Encontraron el cuerpo de un hombre que habría fallecido ahorcado hace 72 horas, la Policía investiga los motivos

Encontraron el cuerpo de un hombre que habría fallecido  ahorcado hace 72 horas, la Policía investiga los motivos
Un hombre de entre 30 y 40 años de edad fue encontrado sin vida en un predio lleno de árboles y pastizales que está sobre la Costanera Sur, próximo al comienzo de la calle Artigas en la zona portuaria. De acuerdo a lo que determinaron los peritos que trabajaron en el lugar, la muerte había ocurrido aproximadamente 72 horas antes del hallazgo del cadáver.
El cuerpo fue descubierto por unos niños que pasaban circunstancialmente por el lugar, quienes dieron aviso a sus padres sobre lo que vieron y que finalmente éstos alertaron a la Policía.
El occiso fue encontrado con una cuerda atada a su cuello y en un árbol próximo al lugar se descubrió otro pedazo de la cuerda, lo que daría la pauta en primer término de que el hombre podría haber muerto mediante el ahorcamiento.
En determinado momento la cuerda se cortó, pero se desconoce si eso sucedió antes de que se consumara el deceso (con lo que el individuo habría agonizado vaya a saber por cuanto tiempo) o si el corte habría ocurrido luego del fallecimiento del mismo.
La presunción de las autoridades policiales que a esta hora vienen trabajando en el caso, es que se trataría de un suicidio, pero como la investigación recién comenzó y aún no se practicó la autopsia de rigor al cadáver, los efectivos no se descartaban anoche ninguna otra hipótesis.
AÚN NO FUE
IDENTIFICADO
El fallecido no pudo ser identificado ya que no llevaba ningún documento que acreditara su identidad consigo y tampoco se registró ninguna denuncia sobre la desaparición de una persona con las características del occiso en las dependencias policiales.
Esto abre un sinfín de hipótesis, desde la posibilidad de que fuera un individuo solitario y sin familia, pasando por la chance de que se tratase de una persona oriunda de otro departamento, hasta llegar a la posibilidad de que tuviese su familia constituida en nuestro departamento, pero le haya dicho a la misma que se iría de Salto por algunos días, ya sea por trabajo u otro motivo, para no alimentar sospechas.
Por estas horas, la Policía apunta sus fichas a identificar al individuo, para poder de esta manera, indagar a las personas de su entorno y poder diseñar un diagrama de sus últimas horas de vida.
Paralelamente, se esperan los resultados de las pericias realizadas para confirmar si se trató de un acto suicida. En ese caso deberá determinarse si el fallecido tuvo asistencia para cometer el hecho o actuó solo, con lo que el expediente quedaría cerrado.
De lo contrario, debería pensarse en un homicidio, lo que abriría el abanico de la investigación a determinar quién o quiénes podrían estar interesados en acabar con la vida del sujeto y quién tuvo la sangre fría para consumar su deseo.
Por ahora son todas conjeturas, dado que la Policía local aún no tiene elementos suficientes como para dirigir la investigación hacia uno u otro lado.
HURTO EN CASA
DE FAMILIA
En otro orden y volviendo a los hechos cotidianos, un ladrón aprovechó la tranquilidad de la madrugada para concurrir a una finca del barrio Ceibal y desprender una puerta de chapa que daba hacia una especie de galpón, para llevarse una bicicleta rodado 20, de color lila con asiento de color blanco, que se encontraba en el interior del lugar. El hecho fue denunciado en la Seccional Tercera, donde se practican las averiguaciones del caso.
Otros malvivientes visitaron una finca sita en la calle Gutiérrez Ruiz al 400, donde aprovecharon que los moradores de la misma se encontraban descansando para forzar la reja de la ventana del frente de la vivienda y hurtar un sobre con dinero. En el interior del sobre había 15.000 pesos uruguayos, 350 dólares y 400 pesos argentinos. El hecho fue denunciado en la Seccional Segunda.
Otro caso de hurto también denunciado en dicha dependencia policial, fue el que sucedió en una finca que está ubicada en la calle Córdoba al 700, donde los “amigos de lo ajeno” aprovecharon que el lugar estaba sin moradores, para llevarse 4.000 pesos que se encontraban dentro de un cofre de madera. Los malhechores no se llevaron otros objetos de valor que había en la vivienda, donde al parecer ingresaron por pocos minutos, hurtando lo que encontraron más a mano.
Y un cuarto hurto ocurrió en una finca ubicada en calle Pérez Castellanos, entre Trillo y Camino Ambrosoni, en las adyacencias del Hipódromo local, donde también se encontraba sin moradores. Hasta allí concurrió un malviviente, que tras forzar la reja de la ventana principal, se llevó un ventilador de pie marca James, varias bebidas alcohólicas, cortinas, acolchados y un sartén.
RECUPERACIÓN DE
MOTOCICLETA
Uno de los tantos robos de motocicleta que se registraron en los últimos días en nuestra ciudad fue el de una Yumbo Max (matrícula HKH 413) que un hombre había estacionado en calle Juan Carlos Gómez y Cervantes.
Los efectivos policiales realizaron las averiguaciones del caso y lograron dar con el paradero del birrodado. El mismo se encontraba en una finca de calle Florencio Sánchez al 400, donde se procedió a la detención de un hombre y una mujer, ambos mayores de edad, a quienes se les incautó la motocicleta.
DOS HURTOS DE MOTOS
Una motocicleta Zanella de 110cc. de color rojo, matrícula HKI 195, aproximadamente, fue hurtada de la vereda de la cuadra de Vilardebó al 1100. El vehículo tenía 3.000 kilómetros de recorrido, según especificó su propietario.
Y un birrodado Yumbo Max 110 de color azul, matrícula HKC 572, padrón 197714, motor 152FMH10B01172, chasis  LHJXCHLC7A2606380, fue robado del frente de una finca ubicada en calle 25 de Agosto al 200. Ambos hechos fueron denunciados en la Seccional Primera, donde se practican las averiguaciones del caso.

Un hombre de entre 30 y 40 años de edad fue encontrado sin vida en un predio lleno de árboles y pastizales que está sobre la Costanera Sur, próximo al comienzo de la calle Artigas en la zona portuaria. De acuerdo a lo que determinaron los peritos que trabajaron en el lugar, la muerte había ocurrido aproximadamente 72 horas antes del hallazgo del cadáver.

El cuerpo fue descubierto por unos niños que pasaban circunstancialmente por el lugar, quienes dieron aviso a sus padres sobre lo que vieron y que finalmente éstos alertaron a la Policía.

El occiso fue encontrado con una cuerda atada a su cuello y en un árbol próximo al lugar se descubrió otro pedazo de la cuerda, lo que daría la pauta en primer término de que el hombre podría haber muerto mediante el ahorcamiento.

En determinado momento la cuerda se cortó, pero se desconoce si eso sucedió antes de que se consumara el deceso (con lo que el individuo habría agonizado vaya a saber por cuanto tiempo) o si el corte habría ocurrido luego del fallecimiento del mismo.

La presunción de las autoridades policiales que a esta hora vienen trabajando en el caso, es que se trataría de un suicidio, pero como la investigación recién comenzó y aún no se practicó la autopsia de rigor al cadáver, los efectivos no se descartaban anoche ninguna otra hipótesis.

AÚN NO FUE IDENTIFICADO

El fallecido no pudo ser identificado ya que no llevaba ningún documento que acreditara su identidad consigo y tampoco se registró ninguna denuncia sobre la desaparición de una persona con las características del occiso en las dependencias policiales.

Esto abre un sinfín de hipótesis, desde la posibilidad de que fuera un individuo solitario y sin familia, pasando por la chance de que se tratase de una persona oriunda de otro departamento, hasta llegar a la posibilidad de que tuviese su familia constituida en nuestro departamento, pero le haya dicho a la misma que se iría de Salto por algunos días, ya sea por trabajo u otro motivo, para no alimentar sospechas.

Por estas horas, la Policía apunta sus fichas a identificar al individuo, para poder de esta manera, indagar a las personas de su entorno y poder diseñar un diagrama de sus últimas horas de vida.

Paralelamente, se esperan los resultados de las pericias realizadas para confirmar si se trató de un acto suicida. En ese caso deberá determinarse si el fallecido tuvo asistencia para cometer el hecho o actuó solo, con lo que el expediente quedaría cerrado.

De lo contrario, debería pensarse en un homicidio, lo que abriría el abanico de la investigación a determinar quién o quiénes podrían estar interesados en acabar con la vida del sujeto y quién tuvo la sangre fría para consumar su deseo.

Por ahora son todas conjeturas, dado que la Policía local aún no tiene elementos suficientes como para dirigir la investigación hacia uno u otro lado.

HURTO EN CASA DE FAMILIA

En otro orden y volviendo a los hechos cotidianos, un ladrón aprovechó la tranquilidad de la madrugada para concurrir a una finca del barrio Ceibal y desprender una puerta de chapa que daba hacia una especie de galpón, para llevarse una bicicleta rodado 20, de color lila con asiento de color blanco, que se encontraba en el interior del lugar. El hecho fue denunciado en la Seccional Tercera, donde se practican las averiguaciones del caso.

Otros malvivientes visitaron una finca sita en la calle Gutiérrez Ruiz al 400, donde aprovecharon que los moradores de la misma se encontraban descansando para forzar la reja de la ventana del frente de la vivienda y hurtar un sobre con dinero. En el interior del sobre había 15.000 pesos uruguayos, 350 dólares y 400 pesos argentinos. El hecho fue denunciado en la Seccional Segunda.

Otro caso de hurto también denunciado en dicha dependencia policial, fue el que sucedió en una finca que está ubicada en la calle Córdoba al 700, donde los “amigos de lo ajeno” aprovecharon que el lugar estaba sin moradores, para llevarse 4.000 pesos que se encontraban dentro de un cofre de madera. Los malhechores no se llevaron otros objetos de valor que había en la vivienda, donde al parecer ingresaron por pocos minutos, hurtando lo que encontraron más a mano.

Y un cuarto hurto ocurrió en una finca ubicada en calle Pérez Castellanos, entre Trillo y Camino Ambrosoni, en las adyacencias del Hipódromo local, donde también se encontraba sin moradores. Hasta allí concurrió un malviviente, que tras forzar la reja de la ventana principal, se llevó un ventilador de pie marca James, varias bebidas alcohólicas, cortinas, acolchados y un sartén.

RECUPERACIÓN DE MOTOCICLETA

Uno de los tantos robos de motocicleta que se registraron en los últimos días en nuestra ciudad fue el de una Yumbo Max (matrícula HKH 413) que un hombre había estacionado en calle Juan Carlos Gómez y Cervantes.

Los efectivos policiales realizaron las averiguaciones del caso y lograron dar con el paradero del birrodado. El mismo se encontraba en una finca de calle Florencio Sánchez al 400, donde se procedió a la detención de un hombre y una mujer, ambos mayores de edad, a quienes se les incautó la motocicleta.

DOS HURTOS DE MOTOS

Una motocicleta Zanella de 110cc. de color rojo, matrícula HKI 195, aproximadamente, fue hurtada de la vereda de la cuadra de Vilardebó al 1100. El vehículo tenía 3.000 kilómetros de recorrido, según especificó su propietario.

Y un birrodado Yumbo Max 110 de color azul, matrícula HKC 572, padrón 197714, motor 152FMH10B01172, chasis  LHJXCHLC7A2606380, fue robado del frente de una finca ubicada en calle 25 de Agosto al 200. Ambos hechos fueron denunciados en la Seccional Primera, donde se practican las averiguaciones del caso.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...