Espectacular procedimiento policial en Salto Nuevo logró incautar pasta base en un comercio de la zona

Espectacular procedimiento policial en Salto Nuevo logró incautar pasta base en un comercio de la zona
Pasaron algunos años, luego que los responsables de un comercio ubicado en la puerta de ingreso al barrio Salto Nuevo, en el cruce de las calles Sarandí y Juan H. Paiva, habían sido detenidos y encarcelados por estar implicados en la venta de drogas.
En aquella oportunidad, un espectacular despliegue policial con más de 15 personas detenidas, había llamado la atención de los vecinos de la zona, y puso fin a una boca de expendio de la que todo el barrio sabía su existencia. Cuando los atraparon, vendían marihuana envuelta en papelitos de colores, como si fueran caramelos.
En aquella oportunidad, fueron tres los procesados, el padre y sus dos hijos. El primero, al tiempo, fue puesto en prisión domiciliaria en razón de su edad y su estado de salud.
Pero los hijos purgaron la pena un tiempo más hasta que recobraron su libertad hace varios meses.
Una vez afuera, se dedicaron a arreglar las cosas. El negocio no se deja así nomás y encima, cuando cae una boca y se pierde la droga, la deuda contraída con el narco proveedor persiste y hay que pagarla. Estas fueron algunas de las hipótesis que manejó la Policía y que fueron consignadas a este diario por fuentes de la institución, para comenzar con una investigación que determinó que varios años después, volvieran a realizar un operativo en el mismo lugar y con un resultado parecido.
DE NUEVO
El almacén establecido en el cruce de Sarandí y Juan H. Paiva fue nuevamente el foco de procedimiento para la Policía. Montando una guardia que vigiló el lugar por varios días, los efectivos de la Brigada de Narcóticos de la Policía local, que depende de la Dirección de Investigaciones, fijaron una fecha límite y comenzaron a actuar.
Desde hace 24 horas, empezaron las detenciones. Cerca de 10 personas eran sorpresivamente arrestadas por funcionarios que aparecían de la nada, después que salían del comercio ubicado en la mencionada esquina del barrio Salto Nuevo, e interrogadas por la adquisición de estupefacientes.
A todos se les incautó “algo” de droga, confirmaron a EL PUEBLO fuentes policiales, los que aseguran que estos eran solamente compradores, pero que sirven como testigos claves para establecer que el lugar vigilado es efectivamente una boca de venta de drogas.
Ayer al mediodía, la orden llegó, y el minuto cero dio luz verde al operativo. Un espectacular procedimiento con varios móviles rodeando la calle y cercando el lugar, concitó la alarma pública de los vecinos de la zona. Los funcionarios de la Brigada de Narcóticos, acompañados por los de Radio Patrulla, ingresaron con una orden de allanamiento y encontraron lo que buscaban.
En el comercio, al igual que antes, estaban la familia. También había pasta base. “No era mucho, pero lo suficiente como para confirmar lo que venimos investigando desde hace tiempo”, dijeron los informantes de la Policía a este diario.
Fueron todos detenidos. La policía cree que los implicados serían dos, pero dijeron que detuvieron a todos porque entienden que éstos deberían saber lo que estaba ocurriendo, o al menos conocerían la existencia de la droga que fue incautada ayer en el lugar.
Los trasladaron hasta la Jefatura primero, y al caer la tarde, los dos hermanos fueron remitidos ante la Justicia Penal de Feria, donde la jueza Rosana Díaz, los interrogó. Hoy seguirán las actuaciones ya que al menos, una decena de personas esperaba prestar declaraciones por este caso.
La Policía está convencida de que pudo cerrar una nueva boca de drogas. La misma que ya habían clausurado hace algunos años con la detención de estas mismas personas.
La prueba, fue entregada ayer a las autoridades judiciales, ahora falta cotejar las declaraciones y seguir con la instrucción que hayan ordenado las autoridades judiciales.
Allí se verá si el espectacular procedimiento que dominó la atención de todos los transeúntes y vecinos de la zona en la tarde de ayer, cumplió con su cometido. Actualmente hay más de diez detenidos y en la presente jornada la jueza deberá dictar una resolución o de lo contrario dejar libre a los arrestados. Podía haber una nueva boca de drogas cerrada. Una de pasta base. Hoy lo decidirá la Justicia.
Pasaron algunos años, luego que los responsables de un comercio ubicado en la puerta de ingreso al barrio Salto Nuevo, en el cruce de las calles Sarandí y Juan H. Paiva, habían sido detenidos y encarcelados por estar implicados en la venta de drogas.
En aquella oportunidad, un espectacular despliegue policial con más de 15 personas detenidas, había llamado la atención de los vecinos de la zona, y puso fin a una boca de expendio de la que todo el barrio sabía su existencia. Cuando los atraparon, vendían marihuana envuelta en papelitos de colores, como si fueran caramelos.
En aquella oportunidad, fueron tres los procesados, el padre y sus dos hijos. El primero, al tiempo, fue puesto en prisión domiciliaria en razón de su edad y su estado de salud.
Pero los hijos purgaron la pena un tiempo más hasta que recobraron su libertad hace varios meses.
Una vez afuera, se dedicaron a arreglar las cosas. El negocio no se deja así nomás y encima, cuando cae una boca y se pierde la droga, la deuda contraída con el narco proveedor persiste y hay que pagarla. Estas fueron algunas de las hipótesis que manejó la Policía y que fueron consignadas a este diario por fuentes de la institución, para comenzar con una investigación que determinó que varios años después, volvieran a realizar un operativo en el mismo lugar y con un resultado parecido.
DE NUEVO
El almacén establecido en el cruce de Sarandí y Juan H. Paiva fue nuevamente el foco de procedimiento para la Policía. Montando una guardia que vigiló el lugar por varios días, los efectivos de la Brigada de Narcóticos de la Policía local, que depende de la Dirección de Investigaciones, fijaron una fecha límite y comenzaron a actuar.
Desde hace 24 horas, empezaron las detenciones. Cerca de 10 personas eran sorpresivamente arrestadas por funcionarios que aparecían de la nada, después que salían del comercio ubicado en la mencionada esquina del barrio Salto Nuevo, e interrogadas por la adquisición de estupefacientes.
A todos se les incautó “algo” de droga, confirmaron a EL PUEBLO fuentes policiales, los que aseguran que estos eran solamente compradores, pero que sirven como testigos claves para establecer que el lugar vigilado es efectivamente una boca de venta de drogas.
Ayer al mediodía, la orden llegó, y el minuto cero dio luz verde al operativo. Un espectacular procedimiento con varios móviles rodeando la calle y cercando el lugar, concitó la alarma pública de los vecinos de la zona. Los funcionarios de la Brigada de Narcóticos, acompañados por los de Radio Patrulla, ingresaron con una orden de allanamiento y encontraron lo que buscaban.
En el comercio, al igual que antes, estaban la familia. También había pasta base. “No era mucho, pero lo suficiente como para confirmar lo que venimos investigando desde hace tiempo”, dijeron los informantes de la Policía a este diario.
Fueron todos detenidos. La policía cree que los implicados serían dos, pero dijeron que detuvieron a todos porque entienden que éstos deberían saber lo que estaba ocurriendo, o al menos conocerían la existencia de la droga que fue incautada ayer en el lugar.
Los trasladaron hasta la Jefatura primero, y al caer la tarde, los dos hermanos fueron remitidos ante la Justicia Penal de Feria, donde la jueza Rosana Díaz, los interrogó. Hoy seguirán las actuaciones ya que al menos, una decena de personas esperaba prestar declaraciones por este caso.
La Policía está convencida de que pudo cerrar una nueva boca de drogas. La misma que ya habían clausurado hace algunos años con la detención de estas mismas personas.
La prueba, fue entregada ayer a las autoridades judiciales, ahora falta cotejar las declaraciones y seguir con la instrucción que hayan ordenado las autoridades judiciales.
Allí se verá si el espectacular procedimiento que dominó la atención de todos los transeúntes y vecinos de la zona en la tarde de ayer, cumplió con su cometido. Actualmente hay más de diez detenidos y en la presente jornada la jueza deberá dictar una resolución o de lo contrario dejar libre a los arrestados. Podía haber una nueva boca de drogas cerrada. Una de pasta base. Hoy lo decidirá la Justicia.