Inseguridad creciente, ayer hubo 7 procesados, aumenta el número de reclusos y de personas con medidas sustitutivas

Inseguridad creciente, ayer hubo 7 procesados, aumenta el número de reclusos y de personas con medidas sustitutivas
El aumento de los hechos delictivos en nuestro departamento es algo notorio por los simples números que saltan a la vista diariamente. Desde los hechos más simples hasta múltiples casos de violencia intrafamiliar o entre pares, en episodios que se generan casi sin romper los ojos en una ciudad calificada como apacible, por la ausencia en números de delitos violentos como las rapiñas, los asaltos a mano armada, o incluso los homicidios.
Aunque para la Policía local, noviembre será recordado como el mes con más personas procesadas por delitos de abusos sexuales contra menores de edad en nuestro medio. Ya que casi una decena de personas fueron encarceladas solamente este mes, por este tipo de hechos.
Asimismo, ayer la justicia volvió a procesar a un montón de gente. Esta vez fueron siete las personas que pasaron por el despacho de un juez de turno en una misma tarde y que salieron con un procesamiento. Algunos de ellos con medidas sustitutivas. La Policía a su vez, sigue trabajando con más personas detenidas por diferentes delitos, y hoy se espera que haya una jornada igual a las que se vienen registrando en las últimas horas.
CUATRO POR DAÑOS
Uno de los casos que mantuvo ocupada a la policía en la pasada jornada, fue el procesamiento de cuatro personas relacionadas a un caso de daños y amenazas, ocurridos en el barrio Ceibal en la misma madrugada en que los pobladores de la zona, se encontraban sumidos en los festejos por haber obtenido el campeonato de fútbol salteño de primera división.
El caso ocurrió cuando un joven del lugar, mantuvo un enfrentamiento por motivos fútiles con un grupo compuesto por cuatro personas, dos de ellos hermanos entre sí. Éstos, al no resolver sus diferencias con el individuo, lo corrieron hasta su domicilio, a algunas cuadras de la sede del Club Ceibal, donde los festejos ya habían pasado de castaño oscuro, hasta su casa, en donde el padre del agredido tiene un comercio.
Al llegar allí, el sujeto perseguido por estos cuatro individuos, logró ingresar a su casa y los agresores quedaron afuera, aprovechando para ocasionar severos daños a la finca y sobre todo al comercio que se encuentra al frente de la vivienda familiar.
Tras esto, la Policía de la Seccional Tercera que recibió la denuncia de lo ocurrido horas después, logró detener a los cuatro participantes del caso y los llevó ayer de tarde ante la jueza penal de turno, la Dra. Ivón Olivera, quien luego de tomarles declaraciones y de recibir las pruebas aportadas por la Policía, decretó el procesamiento sin prisión para G.D.R., de 35 años de edad a quien le dictó dos delitos;  daño especialmente agravados con un delito de amenazas en reiteración real, disponiendo como medida sustitutiva de esta persona la permanencia en la sede policial por 60 días desde las 12 del mediodía del sábado, hasta las 24 horas del domingo.
También procesó a H.I.S.R., de 27 años de edad, así como a los hermanos R.F.B.O., de 27 años y a D.G.B.O., de 26 años de edad, por un delito de amenazas agravadas y cómplices  de dos delitos de daños especialmente agravados, disponiéndoles como medidas sustitutivas presentarse durante dos veces por semana a la seccional policial de su domicilio.
ACLARADO
Finalmente, la justicia envió a la cárcel a un hombre de 28 años de edad, con varios antecedentes penales, por ser el autor responsable del robo de una moto, cuando estaba estacionada en un cruce del centro de la ciudad el pasado día viernes.
El birrodado pertenecía a una cobradora que se bajó de la misma por 10 minutos para realizar una gestión atinente a su tarea. En ese lapso, el sujeto de iniciales C.E.P.O., de 28 años de edad, pasaba por el lugar y se llevó el birrodado. Para su sorpresa, cuando llegó a su casa del barrio Salto Nuevo se encontró con que en el interior de la misma había 64 mil 100 pesos, por lo cual habló con su cómplice, una mujer de 24 años de edad, para que lo ayudara a resolver el asunto.
En ese sentido, fue que con la suma de 49 mil 400 pesos en la mano compraron dos motos marca Vital 0 kilómetro y la pusieron a nombre de la mujer de iniciales M.T.T.S., de 24 años de edad, quien resultó procesada sin prisión por el delito de receptación, y como medida sustitutiva debió entregar las dos motos compradas, además de la robada a la cobradora. Asimismo, la policía espera ahora la llegada de la pareja de la mujer que no se encuentra en el departamento, para tomarle declaraciones al respecto.
OTRO MÁS
Sin embargo, el caso que más volvió a concitar la atención de la Policía fue el de un nuevo hecho de abuso sexual contra una niña, lamentablemente no por las características del asunto, sino por la cantidad de casos que suman este mes, ya que según pudo saber EL PUEBLO fueron al menos ocho las personas que se encuentran procesadas por este tipo de casos, y encima, al hecho de ayer, se le suma otro caso que fue denunciado en las últimas horas y que viene siendo investigado por la Policía.
Se trata del caso de un hombre de 40 años de edad, el que habría cometido una conducta propia de abuso sexual contra una adolescente de 14 años de edad, hija de su ex concubina. El hecho fue denunciado, el sujeto está detenido y esta tarde concurrirá ante la jueza penal de turno.
En tanto ayer, la justicia decretó el procesamiento de un sujeto de 67 años de edad, que fue encontrado responsable de haber cometido una conducta de abuso de índole sexual contra una niña de 11 años de edad, amiga de una nieta suya de la misma edad.
El caso fue denunciado, y tras realizarles las pericias a ambas personas, y luego de tomarles las declaraciones, el individuo de iniciales M.A.S., de 67 años de edad, fue procesado con prisión por un delito de atentado violento al pudor.
La cárcel departamental se encuentra con un número más importante que el deseado de reclusos y el factor de superpoblación vuelve a generar peso en una unidad que necesita una reforma urgente, antes de que la misma pase a ser incontrolable por la Policía.
Aunque en los primeros días de diciembre, la misma cambiará de responsables, ya que pasará de la órbita de la Jefatura de Policía de Salto al Instituto Nacional de Rehabilitación, y aunque ambos dependen del Ministerio del Interior, el estado en el que se encuentra el establecimiento local, encima con una población reclusa creciente y conflictiva, será un doble desafío para sus nuevas autoridades.

El aumento de los hechos delictivos en nuestro departamento es algo notorio por los simples números que saltan a la vista diariamente. Desde los hechos más simples hasta múltiples casos de violencia intrafamiliar o entre pares, en episodios que se generan casi sin romper los ojos en una ciudad calificada como apacible, por la ausencia en números de delitos violentos como las rapiñas, los asaltos a mano armada, o incluso los homicidios.

Aunque para la Policía local, noviembre será recordado como el mes con más personas procesadas por delitos de abusos sexuales contra menores de edad en nuestro medio. Ya que casi una decena de personas fueron encarceladas solamente este mes, por este tipo de hechos.

Asimismo, ayer la justicia volvió a procesar a un montón de gente. Esta vez fueron siete las personas que pasaron por el despacho de un juez de turno en una misma tarde y que salieron con un procesamiento. Algunos de ellos con medidas sustitutivas. La Policía a su vez, sigue trabajando con más personas detenidas por diferentes delitos, y hoy se espera que haya una jornada igual a las que se vienen registrando en las últimas horas.

CUATRO POR DAÑOS

Uno de los casos que mantuvo ocupada a la policía en la pasada jornada, fue el procesamiento de cuatro personas relacionadas a un caso de daños y amenazas, ocurridos en el barrio Ceibal en la misma madrugada en que los pobladores de la zona, se encontraban sumidos en los festejos por haber obtenido el campeonato de fútbol salteño de primera división.

El caso ocurrió cuando un joven del lugar, mantuvo un enfrentamiento por motivos fútiles con un grupo compuesto por cuatro personas, dos de ellos hermanos entre sí. Éstos, al no resolver sus diferencias con el individuo, lo corrieron hasta su domicilio, a algunas cuadras de la sede del Club Ceibal, donde los festejos ya habían pasado de castaño oscuro, hasta su casa, en donde el padre del agredido tiene un comercio.

Al llegar allí, el sujeto perseguido por estos cuatro individuos, logró ingresar a su casa y los agresores quedaron afuera, aprovechando para ocasionar severos daños a la finca y sobre todo al comercio que se encuentra al frente de la vivienda familiar.

Tras esto, la Policía de la Seccional Tercera que recibió la denuncia de lo ocurrido horas después, logró detener a los cuatro participantes del caso y los llevó ayer de tarde ante la jueza penal de turno, la Dra. Ivón Olivera, quien luego de tomarles declaraciones y de recibir las pruebas aportadas por la Policía, decretó el procesamiento sin prisión para G.D.R., de 35 años de edad a quien le dictó dos delitos;  daño especialmente agravados con un delito de amenazas en reiteración real, disponiendo como medida sustitutiva de esta persona la permanencia en la sede policial por 60 días desde las 12 del mediodía del sábado, hasta las 24 horas del domingo.

También procesó a H.I.S.R., de 27 años de edad, así como a los hermanos R.F.B.O., de 27 años y a D.G.B.O., de 26 años de edad, por un delito de amenazas agravadas y cómplices  de dos delitos de daños especialmente agravados, disponiéndoles como medidas sustitutivas presentarse durante dos veces por semana a la seccional policial de su domicilio.

ACLARADO

Finalmente, la justicia envió a la cárcel a un hombre de 28 años de edad, con varios antecedentes penales, por ser el autor responsable del robo de una moto, cuando estaba estacionada en un cruce del centro de la ciudad el pasado día viernes.

El birrodado pertenecía a una cobradora que se bajó de la misma por 10 minutos para realizar una gestión atinente a su tarea. En ese lapso, el sujeto de iniciales C.E.P.O., de 28 años de edad, pasaba por el lugar y se llevó el birrodado. Para su sorpresa, cuando llegó a su casa del barrio Salto Nuevo se encontró con que en el interior de la misma había 64 mil 100 pesos, por lo cual habló con su cómplice, una mujer de 24 años de edad, para que lo ayudara a resolver el asunto.

En ese sentido, fue que con la suma de 49 mil 400 pesos en la mano compraron dos motos marca Vital 0 kilómetro y la pusieron a nombre de la mujer de iniciales M.T.T.S., de 24 años de edad, quien resultó procesada sin prisión por el delito de receptación, y como medida sustitutiva debió entregar las dos motos compradas, además de la robada a la cobradora. Asimismo, la policía espera ahora la llegada de la pareja de la mujer que no se encuentra en el departamento, para tomarle declaraciones al respecto.

OTRO MÁS

Sin embargo, el caso que más volvió a concitar la atención de la Policía fue el de un nuevo hecho de abuso sexual contra una niña, lamentablemente no por las características del asunto, sino por la cantidad de casos que suman este mes, ya que según pudo saber EL PUEBLO fueron al menos ocho las personas que se encuentran procesadas por este tipo de casos, y encima, al hecho de ayer, se le suma otro caso que fue denunciado en las últimas horas y que viene siendo investigado por la Policía.

Se trata del caso de un hombre de 40 años de edad, el que habría cometido una conducta propia de abuso sexual contra una adolescente de 14 años de edad, hija de su ex concubina. El hecho fue denunciado, el sujeto está detenido y esta tarde concurrirá ante la jueza penal de turno.

En tanto ayer, la justicia decretó el procesamiento de un sujeto de 67 años de edad, que fue encontrado responsable de haber cometido una conducta de abuso de índole sexual contra una niña de 11 años de edad, amiga de una nieta suya de la misma edad.

El caso fue denunciado, y tras realizarles las pericias a ambas personas, y luego de tomarles las declaraciones, el individuo de iniciales M.A.S., de 67 años de edad, fue procesado con prisión por un delito de atentado violento al pudor.

La cárcel departamental se encuentra con un número más importante que el deseado de reclusos y el factor de superpoblación vuelve a generar peso en una unidad que necesita una reforma urgente, antes de que la misma pase a ser incontrolable por la Policía.

Aunque en los primeros días de diciembre, la misma cambiará de responsables, ya que pasará de la órbita de la Jefatura de Policía de Salto al Instituto Nacional de Rehabilitación, y aunque ambos dependen del Ministerio del Interior, el estado en el que se encuentra el establecimiento local, encima con una población reclusa creciente y conflictiva, será un doble desafío para sus nuevas autoridades.