Impactantes declaraciones de Cavani ante el juez penal, donde aduce estar “tranquilo con lo que tenga que tocar”

Impactantes declaraciones de Cavani ante el juez penal, donde aduce estar “tranquilo con lo que tenga que tocar”

Luis Cavani (padre del futbolista de la selección uruguaya) fue trasladado ayer a la cárcel del departamento de Río Negro, ubicada en la ciudad de Fray Bentos, ya que se trata de un establecimiento de mínima seguridad, diseñado para personas que no poseen perfil criminal, pero que caen presas por distintos hechos, como en este caso, como consecuencia de un accidente de tránsito.
Tras ser procesado con prisión por el delito de Homicidio Culpable, el contenido de la sentencia fue dado a conocer ayer por el Poder Judicial a través de su página web (www.poderjudicial.gub.uy) donde se brindaron detalles de las declaraciones del implicado en el accidente, así como también de quienes prestaron asistencia en el hecho, ya que hubo una mujer testigo de todo este asunto y los funcionarios policiales que llegaron a la escena del hecho.
DECLARACIONES
En ese aspecto, la sentencia emitida el 23 de junio por el juzgado letrado en lo penal de 4º Turno, sostiene que para Luis Cavani de 61 años de edad, emergen elementos de convicción suficientes de su participación en un delito de Homicidio Culpable de acuerdo a lo dispuesto en los artículos 18, 19, 60 y 314 del Código Penal.
La sentencia dice que a las 23:00 horas del día 22 de junio ocurrió un siniestro de tránsito en la intersección de las avenidas Luis Batlle Berres y Garibaldi, donde intervino la camioneta Ford Raptor F 150 (matrícula de Montevideo), propiedad de su hijo Edinson Roberto Cavani Gómez, pero conducida por Luis Cavani de 61 años. Y la moto marca Yumbo matrícula de Artigas,
conducida por Francisco Nicolás Rodríguez de 19 años con desenlace fatal respecto de este último.
Uno de los testigos que declaró fue el primer policía que llegó al lugar desde el llamado y manifestó ante el juez Guillermo Royes que fue el que tuvo el caso, que “al llegar al lugar vio al conductor dentro de la camioneta, mientras el conductor de la moto estaba siendo trasladado a la emergencia. En ese momento se realiza la prueba de espirometría al conductor de la camioneta (el cual resultó 16,9 decigramos de alcohol por litro de sangre). Dicho conductor tambaleaba y dijo que la zona estaba oscura”.
Por su parte otro de los policías actuantes confirmó el insuceso, agregando asimismo que “se encontraba de recorrida arribando al lugar junto a su compañera. En el lugar pudo observar los vehículos intervinientes -camioneta y moto- una persona de cúbito dorsal que sangraba y boqueaba (en agonía) solicitando urgente apoyo policial, del otro lado de la calle se encontraba una vecina que es enfermera y quien fue la que llamó; el conductor de la camioneta aparentaba por la forma de hablar haber ingerido bebidas alcohólicas. Tuvo conocimiento que se le efectuó prueba de espirometría y que resultó positivo”.
El policía que declaró como testigo también dijo que “pudo observar también la presencia de una botella de vino próxima a la camioneta a unos cinco metros aproximadamente”.
En tanto, la funcionaria policial que fue testigo del hecho, confirmó también los hechos acaecidos manifestando además que en momentos en “que se encontraba de recorrida. En el lugar, se veían los pedazos de la moto y el conductor de la misma estaba sangrando y muy mal, junto con la señora.
Asimismo, fue clave el testimonio de una mujer que vive en las inmediaciones de 47años años de edad y licenciada en enfermería de profesión y que declaró que en el momento “en que estaba por acostarse, sobre las 22:45, escuchó un estruendo como de un accidente y de inmediato miró por la ventana de su casa (ex Ruta 3, sin número); salió a la calle y vio los restos de la moto y una camioneta”.
En ese momento dijo que el conductor de la moto estaba en coma y con respiración dificultosa y sangrado en la narina. Al preguntarle al conductor de la camioneta qué había pasado, éste no
supo qué decirle; luego lo vio caminando alrededor de su camioneta, observando la misma. Pero escuchó de la gente presente en el lugar, que el conductor de la camioneta estaría alcoholizado. Agregó incluso que la ubicación de la camioneta no se corresponde con su posición final.
LO DICHO POR CAVANI
Al tiempo que el indagado Luis Cavani (de 61 años) manifestó que en la mañana del día del accidente “fue invitado a comer una picada (tortas de fiambre, queso, milanesas, entre otros) y destaparon tres botellas de vino local para tomar entre cinco. Al darse cuenta que no tenía cigarrillos, volvió a la ciudad para comprarlos y también una botella de vino que estaba dentro del siniestro. Yendo por la ruta hasta su casa siendo la hora 22:30 aproximadamente, siente un impacto, como algo que se le viene, provocándose el impacto. Seguidamente continúa y “gira en U” para ver qué había chocado y en ese momento vio al muchacho caído boca abajo respirando. Una señora que estaba presente en el lugar y que es enfermera -conocida del lugar- le dijo que ya había llamado a la ambulancia”.
En la sentencia, se detalla que Cavani le dijo al juez en la audiencia que “está tranquilo con lo que le tenga que tocar porque ya lo que le tocó al muchacho y de donde está ahora, no se sale más”.