Jerarcas policiales analizarán hoy un procedimiento en el que un adolescente detenido por la Policía resultó lesionado

Jerarcas policiales analizarán hoy un procedimiento en el que un adolescente detenido por la Policía resultó lesionado
el jefe de Policía de Salto pidió un informe completo sobre un operativo policial ocurrido en las últimas horas del pasado viernes por la noche, el que dejó como saldo a un adolescente de 16 años de edad, con diversas heridas en su cuerpo, al ser detenido y reducido por los funcionarios actuantes. El caso, que alertó a las autoridades policiales que ahora se abocarán a tratar de esclarecerlo, ocurrió el pasado fin de semana, cuando un joven que circulaba en moto sobre la medianoche del viernes para entrar a la madrugada del sábado, en las inmediaciones de la avenida Pascual Harriague y la vía férrea, intentó eludir un control policial que estaba apostado en el lugar, presuntamente por estar circulando en la moto de su padre sin la documentación correspondiente.
Por ese motivo, según aducen el adolescente y su familia, fue que el joven decidió pegar la vuelta y volver atrás, lo que a ojos de los efectivos de Radio Patrulla que vigilaban el lugar, se trataba de una posible maniobra de escape empleada por el presunto autor del robo de una moto.
En ese sentido, los funcionarios “debieron decidir entre quedarse quietos y ver cómo huía el sujeto, o perseguirlo y darle captura para aclarar el asunto”, informaron a este diario altas fuentes policiales consultadas al respecto.
A juicio de las autoridades, cuando ocurren este tipo de casos, se da “una línea muy delgada en la actuación policial que debe ser deducida por el funcionario y en este caso decidieron actuar y perseguir a quien aparecía como un presunto ladrón de motos o al menos sospechoso de cometer un delito”, dijeron a este diario las fuentes.
Los funcionarios de Radio Patrulla en ese momento, decidieron darle captura a quien aparecía como sospechoso de cometer un delito y la persecución tuvo su fin, el motonetista fue capturado y fue encerrado por los policías, quienes habrían sostenido que en estas circunstancias el adolescente de 16 años de edad, se resistió al arresto y en ese sentido, debieron emplear la fuerza, reduciendo a viva fuerza al joven.
Éste resultó con diversas heridas en sus miembros y en la cara, y tras ser llevado al Hospital local, le fueron comprobadas las heridas, por lo cual los familiares del adolescente hicieron saber del caso a las autoridades exigiendo una explicación sobre la actuación policial.
Asimismo, según pudo saber EL PUEBLO, los máximos jerarcas policiales del departamento, solicitaron a los encargados pertinentes un informe completo sobre las actuaciones de ese caso y en la presente jornada, el propio jefe de Policía, estará analizando la situación con la finalidad de estudiar cómo podría continuar este procedimiento.
SEGUNDO CASO
INVESTIGADO
Hay además otro caso reciente, cuya investigación sobre las actuaciones policiales aún está en curso, tanto a nivel de la Justicia como a nivel administrativo. Se trata del hecho en el que un paciente psiquiátrico perdió la vida, luego de haber sido retirado de su hogar por un grupo de funcionarios policiales,  los que fueron convocados en ese momento por la familia del ahora fallecido, para que el mismo fuera trasladado al Hospital al haber sufrido una descompensación.
El fallecimiento de esta persona se habría dado durante el traslado del mismo en el móvil policial, lo que determinó que los funcionarios policiales quedaran en el ojo de la tormenta y tras presentarse una denuncia ante el juzgado penal de turno por parte de los familiares del paciente trasladado, ahora los funcionarios policiales vienen siendo investigados para aclarar este asunto.
“EL GARRÓN”
En la jerga policial, cuando ocurren este tipo de casos, los funcionarios policiales manifiestan que “se están comiendo un garrón”, ya que muchas veces la interrogante surge a la hora de proceder en determinados casos, donde los funcionarios toman “el riesgo” y “no miden consecuencias”, explicó a EL PUEBLO un jerarca policial, que si bien admitió que “no quiere justificar un posible caso de abuso”, que reconoció que “también los hay”, sostuvo que mucha veces la actuación policial constituye un riesgo para el policía porque debe enfrentarse a una situación de violencia en la que a su vez no debe apartarse de la legalidad.

“Entonces, un policía ve que una persona elude un control y se escapa, y ahí ¿Qué hace? O lo persigue a riesgo de que el sospechoso se accidente y el policía se coma un garrón por haberlo perseguido, o lo deja escapar y el damnificado denuncia que el móvil policial lo vio irse y no hizo nada, entonces ahí el funcionario deberá dar explicaciones a riesgo de que lo sancionen por omitir sus funciones. Es complejo. Pero acá vamos a analizar a ver qué fue lo que pasó”, indicaron altas fuentes policiales consultadas por este diario.

FOTO: Archivos Diario EL PUEBLO

El jefe de Policía de Salto pidió un informe completo sobre un operativo policial ocurrido en las últimas horas del pasado viernes por la noche, el que dejó como saldo a un adolescente de 16 años de edad, con diversas heridas en su cuerpo, al ser detenido y reducido por los funcionarios actuantes. El caso, que alertó a las autoridades policiales que ahora se abocarán a tratar de esclarecerlo, ocurrió el pasado fin de semana, cuando un joven que circulaba en moto sobre la medianoche del viernes para entrar a la madrugada del sábado, en las inmediaciones de la avenida Pascual Harriague y la vía férrea, intentó eludir un control policial que estaba apostado en el lugar, presuntamente por estar circulando en la moto de su padre sin la documentación correspondiente.

Por ese motivo, según aducen el adolescente y su familia, fue que el joven decidió pegar la vuelta y volver atrás, lo que a ojos de los efectivos de Radio Patrulla que vigilaban el lugar, se trataba de una posible maniobra de escape empleada por el presunto autor del robo de una moto.

En ese sentido, los funcionarios “debieron decidir entre quedarse quietos y ver cómo huía el sujeto, o perseguirlo y darle captura para aclarar el asunto”, informaron a este diario altas fuentes policiales consultadas al respecto.

A juicio de las autoridades, cuando ocurren este tipo de casos, se da “una línea muy delgada en la actuación policial que debe ser deducida por el funcionario y en este caso decidieron actuar y perseguir a quien aparecía como un presunto ladrón de motos o al menos sospechoso de cometer un delito”, dijeron a este diario las fuentes.

Los funcionarios de Radio Patrulla en ese momento, decidieron darle captura a quien aparecía como sospechoso de cometer un delito y la persecución tuvo su fin, el motonetista fue capturado y fue encerrado por los policías, quienes habrían sostenido que en estas circunstancias el adolescente de 16 años de edad, se resistió al arresto y en ese sentido, debieron emplear la fuerza, reduciendo a viva fuerza al joven.

Éste resultó con diversas heridas en sus miembros y en la cara, y tras ser llevado al Hospital local, le fueron comprobadas las heridas, por lo cual los familiares del adolescente hicieron saber del caso a las autoridades exigiendo una explicación sobre la actuación policial.

Asimismo, según pudo saber EL PUEBLO, los máximos jerarcas policiales del departamento, solicitaron a los encargados pertinentes un informe completo sobre las actuaciones de ese caso y en la presente jornada, el propio jefe de Policía, estará analizando la situación con la finalidad de estudiar cómo podría continuar este procedimiento.

SEGUNDO CASO

INVESTIGADO

Hay además otro caso reciente, cuya investigación sobre las actuaciones policiales aún está en curso, tanto a nivel de la Justicia como a nivel administrativo. Se trata del hecho en el que un paciente psiquiátrico perdió la vida, luego de haber sido retirado de su hogar por un grupo de funcionarios policiales,  los que fueron convocados en ese momento por la familia del ahora fallecido, para que el mismo fuera trasladado al Hospital al haber sufrido una descompensación.

El fallecimiento de esta persona se habría dado durante el traslado del mismo en el móvil policial, lo que determinó que los funcionarios policiales quedaran en el ojo de la tormenta y tras presentarse una denuncia ante el juzgado penal de turno por parte de los familiares del paciente trasladado, ahora los funcionarios policiales vienen siendo investigados para aclarar este asunto.

“EL GARRÓN”

En la jerga policial, cuando ocurren este tipo de casos, los funcionarios policiales manifiestan que “se están comiendo un garrón”, ya que muchas veces la interrogante surge a la hora de proceder en determinados casos, donde los funcionarios toman “el riesgo” y “no miden consecuencias”, explicó a EL PUEBLO un jerarca policial, que si bien admitió que “no quiere justificar un posible caso de abuso”, que reconoció que “también los hay”, sostuvo que mucha veces la actuación policial constituye un riesgo para el policía porque debe enfrentarse a una situación de violencia en la que a su vez no debe apartarse de la legalidad.

“Entonces, un policía ve que una persona elude un control y se escapa, y ahí ¿Qué hace? O lo persigue a riesgo de que el sospechoso se accidente y el policía se coma un garrón por haberlo perseguido, o lo deja escapar y el damnificado denuncia que el móvil policial lo vio irse y no hizo nada, entonces ahí el funcionario deberá dar explicaciones a riesgo de que lo sancionen por omitir sus funciones. Es complejo. Pero acá vamos a analizar a ver qué fue lo que pasó”, indicaron altas fuentes policiales consultadas por este diario.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...