Policía tiene identificadas a las personas que atacaron la sede del Palacio de Justicia en la madrugada del miércoles

El ministro Eduardo Bonomi sostuvo que se trata de grupos radicales aunque no hay certeza que tengan relación con sectores políticos.
El ministro de Interior, Eduardo Bonomi, dijo el viernes que la Policía tiene identificadas a algunas de las personas que participaron en la madrugada del miércoles de los ataques contra el edificio de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y el  Palacio de Tribunales, durante los festejos de hinchas de Peñarol por la obtención del Campeonato Uruguayo. El jerarca reconoció que los responsables son grupos radicales, pero negó que el ataque haya sido realizado por personas que pertenezcan a un sector político en particular. “Normalmente, cuando hacen algo parecido, se cubren el rostro. Si no lo hacen todo el mundo los conoce. Pero no transforman una manifestación deportiva en una protesta política”, afirmó Bonomi.
El estudio de las filmaciones permitió a la Policía identificar a algunos de los participantes, pero hasta ayer no había personas detenidas, según dijo a El Observador el juez Roberto Timbal. Bonomi agregó que el ataque fue realizado por “delincuentes” que se infiltraron en los festejos.
“Cuando lo que está en juego es un festejo por parte de un equipo que ganó un campeonato es difícil pensar en que vayan a hacer lo que hicieron. Creo que no lo hicieron los hinchas que estaban festejando, sino, dentro de esos hinchas, un grupo determinado escondido en la multitud”, dijo.
El director nacional de Policía, Julio Guarteche, había señalado que grupos radicales aprovecharon el festejo para hacer desmanes. Esa versión fue rechazada de inmediato y algunos grupos políticos como Asamblea Popular y la Plenaria Memoria y Justicia desmintieron haber  formado parte de los incidentes. Al analizar las imágenes registradas por las cámaras ubicadas en la plaza Cagancha, la Policía detectó que quienes rompieron vidrios llevaban las caras tapadas, y se movían de modo de evitar ser captados por las cámaras.  A su vez, el hecho de que la situación se descontrolara en un momento y “aparecieran 300 personas de golpe”, como explicó el jefe de Policía de Montevideo, Mario Layera, apunta a que los disturbios estaban organizados. La operativa del grupo comenzó en el local de Carlos Gutiérrez de 18 de Julio y Vázquez, y posteriormente se concentraron en Colonia y Rondeau. Cuando la Policía llegó a disuadir, amenazaron con ir hacia la plaza Independencia. De esta forma lograron llegar a la SCJ para  romper vidrios y llevarse  monitores de computadoras del Palacio de Tribunales. Según la Policía, “el operativo fue correcto” y el desborde se produjo al final cuando se sorprendió a los efectivos al atacar el Palacio Judicial.  La Policía continúa con la investigación para encontrar a los responsables y llevarlos a la Justicia.

El ministro Eduardo Bonomi sostuvo que se trata de grupos radicales aunque no hay certeza que tengan relación con sectores políticos.

El ministro de Interior, Eduardo Bonomi, dijo el viernes que la Policía tiene identificadas a algunas de las personas que participaron en la madrugada del miércoles de los ataques contra el edificio de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) y el  Palacio de Tribunales, durante los festejos de hinchas de Peñarol por la obtención del Campeonato Uruguayo. El jerarca reconoció que los responsables son grupos radicales, pero negó que el ataque haya sido realizado por personas que pertenezcan a un sector político en particular. “Normalmente, cuando hacen algo parecido, se cubren el rostro. Si no lo hacen todo el mundo los conoce. Pero no transforman una manifestación deportiva en una protesta política”, afirmó Bonomi.

El estudio de las filmaciones permitió a la Policía identificar a algunos de los participantes, pero hasta ayer no había personas detenidas, según dijo a El Observador el juez Roberto Timbal. Bonomi agregó que el ataque fue realizado por “delincuentes” que se infiltraron en los festejos.

“Cuando lo que está en juego es un festejo por parte de un equipo que ganó un campeonato es difícil pensar en que vayan a hacer lo que hicieron. Creo que no lo hicieron los hinchas que estaban festejando, sino, dentro de esos hinchas, un grupo determinado escondido en la multitud”, dijo.

El director nacional de Policía, Julio Guarteche, había señalado que grupos radicales aprovecharon el festejo para hacer desmanes. Esa versión fue rechazada de inmediato y algunos grupos políticos como Asamblea Popular y la Plenaria Memoria y Justicia desmintieron haber  formado parte de los incidentes. Al analizar las imágenes registradas por las cámaras ubicadas en la plaza Cagancha, la Policía detectó que quienes rompieron vidrios llevaban las caras tapadas, y se movían de modo de evitar ser captados por las cámaras.  A su vez, el hecho de que la situación se descontrolara en un momento y “aparecieran 300 personas de golpe”, como explicó el jefe de Policía de Montevideo, Mario Layera, apunta a que los disturbios estaban organizados. La operativa del grupo comenzó en el local de Carlos Gutiérrez de 18 de Julio y Vázquez, y posteriormente se concentraron en Colonia y Rondeau. Cuando la Policía llegó a disuadir, amenazaron con ir hacia la plaza Independencia. De esta forma lograron llegar a la SCJ para  romper vidrios y llevarse  monitores de computadoras del Palacio de Tribunales. Según la Policía, “el operativo fue correcto” y el desborde se produjo al final cuando se sorprendió a los efectivos al atacar el Palacio Judicial.  La Policía continúa con la investigación para encontrar a los responsables y llevarlos a la Justicia.