«Con aquellos boliches, hay otra noche, otra generación»

Nostalgia. Con Ruben Balbuena. Conductor Radial- Disc-jockey.

No podemos presentar a Ruben.

Es una figura de la noche salteña y hoy, papá de cuatro hijos.
Con el cual compartimos una charla, que nos muestra el ayer y el hoy, tan diferente.
La Noche de la Nostalgia… distinta para los que peinamos algunas canas y guardamos los mejores recuerdos de los discos de vinilo, caseteras, que nos acompañaron durante el ´80, ´90 y más. Con temas que nunca borraremos de nuestra memoria, porque se han vuelto insustituibles y nostalgiosos.
Recordamos con Ruben, a aquellos boliches donde él trabajó y su trayectoria como Disc-jockey:
¿Cómo se involucra con la música?
Antes de ser D.J, comienzo en las radios.
Con 15 años fue en F. M del Lago, primera Emisora en ésta onda.
Luego continué en Radio Cultural, Emisora del Éxodo, que fue la segunda emisora F.M. y algo impresionante.
Me fui a El Espectador en Montevideo muy chico y cuando volví, comenzó mi trayectoria en los boliches.
Siendo yo un principiante como D.J, se encontraba Sergio Hornos siendo el númerRuben y sus hijoso uno.
También estaban otros conocidos y valiosos D.J. y conductores de programas.
Con empresarios como Néstor Balbuena, Estela Sicco, con su bug banny donde estaba anteriormente Makenon: la leyenda de la noche.
Con aquellos boliches hay otra noche, otra generación. Y la comunicación para mí, fue lo mejor. (Se emociona).
Fueron los mejores momentos de mi vida.
¿Había competencia entre los comunicadores?
Los locutores éramos amigos.
Competíamos si en quien era mejor, pero nada que ver con el ego, sino por el esfuerzo que teníamos que hacer por un buen producto.
Con las dos primeras radios, era como Nacional y Peñarol. Pero sí, todo muy sano.
Nos esforzábamos y era artesanal lo que hacíamos, sin la tecnología que hoy tenemos.
Y con Directores de ésas Emisoras, muy exigentes.
Al trabajo había que hacerlo muy bien, con estos propietarios de radios tan entregados que enseñaban. Porque yo aprendí mucho por ejemplo con el Director de El lago F.M, el Dr. Pera.
¿Ve cambios en las emisoras de hoy?
Pienso que los medios están bastante complicados, porque hay mucha competencia. Las radios que hay son muy buenas, variando en contenidos.
Entiendo que hay muy pocas radios que a mí me gusta escuchar. Yo vengo de la «vieja».
Y sin ánimo de subestimar a nadie, en aquella época, es como el caso del diario, tiene que haber un trabajo perfecto. Hay exigencias.
Y era un privilegio trabajar en un medio.
Soy un admirador de aquel propietario de la emisora que aún continúa haciendo las cosas como antes y bien.
¿Tiene alguna anécdota para compartir?
Si, muchas.Los hijos de Ruben
En aquel entonces, con mucha ética, competíamos con Víctor Hugo, por quien cobraba el sponsor más alto.
El tenía el de La Moderna y yo el de CITROEN, con un francés hablando.
¿Y quién ganó en alguna oportunidad?
Yo. Por cien dólares.
Era muy gracioso, porque en la calle y en cuánto nos veíamos, había una frase célebre entre nosotros, que decía: «¡a vos te escucha todo el mundo!» y el otro respondía, «¡y a vos también!».
A veces me lo decía el primero y a veces lo hacía yo. (Sonríe). Y con Wilson Ferrao que era otro conductor, también hacíamos la competencia.
¿Se ha despedido de las radios?
No, no me he despedido.
Y tengo unas ganas enormes de volver a trabajar en ellas.
Tengo sed de volver a formar un buen equipo de amigos.
Pero entiendo que los tiempos son otros.
¿Qué ha cambiado en cuanto a ello?
Antes, cada emisora tenía un equipo. Hoy se tercerizan los espacios.
La esencia de cada una de ellas, tiene su identidad.
Hay que nacer para hacer radio. Y es la magia.
No se puede transmitir lo que se siente comunicando.
¿En que boliches trabajó como D.J?
Fueron muchos. Comencé en bug bunny, Oasis, Z, Makenon y muchos, muchos más.
También en varios boliches de Brasil.
Fue una época, llamémosle artesanal en lo que a tarea se refiere. Donde no había la tecnología de hoy, donde uno se tenía que agiornar y con todo manual.
Ponerlo a sonar al tema y que no se notara cuando enganchaba el otro.
Ahora es todo mucho más fácil.
¿Cuando comenzó a aprender con nuestros grandes de Salto?
En la estudiantina de Salto Uruguay.
Con algunos D.J. famosos en Salto en competencia y allí se formó esa generación de los ´70.
¿Cuáles son las diferencias de «aquella» Noche de la Nostalgia?
Todo se ha transformado. Estamos en otras generaciones.
Ése evento de la generación nuestra, iba a bailar.
Hoy se ha transformado en una gran industria y es por dinero. No podemos hablar de Nostalgia y ver a un chico de 17 años que va a ese boliche a bailar.
Pero también hay gente que realmente conoce de lo que es una nostalgia y otros, son empresarios de la noche y utilizan su herramienta para volverlo todo a lo económico.
La noche es plata y comercial. Un gran negocio, como cualquier otro.
Hoy los hijos se juntan con los padres, en esa noche que no es la de antes.
¿A quien admira?
Admiraba a Miguel Iriarte. Fue mi ídolo y un referente.
¿Cómo disfrutará esta noche del 24 de agosto?
Seguramente muy tranquilo en casa, disfrutando del hogar.