Joven salteño falleció trágicamente al ser alcanzado por un rayo en playa Montoya cercana a Punta del Este

Joven salteño falleció trágicamente al ser alcanzado por un rayo en playa Montoya cercana a Punta del Este
La caída de un rayo que alcanzó de lleno a un joven trabajador salteño, que circunstancialmente se hallaba desempeñando tareas en el  Este, resultó fatal.
Luciano Montemuro, joven salteño de 24 años, falleció el sábado en horas de la tarde al ser alcanzado por un rayo. Se encontraba debajo de una sombrilla, aparentemente de mango metálico, colocada en la playa Montoya de La Barra cuando fue impactado por el rayo.
El joven se encontraba junto a su madre y otros familiares que al parecer también fueron alcanzados por la descarga eléctrica, aunque no sufrieron lesiones de gravedad.
Montemuro, hijo único del disc jockey salteño José Eduardo Montemuro,  fue trasladado en primera instancia por una unidad de Policía Caminera hasta pasar el puente ondulante sobre el arroyo Maldonado. En el lugar aguardaba una unidad de emergencia médica la que, por razones administrativas, no cruza el puente de La Barra, según informó El País,
Extraoficialmente, EL PUEBLO pudo saber que el joven estudiaba en el Instituto IGA y trabajaba en un local de la Zapateria Stadium en nuestra ciudad, y se había ido a trabajar en la temporada en el Este. En nuestra ciudad se domiciliaba en la zona de Saladero
EL ÚNICO RAYO
QUE CAYÓ
En tanto a través del corresponsal de Clarín, de Buenos Aires,  pudimos obtener datos otros detalles del trágico hecho.
El sábado fue un día normal de playa, por momentos con sol y por momentos nublado, hasta que a eso de las 17 el cielo se encapotó, y al rato comenzó a lloviznar. Ya antes, y también durante la llovizna (típica de verano, sin las características de tormenta eléctrica) la gente abandonó la playa, y solo quedaron unos cinco surfistas y Montemuro y su familia, que decidieron guarecerse bajo una sombrilla, a 40 metros de la caseta de los guardavidas.
En determinado momento en que la lluvia parecía volverse más tenue, un único y sorpresivo rayo alcanzó a la sombrilla de Montemuro, quien cayó desvanecido. Escuchamos el ruido y advertimos enseguida que había impactado sobre la arena. A los segundos vimos y escuchamos a la madre del muchacho, desesperada, pidiendo auxilio, contó a Clarín José Luis Salazar, unos de los guardavidas que, junto a su compañero y dos oficiales de prefectura que suelen estar en Montoya, fueron los primeros que acudieron a ayudar a la señora, de nombre Silvia Galli y a su pareja, Roque Machado, que resultaron levemente heridos.
Casi de inmediato del parador nos acercaron un desfibrilador y nos dispusimos a hacer maniobras de respiración cardiopulmonar, pero en ese instante empezó a llover en forma copiosa, por lo que no pudimos seguir usando el equipo, relató Salazar. Decidimos entonces llevar al muchacho hasta el móvil de policía caminera, que suele estar apostado en la ruta a la altura de la playa, para que pudiera trasladarlo rumbo a Punta del Este y Maldonado, hasta encontrarse con la emergencia móvil, y así ganar tiempo.
El auto de caminera encontró a la ambulancia poco antes de que esta llegara al puente ondulado, sobre el arroyo Maldonado. Los médicos que venían en la emergencia enseguida lo inyectaron y entubaron, ahí todavía estaba vivo. Pero aparentemente no llegó al hospital, porque al rato, cuando regresamos a la playa, nos enteramos de que había fallecido, explicó Salazar.
El cuerpo del infortunado joven fue trasladado a nuestra cuidad ayer.
LA CONGOJA
DE UN AMIGO
DESDE ESPAÑA
En tanto en  la Redacción de EL PUEBLO, se recibió ayer a la tarde una llamada desde  Gran Canarias, España, desde donde el joven Maximiliano Daniel Porto Barth, amigo personal de Luciano, que no salía de su asombro por el trágico fallecimiento de su amigo en nuestro país se comunicó con nosotros para tratar de confirmar el hecho y acercar a través de EL PUEBLO, su solidaridad con la familia del amigo en estas horas de dolor.

La caída de un rayo que alcanzó de lleno a un joven trabajador salteño, que circunstancialmente se hallaba desempeñando tareas en el  Este, resultó fatal.

Luciano Montemuro, joven salteño de 24 años, falleció el sábado en horas de la tarde al ser alcanzado por un rayo. Se encontraba debajo de una sombrilla, aparentemente de mango metálico, colocada en la playa Montoya de La Barra cuando fue impactado por el rayo.

El joven se encontraba junto a su madre y otros familiares que al parecer también fueron alcanzados por la descarga eléctrica, aunque no sufrieron lesiones de gravedad.

Montemuro, hijo único del disc jockey salteño José Eduardo Montemuro,  fue trasladado en primera instancia por una unidad de Policía Caminera hasta pasar el puente ondulante sobre el arroyo Maldonado. En el lugar aguardaba una unidad de emergencia médica la que, por razones administrativas, no cruza el puente de La Barra, según informó El País,

Extraoficialmente, EL PUEBLO pudo saber que el joven estudiaba en el Instituto IGA y trabajaba en un local de la Zapateria Stadium en nuestra ciudad, y se había ido a trabajar en la temporada en el Este. En nuestra ciudad se domiciliaba en la zona de Saladero

EL ÚNICO RAYO QUE CAYÓ

En tanto a través del corresponsal de Clarín, de Buenos Aires,  pudimos obtener datos otros detalles del trágico hecho.

El sábado fue un día normal de playa, por momentos con sol y por momentos nublado, hasta que a eso de las 17 el cielo se encapotó, y al rato comenzó a lloviznar. Ya antes, y también durante la llovizna (típica de verano, sin las características de tormenta eléctrica) la gente abandonó la playa, y solo quedaron unos cinco surfistas y Montemuro y su familia, que decidieron guarecerse bajo una sombrilla, a 40 metros de la caseta de los guardavidas.

En determinado momento en que la lluvia parecía volverse más tenue, un único y sorpresivo rayo alcanzó a la sombrilla de Montemuro, quien cayó desvanecido. Escuchamos el ruido y advertimos enseguida que había impactado sobre la arena. A los segundos vimos y escuchamos a la madre del muchacho, desesperada, pidiendo auxilio, contó a Clarín José Luis Salazar, unos de los guardavidas que, junto a su compañero y dos oficiales de prefectura que suelen estar en Montoya, fueron los primeros que acudieron a ayudar a la señora, de nombre Silvia Galli y a su pareja, Roque Machado, que resultaron levemente heridos.

Casi de inmediato del parador nos acercaron un desfibrilador y nos dispusimos a hacer maniobras de respiración cardiopulmonar, pero en ese instante empezó a llover en forma copiosa, por lo que no pudimos seguir usando el equipo, relató Salazar. Decidimos entonces llevar al muchacho hasta el móvil de policía caminera, que suele estar apostado en la ruta a la altura de la playa, para que pudiera trasladarlo rumbo a Punta del Este y Maldonado, hasta encontrarse con la emergencia móvil, y así ganar tiempo.

El auto de caminera encontró a la ambulancia poco antes de que esta llegara al puente ondulado, sobre el arroyo Maldonado. Los médicos que venían en la emergencia enseguida lo inyectaron y entubaron, ahí todavía estaba vivo. Pero aparentemente no llegó al hospital, porque al rato, cuando regresamos a la playa, nos enteramos de que había fallecido, explicó Salazar.

El cuerpo del infortunado joven fue trasladado a nuestra cuidad ayer.

LA CONGOJA DE UN AMIGO DESDE ESPAÑA

En tanto en  la Redacción de EL PUEBLO, se recibió ayer a la tarde una llamada desde  Gran Canarias, España, desde donde el joven Maximiliano Daniel Porto Barth, amigo personal de Luciano, que no salía de su asombro por el trágico fallecimiento de su amigo en nuestro país se comunicó con nosotros para tratar de confirmar el hecho y acercar a través de EL PUEBLO, su solidaridad con la familia del amigo en estas horas de dolor.