Otro asalto a mano armada, delincuentes coparon un local en Zona Este y se llevaron más de 50 mil pesos

Otro asalto a mano armada, delincuentes coparon un  local en Zona Este y se llevaron más de 50 mil pesos
A las 7:28 de la mañana, un conocido comerciante salteño abrió las puertas de su negocio, una conocida casa de electricidad de la Zona Este, ubicada sobre la calle Agraciada al 1900, casi 1º de Mayo, como lo hace todos los días. Un cliente ya lo esperaba en ese momento, para comprar materiales de electricidad que allí se venden y fue el primero en ingresar al lugar.
Pero inesperadamente, llegaron dos personas más y se colaron rápidamente al interior del comercio que atiende, mostrador mediante, casi en la puerta del local. Uno de ellos, le dijo al cliente que había madrugado para hacer las compras, que pusiera sus manos sobre el mostrador, mientras que el otro, apuntando al propietario del negocio con su arma de fuego, saltó el mostrador y le exigió que le entregara todo el dinero que llevaba consigo.
Según los datos que pudo recabar EL PUEBLO de fuentes policiales, uno de los autores de este atraco era delgado y alto y usaba lentes, el otro petiso y retacón, tenía un gorro puesto.
El dueño del comercio no ofreció resistencia, tampoco lo hizo el cliente. Ambos quedaron a expensas de lo que hacían los delincuentes que todo el tiempo actuaron tranquilos y si bien estaban armados y no dejaron nunca de apuntarles, les reiteraron que “eran profesionales, que se quedaran tranquilos”. Y en menos de un minuto se marcharon con el dinero. En total, se llevaron 30 mil pesos uruguayos, 4 mil pesos argentinos (unos 13 mil pesos uruguayos), unos 6 mil pesos que el propietario del lugar tenía en su billetera y otros 2 mil pesos que estaban en la caja registradora. Tras esto huyeron.
EN UN AUTO
Cuando llegó a la hora de abrir las puertas de su comercio, el damnificado pudo ver que un automóvil paraba una media cuadra más adelante de su negocio por la calle Agraciada al 2000.
Tras lo ocurrido, la víctima verificó en su sistema de seguridad que está instalado tanto en el interior como en la puerta del local, que los sujetos llegaron en ese vehículo.
Se trataba de un Chevrolet Corsa de color verde con matrícula HAL 318, la que tras las averiguaciones practicadas por los efectivos de la Patrulla Civil de la Seccional Segunda de Policía, pudieron saber que la misma aparecía denunciada como robada desde una empresa rentadora de automóviles de nuestra ciudad.
La filmación muestra además, que uno de los autores del asalto, cargó su arma en la puerta del local. La Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía cree que podrían estar relacionados con los sujetos incriminados en el atraco a la estación de servicio y que fueron capturados, siendo ayer remitidos ante la justicia penal de turno la que analizaba el asunto.
OTRO EN CAMINO
“Siempre que ocurre un asalto y sale bien”, hay otro que puede ocurrir en cualquier momento, dijo a EL PUEBLO un alto jerarca de la Policía local, luego de ocurrir el atraco a la estación de servicio el pasado viernes de madrugada, por el cual ayer había cuatro personas detenidas y prestando declaraciones ante la Justicia Penal de turno.
Pasaron 96 horas de ocurrido el primer asalto a mano armada en mucho tiempo en Salto, que ya se registró otro hecho de similar naturaleza. Esta vez sin disparos intimidatorios y afortunadamente sin personas heridas, pero generando un momento de tensión y una situación compleja, además de la pérdida económica, para el damnificado.
La policía se había reunido el viernes de tarde. Tal como informara EL PUEBLO en esa oportunidad, los jerarcas de las comisarías de la ciudad, coordinaron acciones y apuntaron a estrategias que permitiría estar prevenidos, pero esta vez no dieron en la tecla y la situación tan temida, se produjo igual.
El lunes, la Policía de la Dirección de Investigaciones, había detenido a una persona que según pudieron saber, estaba vinculada con el asalto a la estación de servicio. Y si bien buscan a otro, con profusos antecedentes penales, oriundo del barrio La Humedad, que tendría un historial delictivo en Montevideo, pensaron que habían resuelto el asunto, pero no era así.
Por momentos, la policía manejó la posibilidad de que se tratara de los mismos individuos implicados en el asalto a la estación de servicio. Pero después comenzaron a despejar datos y comenzaron las dudas. Anoche estaba casi descartado de que se tratara de las mismas personas, o al menos del mismo entorno.
Esto supera la situación de alerta que tenía la Policía, ya que los dos casos registrados alteraron el relativo estado de tranquilidad a la que estaba acostumbrada la Policía, puesto que los delitos que se cometen siempre se repiten y se han vuelto manejables.

A las 7:28 de la mañana, un conocido comerciante salteño abrió las puertas de su negocio, una conocida casa de electricidad de la Zona Este, ubicada sobre la calle Agraciada al 1900, casi 1º de Mayo, como lo hace todos los días. Un cliente ya lo esperaba en ese momento, para comprar materiales de electricidad que allí se venden y fue el primero en ingresar al lugar.

Pero inesperadamente, llegaron dos personas más y se colaron rápidamente al interior del comercio que atiende, mostrador mediante, casi en la puerta del local. Uno de ellos, le dijo al cliente que había madrugado para hacer las compras, que pusiera sus manos sobre el mostrador, mientras que el otro, apuntando al propietario del negocio con su arma de fuego, saltó el mostrador y le exigió que le entregara todo el dinero que llevaba consigo.

Según los datos que pudo recabar EL PUEBLO de fuentes policiales, uno de los autores de este atraco era delgado y alto y usaba lentes, el otro petiso y retacón, tenía un gorro puesto.

El dueño del comercio no ofreció resistencia, tampoco lo hizo el cliente. Ambos quedaron a expensas de lo que hacían los delincuentes que todo el tiempo actuaron tranquilos y si bien estaban armados y no dejaron nunca de apuntarles, les reiteraron que “eran profesionales, que se quedaran tranquilos”. Y en menos de un minuto se marcharon con el dinero. En total, se llevaron 30 mil pesos uruguayos, 4 mil pesos argentinos (unos 13 mil pesos uruguayos), unos 6 mil pesos que el propietario del lugar tenía en su billetera y otros 2 mil pesos que estaban en la caja registradora. Tras esto huyeron.

EN UN AUTO

Cuando llegó a la hora de abrir las puertas de su comercio, el damnificado pudo ver que un automóvil paraba una media cuadra más adelante de su negocio por la calle Agraciada al 2000.

Tras lo ocurrido, la víctima verificó en su sistema de seguridad que está instalado tanto en el interior como en la puerta del local, que los sujetos llegaron en ese vehículo.

Se trataba de un Chevrolet Corsa de color verde con matrícula HAL 318, la que tras las averiguaciones practicadas por los efectivos de la Patrulla Civil de la Seccional Segunda de Policía, pudieron saber que la misma aparecía denunciada como robada desde una empresa rentadora de automóviles de nuestra ciudad.

La filmación muestra además, que uno de los autores del asalto, cargó su arma en la puerta del local. La Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía cree que podrían estar relacionados con los sujetos incriminados en el atraco a la estación de servicio y que fueron capturados, siendo ayer remitidos ante la justicia penal de turno la que analizaba el asunto.

OTRO EN CAMINO

“Siempre que ocurre un asalto y sale bien”, hay otro que puede ocurrir en cualquier momento, dijo a EL PUEBLO un alto jerarca de la Policía local, luego de ocurrir el atraco a la estación de servicio el pasado viernes de madrugada, por el cual ayer había cuatro personas detenidas y prestando declaraciones ante la Justicia Penal de turno.

Pasaron 96 horas de ocurrido el primer asalto a mano armada en mucho tiempo en Salto, que ya se registró otro hecho de similar naturaleza. Esta vez sin disparos intimidatorios y afortunadamente sin personas heridas, pero generando un momento de tensión y una situación compleja, además de la pérdida económica, para el damnificado.

La policía se había reunido el viernes de tarde. Tal como informara EL PUEBLO en esa oportunidad, los jerarcas de las comisarías de la ciudad, coordinaron acciones y apuntaron a estrategias que permitiría estar prevenidos, pero esta vez no dieron en la tecla y la situación tan temida, se produjo igual.

El lunes, la Policía de la Dirección de Investigaciones, había detenido a una persona que según pudieron saber, estaba vinculada con el asalto a la estación de servicio. Y si bien buscan a otro, con profusos antecedentes penales, oriundo del barrio La Humedad, que tendría un historial delictivo en Montevideo, pensaron que habían resuelto el asunto, pero no era así.

Por momentos, la policía manejó la posibilidad de que se tratara de los mismos individuos implicados en el asalto a la estación de servicio. Pero después comenzaron a despejar datos y comenzaron las dudas. Anoche estaba casi descartado de que se tratara de las mismas personas, o al menos del mismo entorno.

Esto supera la situación de alerta que tenía la Policía, ya que los dos casos registrados alteraron el relativo estado de tranquilidad a la que estaba acostumbrada la Policía, puesto que los delitos que se cometen siempre se repiten y se han vuelto manejables.