Uruguay en el podio regional de empleados públicos

Uno de cada nueve uruguayos trabaja para el Estado. Son el 17% de los que tienen empleo. En el podio regional el país está tercero. La oposición reclama auditorías. El gobierno dice estar de acuerdo, pero advierte que necesita mucha gente para los objetivos que se puso.

El 17,4% de las personas que trabajan en Uruguay son funcionarios públicos. La cifra es alta con respecto a la región. El país está solo por debajo de Argentina, donde es de 19%, y Venezuela, que llega a casi un insólito 50%. Para la oposición es necesario hacer un mayor control de la productividad de los que desempeñan tareas públicas. Desde el oficialismo se advierte que todavía se sigue regularizando la situación de empleados que habían sido contratados antes de 2005, cuando el Frente Amplio obtuvo por primera vez el gobierno, y que se han puesto altos objetivos en salud y educación, lo que implica la necesidad de más personal.
La explicación del alto porcentaje en Venezuela está en que el trabajo no formal en las tierras de Nicolás Maduro llega a proporciones inimaginables: de una población económicamente activa de 13,4 millones de habitantes, solo 5 millones tiene un empleo registrado y 2,5 millones desempeñan tarea para el aparato estatal. Los datos de Argentina son los oficiales de 2016, pero los de Venezuela pertenecen a asesores laborales de los sindicatos, puesto que el Instituto Nacional de Estadística de ese país no proporciona información desde inicios de 2015. Los de Uruguay fueron brindados por la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC), y en los últimos días generaron críticas de quienes sostienen que el Estado está demasiado gordo.
Según las cifras de la ONSC, en 2016 hubo 267.553 personas que desempeñaron servicios para el Estado. La oficina sostiene que hay una disminución, debido a que a diciembre de 2015 este número era de 270.059. Son 2.506 menos.
El tema es que lo que sí se incrementó fueron los vínculos de los funcionarios públicos —cada trabajador puede tener más de un vínculo, o sea más de un trabajo en el Estado, en caso de que desempeñe tareas en la salud, la educación o en el Sodre—. En este caso se pasó a 293.585, lo que implica la cifra más alta de la historia.
Al mismo tiempo se disminuyó la cantidad de no funcionarios públicos que trabajan para el Estado. Se trata de contratos temporales, becarios, pasantes o arrendamientos para obras: estos son 12.684, y la cifra, con altibajos, viene disminuyendo desde 2005.
O sea que son 270.059 personas, entre funcionarios y no funcionarios, que conformaron en 2016 los 306.269 vínculos laborales con el Estado. El gobierno, aunque se defiende de las críticas, sabe que el número es grande. Y la idea es que esta se pueda bajar antes de que termine este período. Sin embargo, el director de la ONSC reconoce que la tarea es difícil, y que la prioridad está puesta en que se cumplan los objetivos que tiene planteado el Poder Ejecutivo. «La primera misión que tenemos es la de los cometidos. Esto es como si yo quisiera bajar 10 kilos. Tengo dos opciones, o hago dieta o me amputo un brazo. El resultado va a ser el mismo, para la balanza yo voy a tener 10 kilos menos», reflexiona el director de la ONSC, Alberto Scavarelli.
«Claro que también se trabaja para que haya una racionalidad, una tendencia a la disminución de la carga de lo público en el peso del presupuesto del Estado —continúa el jerarca—. O sea, nuestro propósito es disminuir los vínculos sin afectar el cumplimiento de los cometidos del Estado». Los números de la ONSC muestran que en 2016 se registraron 37.483 vínculos nuevos de funcionarios, mientras las bajas fueron 36.322 —se trata de jubilaciones, fallecimientos, renuncias y destituciones, en ese orden—.
En el caso de los no funcionarios las altas fueron 4.803 y las bajas 7.554. A los llamados que se hicieron, que fueron 1.095 —muchos de ellos para cubrir más de un cargo— se presentaron más de 400.000 personas. Los números confirman que en el Uruguay no hay nada más seductor que un empleo público.
El país invirtió el año pasado US$ 2.730 millones en los salarios de los trabajadores públicos, según los datos del Ministerio de Economía, que no incluyen al sector financiero.
Con este dato, igual, la cifra implicó el 5,2% del Producto Interno Bruto (PIB), que es 0,2% más que en 2015 y menos que lo que se destina para pasividades, que es el 9,6%.

Quiénes son
El 48,4% de los trabajadores públicos en Uruguay están englobados en el llamado artículo 220, que incluye a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). El primero tiene el mayor peso. Del total de trabajadores públicos el 25,5% son docentes. Se trata de 74.855 maestros, profesores y demás funcionarios de liceos, escuelas y UTU —es que esto incluye solo los de la ANEP, no a los universitarios. Es 2016 la ANEP tuvo 2.642 vínculos más, con respecto a 2015. El consejero en representación de los docentes, Robert Silva, sostiene que esto puede explicarse por varios factores.

(EL PAIS)







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...