Joven de 29 años falleció en el Hospital: le habían diagnosticado una “bacteria” y sería “apendicitis”

Joven de 29 años falleció en el Hospital: le habían diagnosticado una “bacteria” y sería “apendicitis”

Le dieron Novemina y la mandaron a la casa, la autopsia habría dado “peritonitis”

La muerte por presunta peritonitis de una mujer de 29 años de edad, vuelve a poner en el tapete a la atención médica en la sala de Emergencia del Hospital local, ya que los familiares de la misma y un edil del Partido Colorado, acusan a los funcionarios que la atendieron de haber cometido una “mala atención” de la paciente por parte de los médicos de guardia.

Al parecer, éstos no “habrían descubierto” que se trataba de un caso de apendicitis y omitieron una intervención quirúrgica, lo que determinó que a las pocas horas de haber sido llevada al Hospital y regresado a su casa, la mujer entrara en coma, fuera internada en CTI y falleciera.

Ahora los familiares de la misma, junto a los abogados de la familia han solicitado la historia clínica para conocer los detalles de la atención de esta persona y saber porqué los médicos no le prestaron, lo que ellos consideran, una asistencia debida para evitar su muerte.

Se trata de un nuevo caso que pone a los médicos y al sistema de atención de salud en la palestra pública, a dos años de la muerte del médico Pablo Gaudín, quien murió a manos del esposo de una paciente que falleciera en circunstancias problemáticas.

LA HISTORIA

En diálogo con EL PUEBLO, el edil del Partido Colorado, Marcelo Furtado, familiar de la fallecida, contó desde su óptica, cómo se sucedieron los hechos que le tocó vivir a él y a los demás familiares de la fallecida, en la sala de Emergencias del Hospital local. Desde el arribo de ésta a la misma, hasta su internación y posterior fallecimiento.

Pasó el 4 de enero. Era martes antes de la víspera de Reyes Magos. Leticia Perdigón de 29 años de edad, estaba trabajando en un establecimiento rural cerca de Villa Constitución, cuando de pronto empezó a sentirse mal.

Marcelo Furtado relató a este diario que por este motivo “a ella la trajeron hasta el Hospital y la fue a esperar una cuñada, porque el muchacho que la traía la notó mal y avisó a los familiares, y en 10 minutos la atendió un médico. Le diagnosticó que posiblemente tendría una infección urinaria, le dio un antibiótico. Y como a ella le dolían las piernas, le recetó Noveminas y la envió para la casa”, según el relato de Furtado sobre lo sucedido el martes 4 de enero.

Pero esa noche, Leticia habría pasado muy mal y al día siguiente se levantó de la cama y por la debilidad que tenía sufrió un desmayo. Sus familiares solo atinaron a llevarla nuevamente hasta el Hospital. Aunque la situación se complicaba.

“Ese día a Leticia la trataron mal. Incluso a ella la llevaron en un auto y le llevaron una silla para sentarse y le dijeron que no podía estar sentada y en ese momento estaba llena la sala de Emergencia. Fue a las ocho de la mañana y la atendieron sobre las diez”, cuenta Furtado acerca de cómo sucedieron los hechos esa terrible mañana para la familia Perdigón.

“Allí la vio una médica, y se da cuenta que ella estaba realmente muy mal y dijo que tenía una bacteria fulminante, y le anunció a la familia que iba a hacer todo lo posible para salvarla pero que era muy difícil”, manifestó. E incluso comentó, que la médica le dijo a la familia de Leticia “que le extrañaba que no le hubieran mandado a hacer un examen el día anterior”, cuando había ido a atenderse y la mandaron a la casa nuevamente con una receta para tomar Novemina.

El edil y familiar de la fallecida contó a EL PUEBLO que “tras hacerle una ecografía, dio como resultado una posible infección en un riñón y una posible infección en la vía urinaria, pero que si bien no tenían claro de qué se trataba, sabían que era una bacteria fulminante”, allí en más comenzó la cuenta regresiva y las horas fueron críticas.

Furtado señala que a Leticia la internaron de inmediato y a las dos de la tarde, tres horas después de este diagnóstico, la pasaron al CTI. “La médica nos dijo que si ella se estabilizaba, decían que ‘la operaban y la vaciaban’. A eso de las seis de la tarde le hicieron una tomografía donde le salió como resultado que tenía varias infecciones”, entraron a vivir un panorama desolador y las esperanzas se desvanecían.

Tras doce horas de internación en CTI, Leticia, una mujer de 29 años de edad, madre de dos hijos, que había venido el día antes con un malestar desde Villa Constitución, fallecía a las dos de la madrugada del 6 de enero, en el Hospital local.

LA AUTOPSIA

Cuando falleció Leticia, los médicos que la asistían solo atinaron a decirle a sus familiares, lo mismo que le habían transmitido antes que “tenía una bacteria fulminante”. Además, Leticia tenía un embarazo de dos meses, “el cual los médicos advirtieron que se encontraba bien, según lo que nos decían a nosotros”, indicó Furtado.

Antes de realizarse el sepelio de Leticia Perdigón García da Rosa, el jueves 6 de enero, se le practicó una autopsia en la morgue judicial ubicada en el Cementerio Central. Según afirma Marcelo Furtado, del protocolo de la autopsia, surgía que “tenía peritonitis”. Algo que los “sorprendió a todos y que ahora estamos analizando la situación”.

El abogado Darío Perdigón es hermano de Leticia y está analizando todo lo sucedido. “Él la acompañó hasta lo último. La Historia Clínica se la dieron ayer (el martes 11) y él pidió asesoramiento para comenzar a trabajar en este caso”, dijo.

NO ES LA PRIMERA VEZ

Por su condición de edil departamental, Marcelo Furtado, dijo que llevará algún planteo de este tenor ante la Junta Departamental “porque no es la primera vez que pasa un hecho de estas características y si bien uno no quiere generalizar, hay mal trato hacia los pacientes y ella si bien falleció, se había llevado una mala imagen del personal porque la maltrataron. Ya que ella no se sentía bien para ir al baño y le decían que sí podía, que no estaba tan mal. Y son cosas que no pueden pasar”, denunció.

Sostuvo que “pasaron 14 horas de su primera asistencia y la ingresaron al CTI, y solamente le habían recetado una Novemina. Esas horas entre que la mandaron para la casa y que volvió al Hospital habrían sido cruciales para salvarle la vida. Porque si ella tenía apendicitis y se volvió con peritonitis”.

Los familiares no hablaron con los médicos tratantes porque según estimó Marcelo Furtado “las cosas sucedieron tan rápido que no nos dimos cuenta. Ellos ya sabían que tenía peritonitis, porque nos decían que solo operándola se salvaría, eso quiere decir que ellos (los médicos), ya lo sabían. Yo creo que no nos querían decir nada, es eso. Porque además el médico que la vio no le mandó a hacer ningún estudio de nada”.

Nuestro informante dijo que él habló con “quien la trajo y ella estaba muy mal, estaba con fiebre, mal, y la atención de ella duró 10 minutos. Eso fue lo que más nos dolió porque ahí prácticamente se selló la vida de ella, porque ahí era la única manera que si hubieran hecho algo la habrían salvado”.

Leticia dejó dos hijos pequeños que están en casa de sus abuelos, donde permanecerán el resto de su niñez.

EL HOSPITAL SABE

Por su parte, si bien el director del Hospital local, Juan Pablo Cesio se encuentra de vacaciones, dijo a EL PUEBLO desde el balneario A-tlántida en Canelones, que “sabe que algo así ocurrió, aunque no ha estado en tema” por encontrarse gozando de sus vacaciones anuales. Pero confirmó que este hecho, al menos existió.

No obstante, los familiares de Leticia Perdigón comentaron a EL PUEBLO que el hermano de la fallecida, el abogado Darío Perdigón, está trabajando en el caso y analizará el alcance de la situación. Los familiares no descartan que se trate de otro caso de mala praxis médica y compararon la situación con el emblemático caso de la niña Blanquita Filippini, que conmovió al país.