Padre intimado por la justicia al ejercicio de la patria potestad

Padre intimado por la justicia al  ejercicio de la patria potestad

Su hijo menor de edad fue detenido corriendo picadas en Colonia 18 de Julio

Personal policial de Colonia 18 de Julio, recibió la denuncia de que se estaría corriendo una picada de moto; una vez en el lugar, procedieron a la detención de una motocicleta marca Yumbo, modelo Dakar, carente de chapa matrícula, encontrándose el conductor (adolescente), cuyo padre se apersonó, por lo que fueron trasladados hasta la seccional junto al birrodado.
Consultado el Juez de Turno, dispuso: “Intimar al padre referente a los deberes de la patria potestad.
No se indague al menor y se entere al Juez de Faltas.
Se proceda a la incautación del vehículo por parte del cuerpo inspectivo de la Intendencia de Salto.
Enterado el Juzgado de Faltas, se dispuso: “No indagar al menor ni al padre, realizar las advertencias referentes a los deberes de la patria potestad de forma estricta”. Intervino Seccional 6ta.

Patria potestad

La patria potestad es el conjunto de derechos y deberes que la ley atribuye a los padres en la persona y en los bienes de sus hijos menores de edad.
La patria potestad será ejercida en común por los padres, sin perjuicio de las resoluciones judiciales que priven, suspendan o limiten su ejercicio o lo confieran a uno de ellos y de los convenios previstos en el artículo 172.
Cuando no se obtenga el acuerdo de los padres, cualquiera de ellos podrá recurrir ante el Juez competente.
La acción esperada radica en el cumplimiento de las obligaciones jurídicas que fluyen como una exigencia de carácter legal.
El deber jurídico al que deben dar cumplimiento los padres tiene un contenido inequívoco, en la medida en que se trata de deberes que preservan la salud moral o intelectual del menor.
Las situaciones de abandono moral que repercuten en toda la esfera ético-espiritual del menor, determinan el ejercicio de la pretensión punitiva del Estado.
El delito se consuma apenas el titular de la patria potestad no cumple con la acción esperada, de preservar la salud moral o intelectual del hijo menor.
Pero a diferencia de lo que ocurre con el delito de omisión de cumplimiento de asistencia económica (art. 279 A del C. Penal) en el que se puede aislar instantáneamente un acto singular en el que se materialice la mentada falta de asistencia legalmente debida, en el concepto de incumplimiento de deberes de asistencia moral o espiritual, está ínsita la permanencia de la lesión del bien jurídico.
Si un día en el que el menor está enfermo, el padre deja de llamar al médico por desidia, obviamente su conducta no evadirá del plano ético; pero la total falta de cuidado en caso de enfermedad, la expulsión del menor del domicilio doméstico, el permitirle o fomentarle compañías perniciosas o un género de vida marginal, entonces sí configurarán este delito.
Y mientras el titular de la patria potestad está omitiendo prestar su asistencia moral, la consumación del delito se dilata en el tiempo. Por cuya virtud se trata de un delito permanente.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...