Falleció en el Hospital cuando iba a ser internado en Psiquiatría, 20 días atrás había salido de la cárcel

Falleció en el Hospital cuando iba a ser internado  en Psiquiatría, 20 días atrás había salido de la cárcel

(foto) – Jerarcas de Policía ante el sorpresivo desenlace de la atención del detenido en el hospital

Habría consumido drogas y fue sorprendido merodeando una casa

acía 20 días que Pablo Sequeira de 26 años de edad, había salido en libertad, tras estar preso varios meses en la cárcel local. Pero ayer su vida tuvo un trágico desenlace al fallecer en la sala de psiquiatría del Hospital, luego que tras resistirse a un arresto, generara serios incidentes con los policías, así como también en la sala de emergencia del nosocomio, donde fue trasladado para su atención.
Según revelaron fuentes de la investigación a este diario, en la causa de la muerte “habría incidido el consumo de drogas previo a la detención, que elevó seriamente el nivel cardíaco ante la excitación en el comportamiento que presentó el detenido”.
Sequeira fue detenido por la Policía al ser sorprendido por un efectivo que patrullaba las calles ayer al mediodía, presumiendo que trataba de ingresar a una casa en la Zona Este. Allí se le dio la voz de alto, huyó, y al ser capturado se resistió al arresto por lo cual debieron acudir varios móviles al lugar para poder controlarlo.
Lo trasladaron al Hospital para constatar las lesiones recibidas en el procedimiento y allí la situación empeoró. Generó más incidentes y las autoridades decidieron internarlo en Psiquiatría. Le aplicaron un calmante y lo llevaron a la sala de internación donde comenzó a hacer convulsiones y tras intentar reanimarlo, falleció.
Los siete funcionarios policiales que participaron del operativo de detención, así como también los funcionarios del Hospital, entre ellos la médica que le suministró el calmante y el personal de enfermería del lugar, serán investigados por la Justicia de Feria que tomó cartas en el asunto y que determinará la responsabilidad de todos en el episodio, desde el arresto en la vía pública, hasta su muerte en una sala del Hospital.
LA DETENCIÓN
El procedimiento fue ayer al mediodía. Sequeiro contaba con 7 antecedentes penales, entre ellos hurto y rapiña. Hacía tres semanas que estaba en libertad provisional. Cerca de la una de la tarde, el hombre fue encontrado en una esquina de la Zona Este cerca de la avenida Blandengues, merodeando hacia el interior de una finca que por las altas temperaturas de la jornada estaba con la puerta abierta.
Un policía que se encontraba patrullando las calles en cuatriciclo pudo divisarlo en actitud sospechosa y percatarse que se trataba del ex recluso. Le dio la voz de alerta y el sujeto emprendió una fuga que lo llevó hasta la calle Brasil y Raffo, donde un móvil de Radio Patrulla alertado por el policía en cuatriciclo, lo detuvo.
Según indicaron fuentes policiales, “al principio” el sujeto “no ofreció resistencia”, pero al “serle colocadas las esposas, comenzó a gritar y a desacatarse, negándose a entrar al móvil policial, infringiéndose golpes y luchando con los policías”.
Por esa razón, el informante dijo que los efectivos actuantes debieron pedir apoyo y hasta ellos llegó una camioneta con otros dos policías que intentaron retenerlo por la fuerza. Aunque la situación siguió complicada y minutos después, un móvil del Agrupamiento Táctico de Apoyo con otros tres funcionarios, arribaron al lugar y lo tomaron por la fuerza, llevándolo dos de ellos en el asiento trasero de la patrulla con los primeros dos policías que intervinieron en el asunto, sentados adelante.
El detenido fue llevado al Hospital donde la Policía debe constatar obligatoriamente las lesiones de todas las personas que detiene. Pero allí la situación fue peor. “Generó problemas en la sala de emergencia, y tanto los policías como los funcionarios de la seguridad del Hospital no lograban reducirlo”, indicaron fuentes del Hospital local a EL PUEBLO, versión que corroboraron a este mismo diario los informantes de la Policía.
Según explicaron los consultados por este diario sobre el asunto “fue por el estado de excitación y violencia que presentaba el detenido, que el médico que lo atendió decidió internarlo en el ala de psiquiatría y para ello, se le aplicó un calmante vía intravenosa”. Pero al ser trasladado hacia el ala psiquiátrica en una camilla, el detenido devenido en paciente comenzó a sufrir convulsiones “y si bien se intentó reanimarlo, esta persona terminó falleciendo”, dijeron desde el nosocomio a EL PUEBLO.
LA AUTOPSIA
Al concretarse su fallecimiento debió constituirse de inmediato en el Hospital la jueza penal de Feria, el representante de la Fiscalía y las autoridades policiales. Por este hecho, fueron indagados los policías que lo detuvieron y los funcionarios del Hospital que lo atendieron. Anoche, la médico forense le realizó la autopsia procurando determinar qué había consumido antes de haber sido detenido, lo que generó una sobre excitación en su cuerpo que se habría agravado con su comportamiento irascible, acelerando su ritmo cardíaco y provocando un paro cardiorrespiratorio”.
La jueza penal de feria solicitó que se elevaran los antecedentes a su despacho y comenzará una investigación sobre este asunto en las próximas horas. El fallecido, de 26 años de edad, era una persona con antecedentes penales que lamentablemente encontró un trágico desenlace en el Día de Reyes.

Hacía 20 días que Pablo Sequeira de 26 años de edad, había salido en libertad, tras estar preso varios meses en la cárcel local. Pero ayer su vida tuvo un trágico desenlace al fallecer en la sala de psiquiatría del Hospital, luego que tras resistirse a un arresto, generara serios incidentes con los policías, así como también en la sala de emergencia del nosocomio, donde fue trasladado para su atención.

Según revelaron fuentes de la investigación a este diario, en la causa de la muerte “habría incidido el consumo de drogas previo a la detención, que elevó seriamente el nivel cardíaco ante la excitación en el comportamiento que presentó el detenido”.

Sequeira fue detenido por la Policía al ser sorprendido por un efectivo que patrullaba las calles ayer al mediodía, presumiendo que trataba de ingresar a una casa en la Zona Este. Allí se le dio la voz de alto, huyó, y al ser capturado se resistió al arresto por lo cual debieron acudir varios móviles al lugar para poder controlarlo.

Lo trasladaron al Hospital para constatar las lesiones recibidas en el procedimiento y allí la situación empeoró. Generó más incidentes y las autoridades decidieron internarlo en Psiquiatría. Le aplicaron un calmante y lo llevaron a la sala de internación donde comenzó a hacer convulsiones y tras intentar reanimarlo, falleció.

Los siete funcionarios policiales que participaron del operativo de detención, así como también los funcionarios del Hospital, entre ellos la médica que le suministró el calmante y el personal de enfermería del lugar, serán investigados por la Justicia de Feria que tomó cartas en el asunto y que determinará la responsabilidad de todos en el episodio, desde el arresto en la vía pública, hasta su muerte en una sala del Hospital.

LA DETENCIÓN

El procedimiento fue ayer al mediodía. Sequeiro contaba con 7 antecedentes penales, entre ellos hurto y rapiña. Hacía tres semanas que estaba en libertad provisional. Cerca de la una de la tarde, el hombre fue encontrado en una esquina de la Zona Este cerca de la avenida Blandengues, merodeando hacia el interior de una finca que por las altas temperaturas de la jornada estaba con la puerta abierta.

Un policía que se encontraba patrullando las calles en cuatriciclo pudo divisarlo en actitud sospechosa y percatarse que se trataba del ex recluso. Le dio la voz de alerta y el sujeto emprendió una fuga que lo llevó hasta la calle Brasil y Raffo, donde un móvil de Radio Patrulla alertado por el policía en cuatriciclo, lo detuvo.

Según indicaron fuentes policiales, “al principio” el sujeto “no ofreció resistencia”, pero al “serle colocadas las esposas, comenzó a gritar y a desacatarse, negándose a entrar al móvil policial, infringiéndose golpes y luchando con los policías”.

Por esa razón, el informante dijo que los efectivos actuantes debieron pedir apoyo y hasta ellos llegó una camioneta con otros dos policías que intentaron retenerlo por la fuerza. Aunque la situación siguió complicada y minutos después, un móvil del Agrupamiento Táctico de Apoyo con otros tres funcionarios, arribaron al lugar y lo tomaron por la fuerza, llevándolo dos de ellos en el asiento trasero de la patrulla con los primeros dos policías que intervinieron en el asunto, sentados adelante.

El detenido fue llevado al Hospital donde la Policía debe constatar obligatoriamente las lesiones de todas las personas que detiene. Pero allí la situación fue peor. “Generó problemas en la sala de emergencia, y tanto los policías como los funcionarios de la seguridad del Hospital no lograban reducirlo”, indicaron fuentes del Hospital local a EL PUEBLO, versión que corroboraron a este mismo diario los informantes de la Policía.

Según explicaron los consultados por este diario sobre el asunto “fue por el estado de excitación y violencia que presentaba el detenido, que el médico que lo atendió decidió internarlo en el ala de psiquiatría y para ello, se le aplicó un calmante vía intravenosa”. Pero al ser trasladado hacia el ala psiquiátrica en una camilla, el detenido devenido en paciente comenzó a sufrir convulsiones “y si bien se intentó reanimarlo, esta persona terminó falleciendo”, dijeron desde el nosocomio a EL PUEBLO.

LA AUTOPSIA

Al concretarse su fallecimiento debió constituirse de inmediato en el Hospital la jueza penal de Feria, el representante de la Fiscalía y las autoridades policiales. Por este hecho, fueron indagados los policías que lo detuvieron y los funcionarios del Hospital que lo atendieron. Anoche, la médico forense le realizó la autopsia procurando determinar qué había consumido antes de haber sido detenido, lo que generó una sobre excitación en su cuerpo que se habría agravado con su comportamiento irascible, acelerando su ritmo cardíaco y provocando un paro cardiorrespiratorio”.

La jueza penal de feria solicitó que se elevaran los antecedentes a su despacho y comenzará una investigación sobre este asunto en las próximas horas. El fallecido, de 26 años de edad, era una persona con antecedentes penales que lamentablemente encontró un trágico desenlace en el Día de Reyes.