La Policía analiza con el Patronato de Salto un espacio de internación para adictos a la pasta base, sería en Garibaldi

La Policía analiza con el Patronato de Salto un espacio de  internación para adictos a la pasta base, sería en Garibaldi
“La policía no solo debe buscar la represión, sino tratar de ayudar a esta gente desde otra óptica, con otro tipo de medidas, porque el problema de la pasta base sigue creciendo, y el daño que se está causando es mucho”, dijo el jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Carlos Ayuto, a EL PUEBLO, en relación al creciente problema que se plantea en nuestra ciudad, con el incremento de consumidores de pasta base.
“La verdad que no me había enterado de que había ocurrido” (la marcha de los padres de los adolescentes que han fallecido hasta ahora como consecuencia del consumo de esta droga, que según denunciaron en lo que va del año han sido 19 las personas que se autoeliminaron como causa de su adicción) “porque yo no estaba acá, pero me parece muy bien que ese tipo de manifestaciones exista y que además los padres de los jóvenes que consumen pasta base se involucren en esta problemática para ayudarnos a combatirla”, expresó Ayuto.
“Creo que la instancia de la internación es algo que puede ayudar, en el sentido de que si no hay más compradores, no habrá más demanda y si no hay más demanda, no habrá más vendedores. Entonces tenemos que apuntar a llegar a eso en algún momento”, señaló el jefe de Policía de Salto, Carlos Ayuto.
En ese aspecto, según informó Ayuto, el Comando de la Policía viene trabajando junto al Patronato de Salto, en la posibilidad de lograr un espacio que pueda ser destinado a la internación compulsiva de los adictos a la pasta base, con medidas socioeducativas y de contención adecuadas, con la finalidad de lograr la recuperación de los adictos.
Ese espacio, estaría ubicado en la zona de Colonia Garibaldi, aunque por el momento se trata de una idea que se pretende ejecutar cuanto antes, porque la problemática debe enfrentarse de una vez, ante una situación que pasa a ser desesperante.
NO SE HACE MUCHO
Por otro lado y según pudo saber EL PUEBLO hay voces que se alzan dentro de la policía, que opinan que el Estado “no está haciendo mucho en cuanto al combate a la pasta base y en ese aspecto, se limita a la práctica represora de la Policía, lo que no soluciona el problema de fondo, porque al consumidor hay que tratarlo como a un enfermo y actuar en consecuencia, algo que no lo está haciendo el Estado en este momento”.
Aunque asimismo, las directivas que se imparten son las de terminar con todas las bocas de venta de pasta base que pululan en la ciudad y para eso, la Policía ha implementado sendos operativos para terminar con los lugares de venta de esta droga, que son muchos en la ciudad.
En Salto, el delito más atacado durante los dos últimos años, ha sido la venta de estupefacientes y en ese sentido, el mismo se ha transformado tristemente en un negocio familiar, ya que cuando cae el vendedor, lo siguen sus familiares, en algunos casos hasta sus padres, tal como ha ocurrido en diferentes casos.
Uno de los hechos más notorios, ocurrió hace pocos días en la zona del barrio Fátima, donde a los pocos días de que cayera preso uno de los sujetos autores de la venta de pasta base para toda esa zona, la boca de venta fue continuada por su madre y hermanas, las que fueron apresadas y hoy también se encuentran en prisión.
Empero, el pasado domingo, los padres que denunciaron el caso de sus hijos consumidores de pasta base, denunciaron que alertaron a la Policía en reiteradas oportunidades señalando con “el dedo” distintas casas donde se produce la venta de esta droga y reafirmaron que “la policía en estos casos no hace nada”.
Para el jefe de Policía de Salto, esta situación no es “tan así”. Consultado por EL PUEBLO sobre este asunto, Ayuto dijo que “a veces la gente cree que con venir y señalarnos con el dedo algunos lugares donde se vende pasta base ya es suficiente y no es así, porque nosotros debemos preparar todo un trabajo de inteligencia, para poder juntar pruebas contundentes que nos permitan tener resultados ante la justicia, sino de nada vale que detengamos a una persona y la llevemos ante el juez y como no hay pruebas, los tenemos que soltar”.
“Pero el tema no es ese, sino que se preparan para recibirnos y la próxima vez que vamos, ya no los agarramos más porque toman las precauciones para evitarnos”, consideró.
Asimismo, los padres reclaman una ley de internación compulsiva con tratamientos acordes y contención adecuada para recuperar a los adictos.
Algo con lo que la policía está de acuerdo, pero señala que no depende de ellos, sino de un estado de situación que debe generarse a nivel del Estado, y por lo tanto, sostienen que su labor es continuar con la represión de este delito.

“La policía no solo debe buscar la represión, sino tratar de ayudar a esta gente desde otra óptica, con otro tipo de medidas, porque el problema de la pasta base sigue creciendo, y el daño que se está causando es mucho”, dijo el jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Carlos Ayuto, a EL PUEBLO, en relación al creciente problema que se plantea en nuestra ciudad, con el incremento de consumidores de pasta base.

“La verdad que no me había enterado de que había ocurrido” (la marcha de los padres de los adolescentes que han fallecido hasta ahora como consecuencia del consumo de esta droga, que según denunciaron en lo que va del año han sido 19 las personas que se autoeliminaron como causa de su adicción) “porque yo no estaba acá, pero me parece muy bien que ese tipo de manifestaciones exista y que además los padres de los jóvenes que consumen pasta base se involucren en esta problemática para ayudarnos a combatirla”, expresó Ayuto.

“Creo que la instancia de la internación es algo que puede ayudar, en el sentido de que si no hay más compradores, no habrá más demanda y si no hay más demanda, no habrá más vendedores. Entonces tenemos que apuntar a llegar a eso en algún momento”, señaló el jefe de Policía de Salto, Carlos Ayuto.

En ese aspecto, según informó Ayuto, el Comando de la Policía viene trabajando junto al Patronato de Salto, en la posibilidad de lograr un espacio que pueda ser destinado a la internación compulsiva de los adictos a la pasta base, con medidas socioeducativas y de contención adecuadas, con la finalidad de lograr la recuperación de los adictos.

Ese espacio, estaría ubicado en la zona de Colonia Garibaldi, aunque por el momento se trata de una idea que se pretende ejecutar cuanto antes, porque la problemática debe enfrentarse de una vez, ante una situación que pasa a ser desesperante.

NO SE HACE MUCHO

Por otro lado y según pudo saber EL PUEBLO hay voces que se alzan dentro de la policía, que opinan que el Estado “no está haciendo mucho en cuanto al combate a la pasta base y en ese aspecto, se limita a la práctica represora de la Policía, lo que no soluciona el problema de fondo, porque al consumidor hay que tratarlo como a un enfermo y actuar en consecuencia, algo que no lo está haciendo el Estado en este momento”.

Aunque asimismo, las directivas que se imparten son las de terminar con todas las bocas de venta de pasta base que pululan en la ciudad y para eso, la Policía ha implementado sendos operativos para terminar con los lugares de venta de esta droga, que son muchos en la ciudad.

En Salto, el delito más atacado durante los dos últimos años, ha sido la venta de estupefacientes y en ese sentido, el mismo se ha transformado tristemente en un negocio familiar, ya que cuando cae el vendedor, lo siguen sus familiares, en algunos casos hasta sus padres, tal como ha ocurrido en diferentes casos.

Uno de los hechos más notorios, ocurrió hace pocos días en la zona del barrio Fátima, donde a los pocos días de que cayera preso uno de los sujetos autores de la venta de pasta base para toda esa zona, la boca de venta fue continuada por su madre y hermanas, las que fueron apresadas y hoy también se encuentran en prisión.

Empero, el pasado domingo, los padres que denunciaron el caso de sus hijos consumidores de pasta base, denunciaron que alertaron a la Policía en reiteradas oportunidades señalando con “el dedo” distintas casas donde se produce la venta de esta droga y reafirmaron que “la policía en estos casos no hace nada”.

Para el jefe de Policía de Salto, esta situación no es “tan así”. Consultado por EL PUEBLO sobre este asunto, Ayuto dijo que “a veces la gente cree que con venir y señalarnos con el dedo algunos lugares donde se vende pasta base ya es suficiente y no es así, porque nosotros debemos preparar todo un trabajo de inteligencia, para poder juntar pruebas contundentes que nos permitan tener resultados ante la justicia, sino de nada vale que detengamos a una persona y la llevemos ante el juez y como no hay pruebas, los tenemos que soltar”.

“Pero el tema no es ese, sino que se preparan para recibirnos y la próxima vez que vamos, ya no los agarramos más porque toman las precauciones para evitarnos”, consideró.

Asimismo, los padres reclaman una ley de internación compulsiva con tratamientos acordes y contención adecuada para recuperar a los adictos.

Algo con lo que la policía está de acuerdo, pero señala que no depende de ellos, sino de un estado de situación que debe generarse a nivel del Estado, y por lo tanto, sostienen que su labor es continuar con la represión de este delito.