Procesado por vender droga en la cárcel

Procesado por vender droga en la cárcel

Sólo uno de los diez reclusos que permanecían detenidos en la pasada jornada fue procesado con prisión al ser responsable del tráfico de estupefacientes. Se trata de un sujeto oriundo del barrio Saladero, que había sido detenido en Montevideo por cometer una rapiña. Pero adentro de la cárcel tenía montado un negocio, el de vender pasta base.

El sujeto fue procesado con prisión por el tráfico, y fue reintegrado a la cárcel. Luego que termine de cumplir su condena por la rapiña cometida en la capital, deberá quedar a disposición de la Justicia por esta causa.

DESDE

EL JUEVES

Los funcionarios policiales de la Dirección de Investigaciones, recibieron toda la información de primera mano. Les dijeron quién era el responsable de vender la droga adentro y en dónde la tenía escondida. Los efectivos hasta recibieron información de quién sería la mula que cargaba con la droga hasta el interior del recinto carcelario y la pasaba a este sujeto.

Entonces prepararon una requisa sorpresa, y entre varios objetos prohibidos que fueron encontrados y retenidos que los presos tenían consigo, fue hallada la droga que el recluso tenía guardada para la venta.

La Policía llevó consigo al menos a diez presos, sospechando que más de uno estaría involucrado en este tipo de maniobras, al menos podían ser objeto de un delito de encubrimiento. Pero ni eso. La Justicia Penal determinó ayer que solamente uno de los diez detenidos, un salteño de iniciales M.D.A.O, que ya se encontraba procesado con prisión por una rapiña cometida en Montevideo, ahora también fue procesado por un delito de tráfico de estupefacientes. Y por eso, cuando termine de purgar su pena por la rapiña, tendrá que quedar a diposición pagando la del delito cometido ahora.

ADENTRO

El tráfico de drogas en el interior de la cárcel es viejo como la cárcel misma. Cuando pinta y consiguen que alguien se las entre, continuan con el negocio. Los presos contentos, y el tranza sigue  con su negocio y le deja regalías a su familia, a la que pone en un aprieto porque hace a sus familiares delincuentes, ya que sino son cómplices y pasan a ser procesados por llevarles la droga a ellos. Por lo menos son encubridores y también pueden ser procesados.

“En la cárcel todo se sabe, por eso tarde o temprano el que vende drogas ahí adentro cae. Con este procedimiento la policía se asegura al menos haber puesto la voz de alerta entre los presos y hacerles saber que puede terminarles el negocio. No todos se drogan, pero es constante porque así pasan el encierro, mas calmos y eso con la situación de superpoblación que hay ayuda a que no haya problemas. Sino se arma en grande.” dijo a EL PUEBLO un ex recluso que considera que la cárcel ahora es “mucho mas violenta que hace 10 años cuando el cayo”, por hurto.







El tiempo


  • Otras Noticias...