Los ladrones “rompe vidrieras” eran primarios y uno de ellos cobraría una pensión por invalidez

Los ladrones “rompe vidrieras” eran primarios y uno de ellos cobraría una pensión por invalidez
El caso de los ladrones que rompieron las vidrieras de dos comercios
para robar diferentes artículos sigue teniendo derivaciones importantes. En nuestra edición de la víspera, dábamos cuenta de que ambos sujetos habían sido procesados sin prisión. Esto se debió, según confiaron fuentes policiales a EL PUEBLO, a que los dos individuos eran primarios, o sea que no tenían antecedentes penales.
Según trascendió, uno de los delincuentes cobra una pensión por invalidez, aunque no es inimputable, según la visión de la justicia.
Los dos malhechores admitieron ser los autores del robo de dos bicicletas en un comercio de la familia Rossi, establecido en calles Andrés Latorre y Rincón, y de dos guitarras eléctricas y dos criollas en un comercio de la firma Baiz Electrónica, sito en Rivera y Rincón. Los ladrones hurtaron los birrodados luego de romper la vidriera del primer establecimiento de una pedrada, y cuando transitaban en los vehículos robados, vieron la ocasión de cometer otro ilícito, emprendiéndola nuevamente contra Baiz Electrónica por lo que rompieron el vidrio principal del segundo comercio y se llevaron otros artículos.
LOS CASTIGOS
Puesto en conocimiento del caso, el magistrado actuante dispuso el procesamiento sin prisión de los jóvenes de iniciales D.D.G y C.D.S. por dos delitos de hurto especialmente agravados. Como medida sustitutiva a la cárcel, los individuos permanecerán
arrestados durante el fin de semana en la seccional más próxima a su domicilio, en la que deberán presentarse a las cinco de la tarde del sábado, para abandonar la sede policial el lunes a las cinco de la mañana. El castigo es por 120 días.
El juez penal de turno también dispuso el procesamiento sin prisión de un hombre de iniciales R.D.F.A. por un delito de receptación. Este sujeto, que había comprado una de las guitarras robadas, también deberá presentarse en la seccional correspondiente a su domicilio, aunque sólo permanecerá en ella por espacio de una hora, tres veces por semana en días no consecutivos. Este castigo se extenderá por 90 días.
ASÍ SUCEDIERON
LOS HECHOS
El primer robo ocurrió a las dos de la madrugada del lunes, cuando un fuerte estruendo despertó a los vecinos de la zona, quienes vieron a dos jóvenes sacando dos bicicletas del comercio de la calle Andrés Latorre. Según presumen las autoridades policiales, los delincuentes habían planificado el robo, por lo que no fue una decisión tomada en el momento de pasar por el local damnificado.
A esta conclusión llegaron tras observar la importante piedra con la que rompieron uno de los gruesos vidrios laterales a la puerta principal por calle Andrés Latorre, ya que la piedra tenía restos de cal, por lo que se cree que fue retirada de una obra en construcción cercana.
Pero no conformes con este robo, los jóvenes cometieron otra fechoría: saliendo alrededor de tres horas después desde su domicilio en barrio Ceibal hacia el centro de la ciudad donde la emprendieron nuevamente con una vidriera de Baiz Electrónica.
Este segundo hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad del lugar, donde se percibió que dos jóvenes llegaron al comercio en cuestión en sendas bicicletas, que resultaron ser las robadas anteriormente.
Tras ver las imágenes, los policías identificaron a los delincuentes rápidamente, por lo que realizaron un allanamiento en la finca del barrio Ceibal donde ambos residen y los apresaron. Pese a que los dos jóvenes eran “conocidos” por las fuerzas del orden, ninguno registraba antecedentes penales, lo que fue clave para eludir la cárcel.

El caso de los ladrones que rompieron las vidrieras de dos comercios

para robar diferentes artículos sigue teniendo derivaciones importantes. En nuestra edición de la víspera, dábamos cuenta de que ambos sujetos habían sido procesados sin prisión. Esto se debió, según confiaron fuentes policiales a EL PUEBLO, a que los dos individuos eran primarios, o sea que no tenían antecedentes penales.

Según trascendió, uno de los delincuentes cobra una pensión por invalidez, aunque no es inimputable, según la visión de la justicia.

Los dos malhechores admitieron ser los autores del robo de dos bicicletas en un comercio de la familia Rossi, establecido en calles Andrés Latorre y Rincón, y de dos guitarras eléctricas y dos criollas en un comercio de la firma Baiz Electrónica, sito en Rivera y Rincón. Los ladrones hurtaron los birrodados luego de romper la vidriera del primer establecimiento de una pedrada, y cuando transitaban en los vehículos robados, vieron la ocasión de cometer otro ilícito, emprendiéndola nuevamente contra Baiz Electrónica por lo que rompieron el vidrio principal del segundo comercio y se llevaron otros artículos.

LOS CASTIGOS

Puesto en conocimiento del caso, el magistrado actuante dispuso el procesamiento sin prisión de los jóvenes de iniciales D.D.G y C.D.S. por dos delitos de hurto especialmente agravados. Como medida sustitutiva a la cárcel, los individuos permanecerán

arrestados durante el fin de semana en la seccional más próxima a su domicilio, en la que deberán presentarse a las cinco de la tarde del sábado, para abandonar la sede policial el lunes a las cinco de la mañana. El castigo es por 120 días.

El juez penal de turno también dispuso el procesamiento sin prisión de un hombre de iniciales R.D.F.A. por un delito de receptación. Este sujeto, que había comprado una de las guitarras robadas, también deberá presentarse en la seccional correspondiente a su domicilio, aunque sólo permanecerá en ella por espacio de una hora, tres veces por semana en días no consecutivos. Este castigo se extenderá por 90 días.

ASÍ SUCEDIERON LOS HECHOS

El primer robo ocurrió a las dos de la madrugada del lunes, cuando un fuerte estruendo despertó a los vecinos de la zona, quienes vieron a dos jóvenes sacando dos bicicletas del comercio de la calle Andrés Latorre. Según presumen las autoridades policiales, los delincuentes habían planificado el robo, por lo que no fue una decisión tomada en el momento de pasar por el local damnificado.

A esta conclusión llegaron tras observar la importante piedra con la que rompieron uno de los gruesos vidrios laterales a la puerta principal por calle Andrés Latorre, ya que la piedra tenía restos de cal, por lo que se cree que fue retirada de una obra en construcción cercana.

Pero no conformes con este robo, los jóvenes cometieron otra fechoría: saliendo alrededor de tres horas después desde su domicilio en barrio Ceibal hacia el centro de la ciudad donde la emprendieron nuevamente con una vidriera de Baiz Electrónica.

Este segundo hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad del lugar, donde se percibió que dos jóvenes llegaron al comercio en cuestión en sendas bicicletas, que resultaron ser las robadas anteriormente.

Tras ver las imágenes, los policías identificaron a los delincuentes rápidamente, por lo que realizaron un allanamiento en la finca del barrio Ceibal donde ambos residen y los apresaron. Pese a que los dos jóvenes eran “conocidos” por las fuerzas del orden, ninguno registraba antecedentes penales, lo que fue clave para eludir la cárcel.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...