Tribunal ordenó la liberación de los seis procesados por incidentes en la Costanera Norte en julio pasado

Tribunal ordenó la liberación de los seis procesados  por incidentes en la Costanera Norte en julio pasado
Luego de haber permanecido tres meses y dos semanas en prisión, fueron liberados los seis sujetos recluidos por estar implicados en los incidentes ocurridos el pasado domingo 15 de julio, a la salida de un boliche bailable de la Costanera Norte.
La decisión fue adoptada por un Tribunal de Apelaciones en lo Penal de la ciudad de Montevideo, luego que los abogados defensores de los jóvenes procesados, Zayda de la Carrera y Nazareno Dalto, recusaran por prejuzgamiento a la jueza en penal de 4º Turno de Salto, Francisca Suárez, a quien acusaron de haber fallado únicamente con la acusación de la fiscalía, sin darles oportunidad de formular los descargos en la etapa de alegatos, previo al dictado de la sentencia.
Ayer, el Tribunal de Apelaciones al que recurrieron los abogados defensores de los salteños procesados por estos incidentes, dictó el revocamiento de la sentencia que determinó el procesamiento de los encausados y ordenó la liberación inmediata de los mismos.
Más allá de esto, uno de los tres jóvenes agredidos por este grupo de personas, resultó internado durante un mes en el CTI de un sanatorio de la capital del país con riesgo de vida, pero pudo sobreponerse a la situación, aunque según los familiares que fueron consultados por EL PUEBLO en aquella oportunidad, señalaron que el joven no volvería a sus actividades habituales.
Ahora, los abogados defensores analizan la posibilidad de tomar medidas contra el pronunciamiento judicial que el pasado 4 de setiembre puso a estas seis personas en prisión y que ahora debieron ser liberadas por presunta falta de responsabilidad con los delitos entonces imputados.
A LA CÁRCEL
Casi dos meses después de registrarse el incidente en la Costanera Norte, ocurrido el domingo 15 de julio, que dejó como saldo a tres jóvenes lesionados, entre ellos a uno internado grave en un CTI por el lapso de un mes, la Justicia Penal de 4º Turno, dictó el procesamiento con prisión de los seis jóvenes que habían sido vinculados en este caso, imputándoles un delito de lesiones graves agravadas.
El fallo sobrevino repentinamente luego de varias semanas de actuaciones, en donde la Justicia tomó múltiples declaraciones al realizar la reconstrucción del hecho, solicitudes de tomas fotográficas y reconocimientos de los denunciados practicados por la magistrada, a pedido del fiscal actuante, Carlos Rodríguez, imputándoles un delito de lesiones graves agravadas y dos delitos de lesiones personales agravadas.
UNA FRÍA MAÑANA
El incidente se había registrado el domingo 15 de julio sobre las seis menos cuarto de la mañana, y comenzó en el interior de un boliche bailable de los que componen la movida nocturna que se genera cada fin de semana en la Costanera Norte. Y terminó en la vereda del mismo bajo la atenta mirada del portero del lugar y de algunos guardias de seguridad, que cuando comenzó el conflicto, sacó a agresores y agredidos hacia fuera, por un mismo callejón lateral donde el establecimiento lo utiliza como estacionamiento para sus clientes.
A raíz de este episodio, el que se llevó la peor parte fue un joven capitalino salvajemente agredido, Nicolás Rodríguez de 24 años de edad, que resultó con múltiples fracturas de cráneo, derrame cerebral y fue internado en el CTI durante un mes.
El 31 de julio, se llevó a cabo la reconstrucción del hecho en la Costanera Norte y para ello vinieron a Salto dos de los jóvenes denunciantes. Luego de esa instancia, la Justicia convocó a una maratónica semana de audiencias a un importante grupo de personas, que eran allegados y conocidos de los denunciados.
Tras esto, el expediente fue a manos del fiscal Carlos Rodríguez Carreté, quien luego de analizar el caso, solicitó el procesamiento con prisión de seis de los jóvenes del grupo que había sido denunciado. Y días después, sin oír a los abogados defensores, la jueza expidió cuatro órdenes de allanamiento para la detención de seis personas, las cuales fueron remitidas al juzgado penal de 4º Turno y tras esto procesadas con prisión por un delito de lesiones graves especialmente agravadas y dos delitos de lesiones personales especialmente agravadas.
RECUSACIÓN
No obstante, los abogados defensores de los entonces reclusos, recusaron a la jueza Francisca Suárez considerando que incurrió en “prejuzgamiento”, porque tomó la vista fiscal y no les dio traslado de esa resolución, instancia procesal que entienden que correspondía según el proceso penal uruguayo, para formular sus descargos.
Los abogados entendieron que la jueza elaboró el auto de procesamiento antes de que pudieran participar de la instancia ratificatoria de los hechos, oportunidad en la que alegan sus descargos sobre la vista fiscal, y para el dictado del procesamiento la jueza debe tener en cuenta los dos argumentos y allí decidir, pero no lo hizo. Los recusantes acusaron a la jueza de oír una sola campana, la del fiscal. Y por eso la recusaron.
Ayer, el Tribunal de Apelaciones que analizó la recusación, determinó el revocamiento del procesamiento y ordenó la liberación de los detenidos. En las próximas horas se conocerán los argumentos esgrimidos por el tribunal de marras y los efectos de esa decisión. Los liberados, pueden analizar un reclamo por prisión indebida.

Luego de haber permanecido tres meses y dos semanas en prisión, fueron liberados los seis sujetos recluidos por estar implicados en los incidentes ocurridos el pasado domingo 15 de julio, a la salida de un boliche bailable de la Costanera Norte.

La decisión fue adoptada por un Tribunal de Apelaciones en lo Penal de la ciudad de Montevideo, luego que los abogados defensores de los jóvenes procesados, Zayda de la Carrera y Nazareno Dalto, recusaran por prejuzgamiento a la jueza en penal de 4º Turno de Salto, Francisca Suárez, a quien acusaron de haber fallado únicamente con la acusación de la fiscalía, sin darles oportunidad de formular los descargos en la etapa de alegatos, previo al dictado de la sentencia.

Ayer, el Tribunal de Apelaciones al que recurrieron los abogados defensores de los salteños procesados por estos incidentes, dictó el revocamiento de la sentencia que determinó el procesamiento de los encausados y ordenó la liberación inmediata de los mismos.

Más allá de esto, uno de los tres jóvenes agredidos por este grupo de personas, resultó internado durante un mes en el CTI de un sanatorio de la capital del país con riesgo de vida, pero pudo sobreponerse a la situación, aunque según los familiares que fueron consultados por EL PUEBLO en aquella oportunidad, señalaron que el joven no volvería a sus actividades habituales.

Ahora, los abogados defensores analizan la posibilidad de tomar medidas contra el pronunciamiento judicial que el pasado 4 de setiembre puso a estas seis personas en prisión y que ahora debieron ser liberadas por presunta falta de responsabilidad con los delitos entonces imputados.

A LA CÁRCEL

Casi dos meses después de registrarse el incidente en la Costanera Norte, ocurrido el domingo 15 de julio, que dejó como saldo a tres jóvenes lesionados, entre ellos a uno internado grave en un CTI por el lapso de un mes, la Justicia Penal de 4º Turno, dictó el procesamiento con prisión de los seis jóvenes que habían sido vinculados en este caso, imputándoles un delito de lesiones graves agravadas.

El fallo sobrevino repentinamente luego de varias semanas de actuaciones, en donde la Justicia tomó múltiples declaraciones al realizar la reconstrucción del hecho, solicitudes de tomas fotográficas y reconocimientos de los denunciados practicados por la magistrada, a pedido del fiscal actuante, Carlos Rodríguez, imputándoles un delito de lesiones graves agravadas y dos delitos de lesiones personales agravadas.

UNA FRÍA MAÑANA

El incidente se había registrado el domingo 15 de julio sobre las seis menos cuarto de la mañana, y comenzó en el interior de un boliche bailable de los que componen la movida nocturna que se genera cada fin de semana en la Costanera Norte. Y terminó en la vereda del mismo bajo la atenta mirada del portero del lugar y de algunos guardias de seguridad, que cuando comenzó el conflicto, sacó a agresores y agredidos hacia fuera, por un mismo callejón lateral donde el establecimiento lo utiliza como estacionamiento para sus clientes.

A raíz de este episodio, el que se llevó la peor parte fue un joven capitalino salvajemente agredido, Nicolás Rodríguez de 24 años de edad, que resultó con múltiples fracturas de cráneo, derrame cerebral y fue internado en el CTI durante un mes.

El 31 de julio, se llevó a cabo la reconstrucción del hecho en la Costanera Norte y para ello vinieron a Salto dos de los jóvenes denunciantes. Luego de esa instancia, la Justicia convocó a una maratónica semana de audiencias a un importante grupo de personas, que eran allegados y conocidos de los denunciados.

Tras esto, el expediente fue a manos del fiscal Carlos Rodríguez Carreté, quien luego de analizar el caso, solicitó el procesamiento con prisión de seis de los jóvenes del grupo que había sido denunciado. Y días después, sin oír a los abogados defensores, la jueza expidió cuatro órdenes de allanamiento para la detención de seis personas, las cuales fueron remitidas al juzgado penal de 4º Turno y tras esto procesadas con prisión por un delito de lesiones graves especialmente agravadas y dos delitos de lesiones personales especialmente agravadas.

RECUSACIÓN

No obstante, los abogados defensores de los entonces reclusos, recusaron a la jueza Francisca Suárez considerando que incurrió en “prejuzgamiento”, porque tomó la vista fiscal y no les dio traslado de esa resolución, instancia procesal que entienden que correspondía según el proceso penal uruguayo, para formular sus descargos.

Los abogados entendieron que la jueza elaboró el auto de procesamiento antes de que pudieran participar de la instancia ratificatoria de los hechos, oportunidad en la que alegan sus descargos sobre la vista fiscal, y para el dictado del procesamiento la jueza debe tener en cuenta los dos argumentos y allí decidir, pero no lo hizo. Los recusantes acusaron a la jueza de oír una sola campana, la del fiscal. Y por eso la recusaron.

Ayer, el Tribunal de Apelaciones que analizó la recusación, determinó el revocamiento del procesamiento y ordenó la liberación de los detenidos. En las próximas horas se conocerán los argumentos esgrimidos por el tribunal de marras y los efectos de esa decisión. Los liberados, pueden analizar un reclamo por prisión indebida.