La Policía realizó una escalada de allanamientos en varios barrios salteños buscando a los asaltantes

La Policía realizó una escalada de allanamientos  en varios barrios salteños buscando a los asaltantes
Las máximas autoridades policiales están detrás de un grupo de personas vinculadas a los dos asaltos ocurridos en las últimas horas en nuestra ciudad, los que han generado alarma pública y honda preocupación entre las jerarquías porque en uno de los casos, no cuentan hasta el momento con información concreta sobre los autores de este hecho, y en el otro la operación quedó inconclusa; ya que solo pudieron detener a uno de los participantes en este caso, quien ya se encuentra en prisión.
Ayer por la mañana, los integrantes del Comando de la Jefatura de Policía mantuvieron una reunión en la que abordaron distintos temas, pero principalmente los atinentes a los dos asaltos a mano armada que se registraron en la última semana y que aún no fueron del todo aclarados.
Desde el martes, cuando ocurrió el asalto a la casa de electricidad Electro Este de la calle Agraciada y 1º de Mayo, la Policía aceleró las medidas y lleva adelante una escalada de allanamientos con la finalidad de poder detener a los responsables del asunto.
Los hicieron en distintos barrios de la ciudad y en todos los casos, no encontraron evidencia que incriminara a los investigados. Pero sí pusieron en alerta que entre filas policiales se ha dispuesto un accionar riguroso y de mano firme con los posibles agentes de delito que conoce la Policía, que más allá de pruebas, sabe que están involucrados a diferentes hechos que se perpetran a diario en nuestro medio.
CON TODO
Lanzaron una verdadera cacería detrás de los asaltantes para frenar una ola de violencia que quiere mostrarse. Según indicaron fuentes policiales a EL PUEBLO, muchos delincuentes consideran que Salto es un lugar tranquilo y que por lo tanto pueden actuar con mayor impunidad. Además consignaron los informantes que si no ocurren más hechos delictivos, es porque no existe un entorno criminal más pesado con intenciones de ingresar a nuestro medio a cometerlos.
Las fuentes policiales consultadas por este diario, confirman que los índices delictivos que maneja la Policía, arrojan como resultado un crecimiento sustantivo en los delitos más pesados como las rapiñas, el tráfico de drogas y los homicidios, así como las tentativas de los mismos, y si bien Salto es un lugar que no está acostumbrado a los asaltos a mano armada que pongan la vida de personas inocentes en peligro, estas situaciones provocan un nuevo diseño de los aspectos relacionados a la seguridad pública y un mayor rigor en la actuación, al menos así lo habrían manejado ayer los integrantes del Comando de la Jefatura que estuvieron reunidos pensando en introducir modificaciones a las estrategias de seguridad vigentes.
UNO NO Y EL OTRO
A MEDIAS
La Policía estuvo realizando una escalada de actuaciones en las últimas horas en los distintos barrios de Salto en busca de los asaltantes. Quieren evitar a como sea que ocurra otro hecho similar en las próximas horas, al menos en las más próximas, por parte de quienes lograron hacer de las suyas y hasta ahora no han sido atrapados.
Por esta razón, una serie de allanamientos se realizaron en distintos barrios de la ciudad, donde la Policía pensaba que podían encontrarse los autores de este hecho. Empero, no encontraron las pruebas suficientes para lograr incriminarlos y todo vuelve a fojas cero cuando esto ocurre.
En uno de los procedimientos la patrulla civil de la Seccional Segunda detuvo a tres personas que se encontraban en el interior de un automóvil de alquiler y que no eran oriundos de nuestro departamento, pero finalmente no hubo evidencia de que pudieran estar implicados en este hecho y fueron liberados.
Por lo tanto, hay una serie de medidas dispuestas que se cumplirán en las próximas horas, con la finalidad de encontrar como sea a quienes cometieron los delitos que dispararon alarma pública sobre la situación de inseguridad en la población.
Mientras que en el caso de la estación de servicio, el hecho está orientado en la captura de un ex recluso que está sindicado como el autor del atraco a la estación de servicio, mientras su compañero lo esperaba en la moto que lo había trasladado. Se trata de un salteño con profusos antecedentes penales, que se encontraba radicado en Salto desde que salió de la cárcel, ya que tiene en su haber diversos antecedentes, algunos de ellos por rapiña.
Aunque ahora se dio a la fuga y la Policía viene registrando distintos barrios de Salto con la finalidad de dar con este sujeto, así como también tendió los cables hacia la capital del país y zonas aledañas manejando la posibilidad de que se encuentre por esa zona.
EN OBSERVACIÓN
En tanto, el recluso que el pasado miércoles por la noche ingirió dos mangos de cucharas y motivó una revuelta por parte de sus compañeros cuando la atención médica se hizo esperar, se encuentra internado en el Hospital local en estado de observación y en buen estado de salud, informaron a EL PUEBLO fuentes policiales.
Según dijeron los informantes, se trata de un conocido delincuente con un vasto ingreso a comisarías como menor infractor, que ingirió dos mangos de cucharas. Sus compañeros de reclusión, del mismo barrio y vinculados en las mismas fechorías, exigieron a la guardia su traslado inmediato al Hospital, pero mientras realizaban las consultas, éstos, motivados por la demora, ganaron el pasillo rompiendo el candado de la puerta del pabellón, quemaron un trozo de un colchón y algunas ropas, lo que motivó el accionar inmediato de la guardia con la convocatoria del grupo de choque.
Pero minutos después concurrió el director del establecimiento, el comisario Héctor Falcioni, que ingresó al lugar y al ordenar el traslado del recluso, logró disuadir a los presos que volvieron a su pabellón. El delincuente que se autoflageló sigue internado.

Las máximas autoridades policiales están detrás de un grupo de personas vinculadas a los dos asaltos ocurridos en las últimas horas en nuestra ciudad, los que han generado alarma pública y honda preocupación entre las jerarquías porque en uno de los casos, no cuentan hasta el momento con información concreta sobre los autores de este hecho, y en el otro la operación quedó inconclusa; ya que solo pudieron detener a uno de los participantes en este caso, quien ya se encuentra en prisión.

Ayer por la mañana, los integrantes del Comando de la Jefatura de Policía mantuvieron una reunión en la que abordaron distintos temas, pero principalmente los atinentes a los dos asaltos a mano armada que se registraron en la última semana y que aún no fueron del todo aclarados.

Desde el martes, cuando ocurrió el asalto a la casa de electricidad Electro Este de la calle Agraciada y 1º de Mayo, la Policía aceleró las medidas y lleva adelante una escalada de allanamientos con la finalidad de poder detener a los responsables del asunto.

Los hicieron en distintos barrios de la ciudad y en todos los casos, no encontraron evidencia que incriminara a los investigados. Pero sí pusieron en alerta que entre filas policiales se ha dispuesto un accionar riguroso y de mano firme con los posibles agentes de delito que conoce la Policía, que más allá de pruebas, sabe que están involucrados a diferentes hechos que se perpetran a diario en nuestro medio.

CON TODO

Lanzaron una verdadera cacería detrás de los asaltantes para frenar una ola de violencia que quiere mostrarse. Según indicaron fuentes policiales a EL PUEBLO, muchos delincuentes consideran que Salto es un lugar tranquilo y que por lo tanto pueden actuar con mayor impunidad. Además consignaron los informantes que si no ocurren más hechos delictivos, es porque no existe un entorno criminal más pesado con intenciones de ingresar a nuestro medio a cometerlos.

Las fuentes policiales consultadas por este diario, confirman que los índices delictivos que maneja la Policía, arrojan como resultado un crecimiento sustantivo en los delitos más pesados como las rapiñas, el tráfico de drogas y los homicidios, así como las tentativas de los mismos, y si bien Salto es un lugar que no está acostumbrado a los asaltos a mano armada que pongan la vida de personas inocentes en peligro, estas situaciones provocan un nuevo diseño de los aspectos relacionados a la seguridad pública y un mayor rigor en la actuación, al menos así lo habrían manejado ayer los integrantes del Comando de la Jefatura que estuvieron reunidos pensando en introducir modificaciones a las estrategias de seguridad vigentes.

UNO NO Y EL OTRO

A MEDIAS

La Policía estuvo realizando una escalada de actuaciones en las últimas horas en los distintos barrios de Salto en busca de los asaltantes. Quieren evitar a como sea que ocurra otro hecho similar en las próximas horas, al menos en las más próximas, por parte de quienes lograron hacer de las suyas y hasta ahora no han sido atrapados.

Por esta razón, una serie de allanamientos se realizaron en distintos barrios de la ciudad, donde la Policía pensaba que podían encontrarse los autores de este hecho. Empero, no encontraron las pruebas suficientes para lograr incriminarlos y todo vuelve a fojas cero cuando esto ocurre.

En uno de los procedimientos la patrulla civil de la Seccional Segunda detuvo a tres personas que se encontraban en el interior de un automóvil de alquiler y que no eran oriundos de nuestro departamento, pero finalmente no hubo evidencia de que pudieran estar implicados en este hecho y fueron liberados.

Por lo tanto, hay una serie de medidas dispuestas que se cumplirán en las próximas horas, con la finalidad de encontrar como sea a quienes cometieron los delitos que dispararon alarma pública sobre la situación de inseguridad en la población.

Mientras que en el caso de la estación de servicio, el hecho está orientado en la captura de un ex recluso que está sindicado como el autor del atraco a la estación de servicio, mientras su compañero lo esperaba en la moto que lo había trasladado. Se trata de un salteño con profusos antecedentes penales, que se encontraba radicado en Salto desde que salió de la cárcel, ya que tiene en su haber diversos antecedentes, algunos de ellos por rapiña.

Aunque ahora se dio a la fuga y la Policía viene registrando distintos barrios de Salto con la finalidad de dar con este sujeto, así como también tendió los cables hacia la capital del país y zonas aledañas manejando la posibilidad de que se encuentre por esa zona.

EN OBSERVACIÓN

En tanto, el recluso que el pasado miércoles por la noche ingirió dos mangos de cucharas y motivó una revuelta por parte de sus compañeros cuando la atención médica se hizo esperar, se encuentra internado en el Hospital local en estado de observación y en buen estado de salud, informaron a EL PUEBLO fuentes policiales.

Según dijeron los informantes, se trata de un conocido delincuente con un vasto ingreso a comisarías como menor infractor, que ingirió dos mangos de cucharas. Sus compañeros de reclusión, del mismo barrio y vinculados en las mismas fechorías, exigieron a la guardia su traslado inmediato al Hospital, pero mientras realizaban las consultas, éstos, motivados por la demora, ganaron el pasillo rompiendo el candado de la puerta del pabellón, quemaron un trozo de un colchón y algunas ropas, lo que motivó el accionar inmediato de la guardia con la convocatoria del grupo de choque.

Pero minutos después concurrió el director del establecimiento, el comisario Héctor Falcioni, que ingresó al lugar y al ordenar el traslado del recluso, logró disuadir a los presos que volvieron a su pabellón. El delincuente que se autoflageló sigue internado.







El tiempo

Ediciones anteriores

octubre 2018
L M X J V S D
« sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

  • Otras Noticias...