Niño fue atacado por un perro y sufrió severas lesiones en el rostro, el animal es de sus padres

Niño fue atacado por un perro  y sufrió severas lesiones en el  rostro, el animal es de sus padres
El terrible caso de un niño que fue atacado por un perro agresivo que pertenece a los padres de la víctima, ocurrió la semana pasada en la Zona Sur de la ciudad y causó conmoción tanto en el barrio como en el lugar donde se atendió el menor, por la situación en la que derivó la agresión del feroz animal hacia el pequeño.
Se trata de un niño de 2 años de edad, que sufrió serias lesiones en su rostro ante el ataque. El infante debió ser trasladado por su madre en un móvil policial hasta la sala de emergencias del Centro Médico. Según información extraoficial que obra en poder de EL PUEBLO, el pequeño reside junto a sus padres en el barrio Salto Nuevo.
Los informantes señalaron que la denuncia habría provenido de un vecino de la víctima hacia el sistema de emergencia policial 911, aunque la misma no pudo ser precisada por la policía, pero como había un móvil policial cerca del lugar donde ocurrió el hecho, el niño fue rápidamente trasladado al nosocomio.
El perro es propiedad de la familia, según consignaron las fuentes consultadas por este diario y sería la segunda vez que el mismo can atacó al  niño, pero esta vez el daño fue mucho mayor, ya que el rostro del pequeño se habría visto severamente afectado, lo que requirió la urgente intervención del cirujano plástico de guardia.
Si bien el hecho pudo ser confirmado por este diario como cierto, las fuentes policiales afirmaron que todavía no se había presentado ninguna denuncia ante la Policía y adujeron que solamente tenían registrado la realización del traslado del pequeño desde su casa hasta el centro pediátrico de la mutualista. Y estimaron en ese aspecto, que si el perro pertenecía a la misma familia, no esperaban una denuncia sobre el episodio.
Aunque si bien este caso involucra a un niño de 2 años que se encuentra severamente herido por las lesiones provocadas por un animal doméstico, el cual evidentemente está fuera de control, dijeron los informantes que tanto la Justicia, como la Fiscalía, podrían actuar de oficio, para conocer al menos la evolución del pequeño y la situación en la que se encuentra el animal actualmente, y así saber la decisión que adoptaron los padres del niño y a su vez dueños del animal sobre el tema, para determinar la conducta de éstos en relación al caso.

El terrible caso de un niño que fue atacado por un perro agresivo que pertenece a los padres de la víctima, ocurrió la semana pasada en la Zona Sur de la ciudad y causó conmoción tanto en el barrio como en el lugar donde se atendió el menor, por la situación en la que derivó la agresión del feroz animal hacia el pequeño.

Se trata de un niño de 2 años de edad, que sufrió serias lesiones en su rostro ante el ataque. El infante debió ser trasladado por su madre en un móvil policial hasta la sala de emergencias del Centro Médico. Según información extraoficial que obra en poder de EL PUEBLO, el pequeño reside junto a sus padres en el barrio Salto Nuevo.

Los informantes señalaron que la denuncia habría provenido de un vecino de la víctima hacia el sistema de emergencia policial 911, aunque la misma no pudo ser precisada por la policía, pero como había un móvil policial cerca del lugar donde ocurrió el hecho, el niño fue rápidamente trasladado al nosocomio.

El perro es propiedad de la familia, según consignaron las fuentes consultadas por este diario y sería la segunda vez que el mismo can atacó al  niño, pero esta vez el daño fue mucho mayor, ya que el rostro del pequeño se habría visto severamente afectado, lo que requirió la urgente intervención del cirujano plástico de guardia.

Si bien el hecho pudo ser confirmado por este diario como cierto, las fuentes policiales afirmaron que todavía no se había presentado ninguna denuncia ante la Policía y adujeron que solamente tenían registrado la realización del traslado del pequeño desde su casa hasta el centro pediátrico de la mutualista. Y estimaron en ese aspecto, que si el perro pertenecía a la misma familia, no esperaban una denuncia sobre el episodio.

Aunque si bien este caso involucra a un niño de 2 años que se encuentra severamente herido por las lesiones provocadas por un animal doméstico, el cual evidentemente está fuera de control, dijeron los informantes que tanto la Justicia, como la Fiscalía, podrían actuar de oficio, para conocer al menos la evolución del pequeño y la situación en la que se encuentra el animal actualmente, y así saber la decisión que adoptaron los padres del niño y a su vez dueños del animal sobre el tema, para determinar la conducta de éstos en relación al caso.