Los taxistas denuncian que medidas de seguridad anunciadas tras crimen de su colega no se cumplen

Los taxistas denuncian que medidas de seguridad anunciadas tras crimen de su colega no se cumplen

Aducen que «no les dan datos» sobre el asesinato de su compañero

Todavía no hay datos concretos con respecto al crimen del taxista Mario Colombo, ocurrido el pasado 9 de setiembre, cuando fue ultimado de un balazo en la cabeza mientras cumplía el servicio de taxi, hecho ocurrido en la continuación de la calle Catalina Harriague de Castaños, camino a Arenitas Blancas.

En ese momento de conmoción para el gremio del sector y para la opinión pública en general, las autoridades y los taxistas de nuestro medio mantuvieron una importante reunión en la que evaluaron los problemas de seguridad que atañen a ese sector del transporte, y en la cual se anunciaron una serie de medidas de seguridad que se cumplirían por parte de la policía, para generar un mayor rigor en los controles de los pasajeros del servicio nocturno de taxis.

Entre las medidas que fueron anunciadas el 10 de setiembre, también se habló de la posibilidad de instalar sistemas de GPS en los taxis, con la finalidad de tener un control acerca de la ubicación de cada coche.

Sin embargo, hasta el momento nada de esto se ha concretado. Mientras la Policía continúa investigando el crimen del trabajador del volante, del que por ahora aducen que «hay pistas» pero que no serían contundentes y se estaría lejos de poder aclarar el hecho, los taxistas anunciaron que hasta el momento los controles que se habían prometido establecer por parte de la Policía «no se han cumplido».

Acusan que los anuncios que fueron formulados en ese momento obedecieron a «la situación que se estaba viviendo» en el momento y estiman que «como viene la investigación policial» sobre el crimen de Colombo «no tienen muchas esperanzas» de que haya resultados positivos, al menos al corto plazo.

NADA

Francisco Torres es taxista hace 4 años y actualmente encabeza la nueva organización gremial que se conformó en los últimos meses y la que también integraba el taxista asesinado, Mario Colombo. Torres fue consultado por EL PUEBLO acerca de las respuestas que ese gremio de taxistas ha obtenido en función de la tragedia ocurrida con uno de sus integrantes y acerca de cuáles son las medidas que han adoptado para mejorar las condiciones de seguridad, sobre todo de los taxistas que cumplen servicios en horas de la noche.

En ese sentido, dijo que hasta el momento «no hemos tenido respuestas porque nos dicen que la situación está bajo la reserva presumarial, y siempre nos dicen que por eso no pueden darnos mayores datos».

Sostuvo que les han solicitado información a las autoridades para conocer el curso de las investigaciones, pero que las mismas mantienen un fuerte hermetismo debido a que las investigaciones todavía siguen su curso.

«Te dicen que hay algunas pistas ahí, pero nada concreto y mientras tanto, seguimos esperando que haya resultados porque es obvio que todos queremos saber qué fue lo que le pasó a nuestro compañero», dijo Torres.

LOS CONTROLES

Al referirse al sistema de controles, Torres señaló que en cuanto a la instalación de sistemas de GPS en los taxis como se propuso al principio, es algo que aún se está evaluando «porque los costos son altos y nosotros estamos viendo como negociamos los precios, porque sabemos que son necesarios y que serían una buena herramienta y de mucha ayuda, pero son caros».

Pero explicó que hasta el momento tampoco hubo una decisión tomada sobre el tema, «la idea nuestra es poder llegar a un punto de coincidencia entre todos, pero por el momento eso no ha sido posible».

Asimismo dijo que las medidas que fueron anunciadas por la Policía en la reunión mantenida el 10 de setiembre con el intendente y el presidente del sindicato de taxis de Montevideo, Oscar D’ourado «no se cumplen».

Según Torres, en ese momento la Policía «ellos dijeron que iban a realizar una serie de controles en los pasajeros que viajaran en el servicio nocturno. Que iban a parar a los taxis y les iban a pedir documentos de identidad a los pasajeros, pero a mí que trabajo en la noche nunca me pararon y he consultado con otros compañeros y a ellos tampoco los pararon nunca».

El representante gremial advirtió que los anuncios fueron hechos en el marco de una situación «de conmoción ante la opinión pública y que hasta ahora no han pasado de anuncios».

Sin embargo, los taxistas ya han tomado medidas por su cuenta y es así que a altas horas de la noche no ingresan a determinados barrios catalogados de inseguros. «También elegimos a los clientes, cuando andamos en la calle y vemos que algo no nos gusta seguimos de largo», admitió.

«Todavía esperamos por medidas serias de controles a la situación de inseguridad», informó el taxista.