Otra vez atrapado el Hombre Araña en Daymán sus fechorías le duraron pocas horas

Nadie lo iba a pensar, pero volvió. El denominado «hombre araña» que hace dos años había sido capturado en las Termas del Daymán luego de entrar a robar a distintos hoteles, aprovechando el descuido de los turistas, quiso hacer de las suyas otra vez y volvió a escarmentar, luego que la Policía local lo capturara con todos los objetos que había robado. Solo que esta vez, la hazaña le duró poco.

Primero hallaron el botín que había sido ocultado en el mismo lugar que la vez anterior, y al cabo de algunos minutos llegó el delincuente con la tranquilidad de que no había dejado pistas, pero volvió a caer y si se había quedado con sed de venganza y por eso regresó, ahora la Policía le demostró que su captura hace dos años no había sido casualidad.

LADRÓN 

La tranquilidad de la semana de turismo fue uno de los aspectos más destacados por los turistas de las Termas del Daymán en estos días. No hubo más que denuncias puntuales sobre temas menores, y todo hacía parecer que la situación estaba controlada. Pero tuvo que aparecer.

Hace dos años, un individuo oriundo del barrio Casabó de Montevideo, con profusos antecedentes penales por delitos de robo, había venido a Salto en semana de turismo. Haciéndose pasar por un visitante, ingresó a muchas habitaciones de hoteles y robaba efectos de valor. Luego los escondía en un monte cercano a la Cañada Doña Jacinta y volvía para seguir haciendo de las suyas.

Tres días demoró la Policía en aquel momento para poder apresarlo y en ese momento recuperó todos los objetos que habían sido robados. El individuo fue procesado y enviado al Comcar, donde cumplió una pena por hurto.

Dos años después, ya con 36 años de edad y 20 antecedentes por robo en su contra, el sujeto volvió, llegó a las Termas del Daymán ayer de mañana, se registró en un hotel y empezó a salir a robar. El botín volvió a llevarlo al monte de la Cañada, donde antes lo habían detenido. Alertada la Policía, investigó, indagó y buscó un registro de huéspedes. Lo reconocieron enseguida y fueron a su escondite. Allí estaba todo, solo faltaba él. Llegó a los pocos minutos y lo sorprendieron nuevamente. Lo detuvieron y volverá a cumplir prisión en el sur del país.