Un auto con contrabando cruzó la frontera sin ser detenido y al final contrabandistas y aduaneros terminaron en el Juzgado

Un auto con contrabando cruzó la frontera sin ser detenido y  al final contrabandistas y aduaneros terminaron en el Juzgado
Dos contrabandistas terminaron en la cárcel y otro fue procesado sin prisión, luego de haber cruzado el paso de frontera de Salto Grande con una importante carga de contrabando, sin que los efectivos de Aduana se la incautaran. Esto provocó que los tres funcionarios que se encontraban en la frontera en ese momento tuvieran que explicar su accionar ante el juez penal de turno, quien si bien finalmente decidió liberarlos, continuará investigando.
Según pudo saber EL PUEBLO, el magistrado solicitó las filmaciones del caso, para ver de qué manera el automóvil eludió el control de Aduanas, pero al no poder observarlas claramente, las envió al Centro de Monitoreo de Montevideo, para luego determinar los pasos a seguir.
EL AUTO
QUEDÓ VARADO
El caso quedó al descubierto luego de que el Ford Escort del año 1981 utilizado para realizar el contrabando detuviera su marcha por problemas mecánicos. El vehículo quedó varado en la banquina de la exruta 3, próximo a la rotonda de Salto Grande.
Efectivos policiales de la seccional 5ª fueron alertados de que un automóvil proveniente de Concordia se encontraba en problemas en el lugar citado y se dirigieron al lugar.
Al llegar, se encontraron con que un toldo cubría la mercancía que llevaba el vehículo, y al levantar dicho toldo descubrieron todo tipo de productos de origen argentino: jugos Ades, azúcar, aceite, turrones, galletitas, sal, shampoo, crema de enjuague y jabón en polvo, entre otras cosas.
Junto al automóvil se encontraba un hombre, que fue detenido. Tras practicarse las averiguaciones del caso con Migraciones, se determinó que dicho sujeto había viajado horas antes a Concordia junto a su hermana y su padre, y que luego retornó con ellos a Salto.
Cuando se rompió el auto, los otros dos implicados en el asunto abandonaron el lugar para ir a buscar otro medio de transporte y así poder trasladar la mercadería adquirida del otro lado del río, al tiempo que el tercer individuo quedó cuidando la misma.
Enseguida se notificó al juez penal de turno al respecto, y éste citó a declarar al detenido y a sus dos familiares. Paralelamente, también fueron citados los tres funcionarios de Aduana que se encontraban trabajando en la frontera cuando el Ford Escort cruzó la misma repleto de contrabando sin ser detenido.
Finalmente, el magistrado procesó con prisión a los dos hombres que protagonizaron el contrabando: E. A. F. S. de 20 años y a su padre, E. D. F. P., de 50 años. Ambos tenían antecedentes penales. La hermana del primer nombrado e hija del segundo, L. T. F. S. de 22 años, fue procesada sin prisión.
LADRONA PROCESADA
La ladrona de 18 años que había robado nueve cheques en blanco que tenían la firma de la contadora para que la trabajaba, terminó procesada sin prisión en la víspera.
La joven había cobrado 340.000 pesos a través de los cheques en cuestión y había gastado $316.000 en provecho propio y de su familia, comprando todo tipo de cosas para ella misma y para su novio de 47 años y su madre de 42.
La ladrona, que es oriunda de Campo de Todos, sorprendió a sus vecinos por el poder de compra exhibido en los últimos tiempos, luego de adquirir tres costosas computadores portátiles, tres celulares de última generación y todo tipo de herramientas para su pareja, que es albañil.
Ayer, antes de ser conducida al Juzgado, la joven -que está embarazada- se sintió mal, por lo que tuvo que ser internada en el Hospital. Al cierre de esta edición, incluso, la adolescente de iniciales S. T. permanecía en observación, en el nosocomio público.
El magistrado actuante, luego de concluir con sus actuaciones, le tipificó nueve delitos de hurto de cheques en concurrencia fuera de la reiteración, nueve delitos de emisión de cheques a cuenta ajena y dos delitos de hurto. Esto últimos casos surgieron al final, cuando la contadora damnificada reveló que anteriormente al robo de cheques le había faltado dinero de su cartera. Eso ocurrió dos veces, pero en ambas oportunidades prefirió no denunciar los hechos en la sede policial. Sí lo hizo ayer, directamente ante el juez penal.
La joven ladrona, que se salvó de la cárcel, deberá cumplir 90 días de prisión domiciliaria, de acuerdo a la medida alternativa que dispuso la justicia.
VENDEDOR DE DROGAS
A LA CÁRCEL
Un hombre de 29 años, de iniciales E. L., fue procesado con prisión por un delito de comercialización de estupefacientes en calidad de autor. Este sujeto cayó en las manos de la justicia luego de una paciente investigación de Narcóticos.
En la noche del jueves, los agentes de dicha dependencia se ubicaron cerca de la vivienda del delincuente ubicada en el barrio Horacio Quiroga, que oficiaba de “boca” de venta de droga. Durante las horas de vigilancia, se detuvo a siete compradores de estupefacientes, quienes al ser indagados, confesaron haberle comprado marihuana al sospechoso. Por dicho motivo, se solicitó una orden de allanamiento al juez penal de turno, y una vez que fue emitida la misma, en la mañana de ayer se allanó la “boca”, incautándose 15 gramos de marihuana.
Tras ser puesto a disposición de la justicia, el vendedor de droga fue a parar a la cárcel.

Dos contrabandistas terminaron en la cárcel y otro fue procesado sin prisión, luego de haber cruzado el paso de frontera de Salto Grande con una importante carga de contrabando, sin que los efectivos de Aduana se la incautaran. Esto provocó que los tres funcionarios que se encontraban en la frontera en ese momento tuvieran que explicar su accionar ante el juez penal de turno, quien si bien finalmente decidió liberarlos, continuará investigando.

Según pudo saber EL PUEBLO, el magistrado solicitó las filmaciones del caso, para ver de qué manera el automóvil eludió el control de Aduanas, pero al no poder observarlas claramente, las envió al Centro de Monitoreo de Montevideo, para luego determinar los pasos a seguir.

EL AUTO QUEDÓ VARADO

El caso quedó al descubierto luego de que el Ford Escort del año 1981 utilizado para realizar el contrabando detuviera su marcha por problemas mecánicos. El vehículo quedó varado en la banquina de la exruta 3, próximo a la rotonda de Salto Grande.

Efectivos policiales de la seccional 5ª fueron alertados de que un automóvil proveniente de Concordia se encontraba en problemas en el lugar citado y se dirigieron al lugar.

Al llegar, se encontraron con que un toldo cubría la mercancía que llevaba el vehículo, y al levantar dicho toldo descubrieron todo tipo de productos de origen argentino: jugos Ades, azúcar, aceite, turrones, galletitas, sal, shampoo, crema de enjuague y jabón en polvo, entre otras cosas.

Junto al automóvil se encontraba un hombre, que fue detenido. Tras practicarse las averiguaciones del caso con Migraciones, se determinó que dicho sujeto había viajado horas antes a Concordia junto a su hermana y su padre, y que luego retornó con ellos a Salto.

Cuando se rompió el auto, los otros dos implicados en el asunto abandonaron el lugar para ir a buscar otro medio de transporte y así poder trasladar la mercadería adquirida del otro lado del río, al tiempo que el tercer individuo quedó cuidando la misma.

Enseguida se notificó al juez penal de turno al respecto, y éste citó a declarar al detenido y a sus dos familiares. Paralelamente, también fueron citados los tres funcionarios de Aduana que se encontraban trabajando en la frontera cuando el Ford Escort cruzó la misma repleto de contrabando sin ser detenido.

Finalmente, el magistrado procesó con prisión a los dos hombres que protagonizaron el contrabando: E. A. F. S. de 20 años y a su padre, E. D. F. P., de 50 años. Ambos tenían antecedentes penales. La hermana del primer nombrado e hija del segundo, L. T. F. S. de 22 años, fue procesada sin prisión.

LADRONA PROCESADA

La ladrona de 18 años que había robado nueve cheques en blanco que tenían la firma de la contadora para que la trabajaba, terminó procesada sin prisión en la víspera.

La joven había cobrado 340.000 pesos a través de los cheques en cuestión y había gastado $316.000 en provecho propio y de su familia, comprando todo tipo de cosas para ella misma y para su novio de 47 años y su madre de 42.

La ladrona, que es oriunda de Campo de Todos, sorprendió a sus vecinos por el poder de compra exhibido en los últimos tiempos, luego de adquirir tres costosas computadores portátiles, tres celulares de última generación y todo tipo de herramientas para su pareja, que es albañil.

Ayer, antes de ser conducida al Juzgado, la joven -que está embarazada- se sintió mal, por lo que tuvo que ser internada en el Hospital. Al cierre de esta edición, incluso, la adolescente de iniciales S. T. permanecía en observación, en el nosocomio público.

El magistrado actuante, luego de concluir con sus actuaciones, le tipificó nueve delitos de hurto de cheques en concurrencia fuera de la reiteración, nueve delitos de emisión de cheques a cuenta ajena y dos delitos de hurto. Esto últimos casos surgieron al final, cuando la contadora damnificada reveló que anteriormente al robo de cheques le había faltado dinero de su cartera. Eso ocurrió dos veces, pero en ambas oportunidades prefirió no denunciar los hechos en la sede policial. Sí lo hizo ayer, directamente ante el juez penal.

La joven ladrona, que se salvó de la cárcel, deberá cumplir 90 días de prisión domiciliaria, de acuerdo a la medida alternativa que dispuso la justicia.

VENDEDOR DE DROGAS A LA CÁRCEL

Un hombre de 29 años, de iniciales E. L., fue procesado con prisión por un delito de comercialización de estupefacientes en calidad de autor. Este sujeto cayó en las manos de la justicia luego de una paciente investigación de Narcóticos.

En la noche del jueves, los agentes de dicha dependencia se ubicaron cerca de la vivienda del delincuente ubicada en el barrio Horacio Quiroga, que oficiaba de “boca” de venta de droga. Durante las horas de vigilancia, se detuvo a siete compradores de estupefacientes, quienes al ser indagados, confesaron haberle comprado marihuana al sospechoso. Por dicho motivo, se solicitó una orden de allanamiento al juez penal de turno, y una vez que fue emitida la misma, en la mañana de ayer se allanó la “boca”, incautándose 15 gramos de marihuana.

Tras ser puesto a disposición de la justicia, el vendedor de droga fue a parar a la cárcel.