Realizaron reconstrucción del hecho del homicidio del funcionario municipal en despedida de año

Realizaron reconstrucción del  hecho del homicidio del funcionario municipal en despedida de año
Ayer al mediodía, en el cruce de la Costanera Norte y Apolón se llevó a cabo la reconstrucción del hecho, del homicidio del funcionario municipal Mario Martínez de 23 años de edad, quien fue ultimado por un compañero de trabajo, en el marco de una despedida de fin de año donde hubo una ingesta alcohólica que propició en gran medida el trágico desenlace.
Actualmente procesado por homicidio, el matador solicitó la libertad provisional ante los ministros de la Suprema Corte de Justicia, pero la misma fue denegada. En el transcurso del juicio penal que se le sigue por esta causa, ayer se llevó a cabo la reproducción del hecho en el preciso lugar de la tragedia.
EL HECHO
Los primeros días del mes de diciembre del año 2010, un funcionario municipal del sector de Talleres, perdió la vida al ser apuñalado por un compañero de trabajo que estaba totalmente alcoholizado y a quien iba a trasladar hasta su casa. Se trataba de la despedida del año de los trabajadores municipales de ese sector, pero que lamentablemente tuvo un dramático final.
Ocurrió en horas de la tarde del sábado 4 de diciembre cuando el fallecido iba a trasladar al matador hasta su casa desde la zona de la costanera norte, porque se encontraba en estado de ebriedad. Cuando iba a arrancar la camioneta, se vio obligado a descender de la cabina del vehículo para pedirle al pasajero que se sentara en la carrocería, debido a que se podía caer por su estado etílico. Cuando se le arrimó para hacerlo sentar éste le asestó una puñalada que resultó mortal.
Según relató en aquel momento un testigo del hecho, todo se inició en la mañana, en la zona de Apolón y la Costanera Norte, donde compañeros de trabajo de un sector de los talleres municipales se reunieron para despedir el año. Cerca de las siete de la tarde uno de los participantes que se había excedido en la ingesta de bebidas alcohólicas, y que ya había mantenido incidentes con otros de sus compañeros, cuando a esa altura le habían sugerido que se retirara, uno de ellos, Mario Martínez Iracce, de 23 años de edad, se ofreció para llevarlo hasta su casa en la camioneta.
El matador se subió a la camioneta, pero estaba parado, motivo por el cual Martínez optó por descender de la cabina del vehículo para exhortarle que se sentara en la carrocería del vehículo. Allí el sujeto le infirió una puñalada a la altura del abdomen, con un cuchillo de mango casero, que nadie hasta el momento sabía que tenía. Martínez se dio vuelta hacia otro compañero y le dijo: “Vení, vení que me dio un puntazo…”. Fue asistido y falleció horas después.

Ayer al mediodía, en el cruce de la Costanera Norte y Apolón se llevó a cabo la reconstrucción del hecho, del homicidio del funcionario municipal Mario Martínez de 23 años de edad, quien fue ultimado por un compañero de trabajo, en el marco de una despedida de fin de año donde hubo una ingesta alcohólica que propició en gran medida el trágico desenlace.

Actualmente procesado por homicidio, el matador solicitó la libertad provisional ante los ministros de la Suprema Corte de Justicia, pero la misma fue denegada. En el transcurso del juicio penal que se le sigue por esta causa, ayer se llevó a cabo la reproducción del hecho en el preciso lugar de la tragedia.

EL HECHO

Los primeros días del mes de diciembre del año 2010, un funcionario municipal del sector de Talleres, perdió la vida al ser apuñalado por un compañero de trabajo que estaba totalmente alcoholizado y a quien iba a trasladar hasta su casa. Se trataba de la despedida del año de los trabajadores municipales de ese sector, pero que lamentablemente tuvo un dramático final.

Ocurrió en horas de la tarde del sábado 4 de diciembre cuando el fallecido iba a trasladar al matador hasta su casa desde la zona de la costanera norte, porque se encontraba en estado de ebriedad. Cuando iba a arrancar la camioneta, se vio obligado a descender de la cabina del vehículo para pedirle al pasajero que se sentara en la carrocería, debido a que se podía caer por su estado etílico. Cuando se le arrimó para hacerlo sentar éste le asestó una puñalada que resultó mortal.

Según relató en aquel momento un testigo del hecho, todo se inició en la mañana, en la zona de Apolón y la Costanera Norte, donde compañeros de trabajo de un sector de los talleres municipales se reunieron para despedir el año. Cerca de las siete de la tarde uno de los participantes que se había excedido en la ingesta de bebidas alcohólicas, y que ya había mantenido incidentes con otros de sus compañeros, cuando a esa altura le habían sugerido que se retirara, uno de ellos, Mario Martínez Iracce, de 23 años de edad, se ofreció para llevarlo hasta su casa en la camioneta.

El matador se subió a la camioneta, pero estaba parado, motivo por el cual Martínez optó por descender de la cabina del vehículo para exhortarle que se sentara en la carrocería del vehículo. Allí el sujeto le infirió una puñalada a la altura del abdomen, con un cuchillo de mango casero, que nadie hasta el momento sabía que tenía. Martínez se dio vuelta hacia otro compañero y le dijo: “Vení, vení que me dio un puntazo…”. Fue asistido y falleció horas después.