué motivo no se le asignó más dinero a la salud, como piden los sindicalistas.
De todas formas, sí se planteó, lo que se quiso negociar días atrás, que por radicalizarse el conflicto no se pudo llevar a cabo. El planteo consiste en redistribuir unos $ 30 millones que ya son destinados a ASSE. Los sindicalistas pidieron que se dieran garantías de que se cumpliría dicha propuesta y tanto el gobierno como el PIT-CNT  dijeron que actuarían como garantes. Luego de una breve charla con la prensa, cuando se retiraban los sindicalistas, uno de ellos preguntó: “¿Van para el Vilardebó?” Y Richard Read respondió: “Sí, a internarme. ¡A la 19!”.

Una reunión entre el gobierno e integrantes de la Federación de Funcionarios de la salud con la mediación del PIT-CNT es el paso previo para poner fin a las ocupaciones.

Las condiciones en el conflicto de la salud mejoraron, informó el dirigente del PIT-CNT, Fernando Pereira al salir de una reunión  realizada esta tarde en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Además de Pereira participaron, sus compañeros del PIT-CNT Richard Read y Jorge Bermúdez,  el secretario general de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Pablo Cabrera, el asesor de Macroeconomía del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba, el director nacional de Trabajo, Luis Romero y el ministro de Trabajo Eduardo Brenta.

La reunión fue realizada a pedido del presidente José Mujica que le pidió a Brenta y al ministro de Economía, Fernando Lorenzo, que transmitieran de primera mano a los sindicalistas las razones de por qué no habrá recursos adicionales para la salud.

Una vez concluida la reunión, los dirigentes y jerarcas se negaron a declarar. Pereira fue el único que lo hizo, y dijo que “algo se avanzó” y asintió ante la pregunta de un periodista sobre si había mejorado la situación.

”Estamos tratando de construir un ámbito que supone la posibilidad de negociar en serio”, dijo Pereira. Agregó que lo que buscan es “trabajar con mayores garantías” y “generar condiciones otra vez para que se construya el ámbito y negocien y se llegue a un acuerdo”.

Vallcorba -que concurrió en representación de Lorenzo que se va de viaje- explicó por qué se había adoptado las prioridades en la Rendición de Cuentas y por qué motivo no se le asignó más dinero a la salud, como piden los sindicalistas.

De todas formas, sí se planteó, lo que se quiso negociar días atrás, que por radicalizarse el conflicto no se pudo llevar a cabo. El planteo consiste en redistribuir unos $ 30 millones que ya son destinados a ASSE. Los sindicalistas pidieron que se dieran garantías de que se cumpliría dicha propuesta y tanto el gobierno como el PIT-CNT  dijeron que actuarían como garantes. Luego de una breve charla con la prensa, cuando se retiraban los sindicalistas, uno de ellos preguntó: “¿Van para el Vilardebó?” Y Richard Read respondió: “Sí, a internarme. ¡A la 19!”.