Aduana considera que se trata del primer caso de “piratería del asfalto que se da en territorio uruguayo”

Aduana considera que se trata del primer caso de  “piratería del asfalto que se da en territorio uruguayo”
Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín
Las autoridades de Aduana convocaron ayer a la mañana a la prensa en su oficina ubicada en las cercanías del Puerto de Montevideo, para destacar la tarea cumplida. “Es la noticia del día” bromeó el adscripto a la Dirección Nacional de Aduanas, Jorge Iribarnegaray, mientras espera a los trabajadores de los medios. El mismo funcionario minutos después no tuvo empacho en manifestar que el episodio ocurrido el pasado jueves en “los suburbios de Salto” es el primer caso de “piratas del asfalto” que se da en el país. Describió en detalle “el trabajo del Centro de Monitoreo de Precinto Electrónico”, enmarcándolo dentro del “proceso de modernización del organismo que integra. Por más que la justicia procesó por receptación y daño, las autoridades de la Aduana manejaron conceptos de “robo, secuestro, contrabando” al referirse al “intento frustrado”. De fondo se quiso transmitir que en “Uruguay las empresas pueden estar tranquilas con el transporte de las mercaderías en tránsito”, y que simbólicamente este hecho consolida “el posicionamiento logístico del país”.
PRIMER CASO
EN URUGUAY
“En este momento se nos presenta el primer caso en el que se intenta secuestrar los camiones, hacerse de la mercadería para una comercialización ilícita” expresó el Adscripto a la Dirección Nacional de Aduanas, Licenciado en Comercio Exterior Jorge Iribarnegaray. Se trata de dos camiones paraguayos con tránsitos en contenedores de perfumes de la marca “Carolina Herrera”. El valor comercial de la carga es de aproximadamente 2 millones y medio de dólares”. En la Aduana el valor es de 1, 3 millones de dólares.
Según el adscripto a la DNA el procedimiento se da el pasado jueves en horas de la mañana cuando desde “el Centro de Monitoreo nos alertan que “habíamos perdido el retorno  (caída de visión) de un precinto electrónico de uno de los camiones que iban con destino a Paraguay a la altura del departamento de Salto. Dicha unidad se había detenido, sin autorización, unos 15 minutos a la altura de Quebracho. A partir de allí se intentó comunicación con el chofer, cosa que no se logró. “También nos comunicamos con la empresa homologada, titular del precinto que iba colocado en  el camión, que nos dice que también a ella le dejó de reportar ese precinto” agregó el Adscripto.
OPERATIVO
Una vez que el precinto vuelve a verse reporta incidencias de su memoria y es ahí que aparece la alarma de puerta abierta que ubica al precinto electrónico (y al contenedor) en los suburbios de la ciudad de Salto. Inmediatamente se dispara un operativo con móviles a cargo del Administrador de Aduanas en Salto, Rolando Hein para buscar ese camión en la ruta. Se pide apoyo a la Policía (seccional 4ª), y se solicita el apoyo de la Regional Salto de la Policía Caminera. Mientras se desarrolla el operativo en el Centro de Monitoreo se observa el reporte por el cual en un segundo camión (que no dejó de reportar en ningún momento) se detecta una alarma de desvío de ruta: el camión abandonó la ruta 3 y se dirigió a un punto cercano donde el primer precinto nos había marcado la alarma de puerta abierta. Luego se reporta esa misma alarma de este segundo camión. Los móviles que estaban cerca del lugar fueron guiados, desde el Centro de Monitoreo, hacia una chacra en las afueras de Salto con un gran galpón.
El operativo (y la actuación policial) permite detener a 13 personas. “Fue el segundo camión el que nos permitió encontrar el punto exacto donde se estaba procediendo a este ilícito. Cuando llegan los móviles ya estaba siendo descargado el segundo camión. Se atrapó a la gente y se impidió el robo de la mercadería. Desde que se disparó el operativo hasta llegar al lugar, según el jerarca, pasó aproximadamente una hora” fueron las palabras de Iribarnegaray.
PIRATAS DEL ASFALTO
El jerarca fue directo al grano: “este procedimiento, por las implicancias de la gente que participó, el tipo de trabajo que se desarrolló, nos permite señalar que es el primer evento que constatamos  de una modalidad (que se veía mucho en Argentina hace un tiempo) que se denomina “Piratería del asfalto”. Para el adscripto “no es común que ocurra esto en el país. Si bien se había dado algún caso de robo de mercadería que iba en modalidad de enlonado (bajo lona) en octubre del año pasado (también con perfumes)”. Lo importante es la detección de una “organización argentino uruguaya dedicada a la piratería del asfalto. Se pudo detectar de manera rápida y se eliminó el riesgo de la pérdida”.
“Esperemos que sea el primer y el último caso” dijo el jerarca, que la pasada semana se hizo presente en nuestra ciudad junto con el jefe del Centro de Monitoreo, Emiliano Colina.
Resultaron procesados con prisión, en este caso, 5 personas de nacionalidad argentina y un uruguayo (salteño) que se desempeñó como jefe de la pandilla de descarga y a su vez encargado de contratar el galpón en donde se ubicó la mercadería  y del personal necesario.
El caso sigue abierto, la jueza ha dispuesto nuevas investigaciones. Todo el caso está en manos de la Justicia Penal de Salto.
BUEN TRABAJO
Se expresó que “gracias a esta tecnología incorporada por la Aduana pudimos impedir la concreción de un ilícito que de haberse concretado hablaría muy mal del control aduanero y del tránsito de mercaderías  y del comercio exterior en el país. Reconocemos el trabajo de los funcionarios del centro de monitoreo y la cooperación de otros organismos.  La mercadería y los vehículos incautados (autos y camiones) están a disposición de la sede judicial, en custodia de la Aduana de Salto”.
La Aduana uruguaya se va a contactar con el importador paraguayo a los efectos de ver que se hace con la mercadería. La opinión de la Aduana es que la mercadería continúe por el tránsito y le sea entregada al importador paraguayo con las seguridades del caso.
Para Iribarnegaray las figura delictiva por la que se procesó con prisión a 6 de los detenidos, receptación, “de alguna manera confirma el robo” y la de daño se da porque se afectó la propiedad física. Los precintos electrónicos no son baratos (rondan los mil dólares cada uno). Uno de los precintos está absolutamente destruido y el otro bastante deteriorado: fueron sometidos a moladoras y martillos. También hay daños que se dan por la demora del tránsito y la disponibilidad de la mercadería.

Desde Montevideo, por Wenceslao Landarín

Las autoridades de Aduana convocaron ayer a la mañana a la prensa en su oficina ubicada en las cercanías del Puerto de Montevideo, para destacar la tarea cumplida. “Es la noticia del día” bromeó el adscripto a la Dirección Nacional de Aduanas, Jorge Iribarnegaray, mientras espera a los trabajadores de los medios. El mismo funcionario minutos después no tuvo empacho en manifestar que el episodio ocurrido el pasado jueves en “los suburbios de Salto” es el primer caso de “piratas del asfalto” que se da en el país. Describió en detalle “el trabajo del Centro de Monitoreo de Precinto Electrónico”, enmarcándolo dentro del “proceso de modernización del organismo que integra. Por más que la justicia procesó por receptación y daño, las autoridades de la Aduana manejaron conceptos de “robo, secuestro, contrabando” al referirse al “intento frustrado”. De fondo se quiso transmitir que en “Uruguay las empresas pueden estar tranquilas con el transporte de las mercaderías en tránsito”, y que simbólicamente este hecho consolida “el posicionamiento logístico del país”.

PRIMER CASO EN URUGUAY

“En este momento se nos presenta el primer caso en el que se intenta secuestrar los camiones, hacerse de la mercadería para una comercialización ilícita” expresó el Adscripto a la Dirección Nacional de Aduanas, Licenciado en Comercio Exterior Jorge Iribarnegaray. Se trata de dos camiones paraguayos con tránsitos en contenedores de perfumes de la marca “Carolina Herrera”. El valor comercial de la carga es de aproximadamente 2 millones y medio de dólares”. En la Aduana el valor es de 1, 3 millones de dólares.

Según el adscripto a la DNA el procedimiento se da el pasado jueves en horas de la mañana cuando desde “el Centro de Monitoreo nos alertan que “habíamos perdido el retorno  (caída de visión) de un precinto electrónico de uno de los camiones que iban con destino a Paraguay a la altura del departamento de Salto. Dicha unidad se había detenido, sin autorización, unos 15 minutos a la altura de Quebracho. A partir de allí se intentó comunicación con el chofer, cosa que no se logró. “También nos comunicamos con la empresa homologada, titular del precinto que iba colocado en  el camión, que nos dice que también a ella le dejó de reportar ese precinto” agregó el Adscripto.

OPERATIVO

Una vez que el precinto vuelve a verse reporta incidencias de su memoria y es ahí que aparece la alarma de puerta abierta que ubica al precinto electrónico (y al contenedor) en los suburbios de la ciudad de Salto. Inmediatamente se dispara un operativo con móviles a cargo del Administrador de Aduanas en Salto, Rolando Hein para buscar ese camión en la ruta. Se pide apoyo a la Policía (seccional 4ª), y se solicita el apoyo de la Regional Salto de la Policía Caminera. Mientras se desarrolla el operativo en el Centro de Monitoreo se observa el reporte por el cual en un segundo camión (que no dejó de reportar en ningún momento) se detecta una alarma de desvío de ruta: el camión abandonó la ruta 3 y se dirigió a un punto cercano donde el primer precinto nos había marcado la alarma de puerta abierta. Luego se reporta esa misma alarma de este segundo camión. Los móviles que estaban cerca del lugar fueron guiados, desde el Centro de Monitoreo, hacia una chacra en las afueras de Salto con un gran galpón.

El operativo (y la actuación policial) permite detener a 13 personas. “Fue el segundo camión el que nos permitió encontrar el punto exacto donde se estaba procediendo a este ilícito. Cuando llegan los móviles ya estaba siendo descargado el segundo camión. Se atrapó a la gente y se impidió el robo de la mercadería. Desde que se disparó el operativo hasta llegar al lugar, según el jerarca, pasó aproximadamente una hora” fueron las palabras de Iribarnegaray.

PIRATAS DEL ASFALTO

El jerarca fue directo al grano: “este procedimiento, por las implicancias de la gente que participó, el tipo de trabajo que se desarrolló, nos permite señalar que es el primer evento que constatamos  de una modalidad (que se veía mucho en Argentina hace un tiempo) que se denomina “Piratería del asfalto”. Para el adscripto “no es común que ocurra esto en el país. Si bien se había dado algún caso de robo de mercadería que iba en modalidad de enlonado (bajo lona) en octubre del año pasado (también con perfumes)”. Lo importante es la detección de una “organización argentino uruguaya dedicada a la piratería del asfalto. Se pudo detectar de manera rápida y se eliminó el riesgo de la pérdida”.

“Esperemos que sea el primer y el último caso” dijo el jerarca, que la pasada semana se hizo presente en nuestra ciudad junto con el jefe del Centro de Monitoreo, Emiliano Colina.

Resultaron procesados con prisión, en este caso, 5 personas de nacionalidad argentina y un uruguayo (salteño) que se desempeñó como jefe de la pandilla de descarga y a su vez encargado de contratar el galpón en donde se ubicó la mercadería  y del personal necesario.

El caso sigue abierto, la jueza ha dispuesto nuevas investigaciones. Todo el caso está en manos de la Justicia Penal de Salto.

BUEN TRABAJO

Se expresó que “gracias a esta tecnología incorporada por la Aduana pudimos impedir la concreción de un ilícito que de haberse concretado hablaría muy mal del control aduanero y del tránsito de mercaderías  y del comercio exterior en el país. Reconocemos el trabajo de los funcionarios del centro de monitoreo y la cooperación de otros organismos.  La mercadería y los vehículos incautados (autos y camiones) están a disposición de la sede judicial, en custodia de la Aduana de Salto”.

La Aduana uruguaya se va a contactar con el importador paraguayo a los efectos de ver que se hace con la mercadería. La opinión de la Aduana es que la mercadería continúe por el tránsito y le sea entregada al importador paraguayo con las seguridades del caso.

Para Iribarnegaray las figura delictiva por la que se procesó con prisión a 6 de los detenidos, receptación, “de alguna manera confirma el robo” y la de daño se da porque se afectó la propiedad física. Los precintos electrónicos no son baratos (rondan los mil dólares cada uno). Uno de los precintos está absolutamente destruido y el otro bastante deteriorado: fueron sometidos a moladoras y martillos. También hay daños que se dan por la demora del tránsito y la disponibilidad de la mercadería.