Para especialistas “cuando los menores cometen infracciones sienten que no hay una alternativa mejor”

Jornada sobre adolescentes en conflicto con la ley penal

El viernes último se llevó a cabo la jornada “Adolescentes en conflicto con la ley penal: debates y reflexiones sobre prácticas en el sistema INAU” en la Regional Norte de la Universidad de la República (UdelaR). Los especialistas abordaron la temática de los adolescentes infractores mostrando la visión que se tiene desde la sociedad, proponiendo una revisión de algunas prácticas, relatando lo devastador que es la privación de libertad, detallando que la rehabilitación sin recursos no sirve, y que para el pleno ejercicio de los derechos es necesario llegar a una suficiente madurez.

 6

Heber Ortiz (INAU), Sandra Leopold (UdelaR), y Susana Falca (UNICEF)

EL ADOLESCENTE BAJO SOSPECHA

La trabajadora social Sandra Leopold (de la Universidad de la República)   afirmó que en nuestro país “muchas veces la temática de la adolescencia en infracción y las que en relación a ellas se mueven son presentadas como novedad, entonces se plantea que ahora sí tenemos un problema y que ahora sí los adolescentes infractores son cada vez más violentos y más pequeños pero algo que ciertamente contribuye a pensar esta temática es comprender el cúmulo de historia social que tiene acumulada este fenómeno porque muchas de las cosas que se presentan como novedad entiendo que no lo son”.

A esto agregó que la visión muchas veces imperante en la vida social y en el marco institucional de que el adolescente es alguien que está bajo sospecha y que se sale de nuestro control es una imagen construida a lo largo de todo el proceso de la modernidad. La figura donde el adolescente parecería que está todo el tiempo conspirando contra el orden establecido no es una construcción de principios del siglo XXI y por lo tanto no es ahora que se dice que los adolescente son un problema. Si la construcción moderna concibió a la infancia como un sujeto que había que proteger paralelamente construyó una imagen del adolescente que había que controlar”.

REVISAR TODAS LAS PRÁCTICAS

El Psicólogo Heber Ortiz (del Instituto de la Niño y del Adolescente del Uruguay -INAU-) señaló que un aspecto a destacar dentro del tema de los adolescentes infractores es que cada uno de los actores que interviene y trabaja con ellos tiene una mirada diferente del problema. Esto lleva a que no haya una única verdad y que si bien  son sujetos de derecho, “es necesario que se revisen todas las prácticas que tienen que ver con la infancia y la adolescencia porque el paradigma de la tutela siempre ha estado presente y tiñe aún hoy las prácticas dentro de los centros de INAU”.

LA PRIVACIÓN DE LIBERTAD ES UNA EXPERIENCIA DEVASTADORA

Para Ortiz “la institucionalización tiene ciertas características en estos centros o instituciones totales, en donde la privación de libertad es una experiencia devastadora en la vida de cualquier sujeto. Mucho más en la vida de niños o adolescentes que están en un proceso de desarrollo, ya que implica un corte radical con la cotidianeidad, los vínculos afectivos se interrumpen bruscamente, los códigos de convivencia se alteran radicalmente no contando el sujeto con elementos preparatorios que le permitan una adaptación activa lo que lo lleva a una adaptación forzosa, a una situación en la que no hay elementos referenciales para desempeñarse en un medio desconocido con el que no comparte códigos previos. En la privación de libertad no se respeta la singularidad del sujeto puesto que lo que se espera es que se adapte”.

Ortiz también resaltó: “A veces decimos que las intervenciones tienen que hacer una breve rehabilitación con los adolescentes, pero es importante entender que están insertos dentro del sistema y dentro de la comunidad en un lugar que nadie quiere ocupar y siempre queremos que  los adolescentes cambien y se adapten cuando no tienen los recursos. Estos gurises como cualquiera de nosotros hace lo que les parecen mejor con los recursos que tienen y cuando cometen infracción no es que no sepan que robaron sino que lo que no sienten es alternativa de una cosa mejor”.

LA PRÁCTICA TUTELAR ESTÁ FUERTEMENTE VIGENTE

La Doctora en Derecho Susana Falca (de UNICEF) planteó que la relación del niño con el adulto aún está muy embuída con el paradigma tutelar, el cual es producto del pacto que se realizó en la modernidad entre la sociedad y el individuo donde por primera vez se reconoce al individuo como tal, su libertad y el ejercicio de su libertad”. Señaló además que “nadie se plantea hoy en día que los niños son libres, y por esto lo que surge con mucha virulencia durante la adolescencia es el conflicto entre una persona que está creciendo que aún no ha terminado su desarrollo neuronal (de acuerdo a las últimas investigaciones científicas realizadas en Uruguay  por el Instituto Pasteur la madurez neuronal se alcanza alrededor de los 20 años) de modo que también pone en cuestión cuando hablamos de los adolescentes si estos tienen la suficiente madurez para ejercer determinados derechos”.