Jefe de Policía: investigación del crimen del taxista no es fácil

Jefe de Policía: investigación del crimen del taxista no es fácil

El Insp. Gral. (r), Carlos Ayuto, Jefe de Policía de Salto, visitó EL PUEBLO.

Ayuto: “la investigación sobre el crimen del taxista no es un tema sencillo”

Jefe de Policía sostiene que es imprescindible apostar a la calidad de gestión y comisarías sean una oficina moderna

Días atrás el Jefe de Policía de Salto, Insp. Gral. (R) Carlos Ayuto Cabrera, visitó las instalaciones de EL PUEBLO junto al encargado de Ayudantía, comisario Pablo Minguta, oportunidad en la que fue consultado sobre un variado elenco de temas. Respecto del crimen del taxista ocurrido el pasado 9 de setiembre de 2010 se señaló que hay varias líneas de investigación, y consultado sobre el trabajo interinstitucional sobre la problemática de las drogas el jerarca indicó que se pondrá a disposición del Patronato del Psicópata un predio en Colonia Garibaldi que pueda servir para el tratamiento de los adictos. También destacó la importancia de contar con una policía de calidad.

CRIMEN DEL TAXISTA: SE INVESTIGAN VARIAS LÍNEAS

Con respecto al asesinato del trabajador del taxi Mario Colombo ocurrido hace ya más de 20 días Ayuto indicó que “no podemos hablar mucho todavía, hay muchas líneas, mucha información, pero dentro de ella tenemos que ir haciendo un descarte de cosas que sirven y otras que no. No es un tema sencillo porque esto no pasa sólo porque se mató una persona para rapiñar  y ahí ya tenemos que entrar a investigar en otro submundo, que es mucho más difícil de acceder.

La información que se nos ha aportado es de la vida de Colombo, de sus actividades, de sus vinculaciones”. Expresó que en conjunto con la Policía Técnica tienen “una determinada serie de pistas que nos sirven al momento de tener con qué cotejar, pero no nos adivina quien fue o quien no fue el que lo mató. Hay varias líneas de trabajo y eso nos mantiene y no podemos decir que está todo muerto.

Admitió que se han hecho algunos allanamientos y detenciones, o simplemente se cita gente para entrevistarla y se van descartando o corroborando cosas, porque  no toda la información es buena”. Incluso entre las hipótesis, no se descarta ninguna, incluso la posibilidad de un ajuste de cuentas, que a veces tiene causas insospechadas, hasta puede ser que haya tenido una actitud que molestó o entorpeció a otra gente, puede ser un ajuste entre una persona común y un delincuente que por ahí se cruzó en el camino y no se que actitudes tuvieron”, ejemplificó el Jefe.

Consultado respecto a algún tipo  de movilización popular que podría darse entorno a ese hecho, el jefe expresó que “son manifestación de una voluntad o de un deseo de que algo surja, pero la Policía no lo toma como presión”.  Lo que pasa es que estamos acostumbrados a ver muchas películas o documentales, y si se presta atención, prosiguió Ayuto, “muchas veces para aclarar un hecho pasan 10 años”. Acá pretendemos que las cosas se aclaren en una semana, un mes o un año, “y para nosotros, la sociedad, la gente y para la víctima es mejor, pero a veces las cosas demoran y no se miden de esa forma. Hay un esfuerzo tremendo de los policías en sí, que sacan las cosas de la nada.  En inimaginable de que aspecto se puede descubrir un homicidio o una rapiña, detallando que puede ser desde el más pequeño detalle”.

EL DELITO VIOLENTO ASOCIADO AL CONSUMO DE DROGAS

Para Ayuto el principal factor “es la droga que incide en la seguridad, y de ahí se pasa al hurto de finca, de motos y algún tipo de arrebato”. La preocupación más grande “siempre ha sido los delitos violentos, y yo insisto en que no se debe propagar. Se ha reprimido con mucha prevención, con mucha presencia en la calle, con el patrullaje, y la vez que ha ocurrido atacarlo a fondo y erradicarlo, tratando de aclararlo y remitirlo a la justicia”.

Desde su imposición en el cargo “se ha preocupado especialmente por reprimir los delitos violentos, pero también atacamos la consecuencia, lo que genera eso”. Entiende necesario trabajar en red con otras instituciones y en la insistencia necesaria sobre que “el trabajo policial de cerrar las bocas de pasta base no sirve de nada si no está acompañado con otra situación como el tratamiento al consumidor.

De nada sirve cerrar 30 bocas de pasta base cuando sigue habiendo demanda en el mercado porque se van a abrir otras bocas, y será  otro el que venda porque es un negocio que da mucho dinero”. Hay que procurar que no haya compradores de droga y “trabajar con otras instituciones porque ese no es un trabajo de la policía”. En este sentido la realidad local es “muy interesante porque se han abierto varias puertas. Esta semana nos hemos reunidos con el Patronato del Psicópata y ante el pedido de ellos pondremos a disposición un predio en Colonia Garibaldi, para crear una especie de Colonia, que el propio Patronato acondicionará y se verá la posibilidad de internación u otro tipo de tratamiento que los técnicos indiquen (cancha de fútbol, trabajo con la tierra, etc). Es todo un trabajo que busca la desintoxicación de esa gente en un ambiente diferente al que está todos los días”.

AUXILIAR DE LA JUSTICIA, MENORES Y CALIDAD DE GESTIÓN

Reconoció que “en otra época los policías cometíamos más errores y criticábamos a los jueces, pero eso ha cambiado. Tenemos un buen trato y muchas veces yo mando a los comisarios a preguntar que fue lo que faltó, para no volver a repetir ciertos errores, y en esa política estamos, reuniendo experiencia, para aplicar en otras ocasiones”.

Respecto de la problemática de los menores infractores, expresó que “lo que mas dificulta el trabajo es el tiempo que se pierda atendiendo a los menores que han cometido algún acto de naturaleza delictiva, que nos puede llevar hasta 4 horas, en donde perdemos dos policías y un móvil, que no patrullan. Entiende que “la entrega responsable que muchas veces los jueces disponen respecto de los menores no se aplica porque no existe dicha responsabilidad en los mayores a cargo. Si un menor tiene 69 entradas en la comisaría es obvio que los padres son unos irresponsables”.  Se está apostando a una policía de calidad. “En las seccionales se esta apostando a la calidad de gestión, buscando la mejor calidad. Eso no pasa por la cantidad de efectivos, sino porque quien trabaje lo haga bien, por la atención y condiciones hasta del lugar. Tenemos que tener una oficina más moderna, con un personal moderno, que maneje computadora, con comodidad para el público que va con un problema y no se puede ir de la seccional con dos”.