Un cuidamotos fingió una rapiña en perjuicio de un colega para quedarse con su lugar de trabajo en el Hospital local

Un cuidamotos fingió una rapiña en perjuicio de un colega para quedarse con su lugar de trabajo en el Hospital local
Un hecho insólito ocurrió en la madrugada del martes, cuando un cuidamotos informal que se desempeña en las adyacencias a la Emergencia del Hospital denunció en la Seccional 1ª que había sido víctima de una rapiña. El denunciante dijo que se encontraba trabajando en las afueras del nosocomio, cuando un sujeto desconocido le aplicó un golpe de puño sin mediar palabras.
Producto del impacto, el agredido cayó al suelo -según su relato-, lo que fue aprovechado por el agresor para hurtarle un celular Nokia 1110 y la suma de 2.500 pesos que tenía en el bolsillo, para luego darse a la fuga rumbo a calle 18 de Julio.
Tras tomar conocimiento del caso, los funcionarios policiales llegaron inmediatamente al lugar y, tras realizar una recorrida por la zona, lograron detener al acusado que fue identificado por el denunciante. Pero tras ser trasladado a la sede policial y ser indagado, la verdadera historia salió a luz. Se trataba de otro cuidamotos informal, que se disputaba el lugar de trabajo con el anterior. El denunciado afirmó haberse peleado a golpes de puño con el denunciante, pero desmintió haberlo rapiñado.
Vale agregar que el denunciado no tenía dinero alguno en su poder, como tampoco el celular en cuestión, pese a que fue apresado a una cuadra del lugar del hecho, lo que reduce la posibilidad de que se haya deshecho de los objetos presuntamente hurtados. Esto llevó a pensar a la Policía de que el denunciante inventó la historia, por lo cual el detenido fue dejado en libertad.
JOVEN ROBÓ UNA
FUNDA DE REFRESCOS
Una empleada se encontraba atendiendo un comercio ubicado en el barrio Salto Nuevo, cuando de repente ingresó un cliente y le avisó que un joven conocido de la zona se llevaba una funda de seis botellas de refresco Nix de naranja, valorada en 300 pesos.
Tras observar la filmación de las cámaras de seguridad del lugar, el dueño del establecimiento vio al susodicho agarrando la funda y escapando a pie por calle Treinta y Tres, por lo que denunció el hecho en la Seccional Tercera, donde se realizan las averiguaciones del caso.
MENOR ATRAPADO
CON MÁQUINA ROBADA
Un hombre que se encontraba durmiendo en la madrugada del martes, escuchó ruidos en el interior de su vivienda y se levantó a ver qué pasaba. Al llegar al living se encontró con un sujeto que salía de su finca ubicada en el barrio Don Atilio, con un radiograbador Philips en sus manos. Al notar la presencia del dueño de casa, el malhechor se dio rápidamente a la fuga.
El hombre reingresó a su finca, para descubrir que el ladrón se había llevado anteriormente una máquina de coser eléctrica, un monedero de cuero, 10 platos, varios documentos y 1.500 pesos en efectivo.
Al hacer la denuncia respectiva en la Seccional Tercera, el individuo especificó que la puerta principal de la vivienda carecía de llave de seguridad. La pérdida fue valuada en 20.000 pesos.
Tras tomar conocimiento del hecho, un móvil de la sede policial mencionada concurrió al lugar y detuvo a un menor de edad que se encontraba frente a una finca intentando vender una máquina de coser, que resultó ser la misma que había sido robada minutos antes.
Al ser indagado, el menor expresó que había salido a comprar cigarrillos cuando se encontró con tres hombres que le ofrecieron 200 pesos para “entregar el objeto en cuestión a su propietario”.
Puesto en conocimiento del caso, el magistrado actuante dispuso que se indague a los padres del menor del por qué el mismo anda a altas horas de la madrugada en la calle y qué hace de su vida. El menor fue entregado a sus progenitores bajo recibo y severo apercibimiento de conducta.
ESTAFADO TRAS
COMPRAR UN CELULAR
Un hombre fue estafado a través de una compra realizada en Internet. El ciudadano salteño adquirió un celular Samsung S4 mediante la página web de Mercado Libre. La vendedora, una mujer oriunda del departamento de Canelones, según expresó cuando ambas partes dialogaron por teléfono, exigió el pago de 5.000 pesos antes de realizar el envío del producto a nuestra ciudad, por lo que el comprador giró el dinero y esperó la llegada del celular, pero la encomienda prometida nunca arribó a Salto.
El comprador llamó reiteradamente a la vendedora, pero ésta no lo atendió más, por lo que decidió realizar la denuncia correspondiente en la Dirección de Investigaciones de la Jefatura local.

Foto: Archivos de EL PUEBLO

Un hecho insólito ocurrió en la madrugada del martes, cuando un cuidamotos informal que se desempeña en las adyacencias a la Emergencia del Hospital denunció en la Seccional 1ª que había sido víctima de una rapiña. El denunciante dijo que se encontraba trabajando en las afueras del nosocomio, cuando un sujeto desconocido le aplicó un golpe de puño sin mediar palabras.

Producto del impacto, el agredido cayó al suelo -según su relato-, lo que fue aprovechado por el agresor para hurtarle un celular Nokia 1110 y la suma de 2.500 pesos que tenía en el bolsillo, para luego darse a la fuga rumbo a calle 18 de Julio.

Tras tomar conocimiento del caso, los funcionarios policiales llegaron inmediatamente al lugar y, tras realizar una recorrida por la zona, lograron detener al acusado que fue identificado por el denunciante. Pero tras ser trasladado a la sede policial y ser indagado, la verdadera historia salió a luz. Se trataba de otro cuidamotos informal, que se disputaba el lugar de trabajo con el anterior. El denunciado afirmó haberse peleado a golpes de puño con el denunciante, pero desmintió haberlo rapiñado.

Vale agregar que el denunciado no tenía dinero alguno en su poder, como tampoco el celular en cuestión, pese a que fue apresado a una cuadra del lugar del hecho, lo que reduce la posibilidad de que se haya deshecho de los objetos presuntamente hurtados. Esto llevó a pensar a la Policía de que el denunciante inventó la historia, por lo cual el detenido fue dejado en libertad.

JOVEN ROBÓ UNA FUNDA DE REFRESCOS

Una empleada se encontraba atendiendo un comercio ubicado en el barrio Salto Nuevo, cuando de repente ingresó un cliente y le avisó que un joven conocido de la zona se llevaba una funda de seis botellas de refresco Nix de naranja, valorada en 300 pesos.

Tras observar la filmación de las cámaras de seguridad del lugar, el dueño del establecimiento vio al susodicho agarrando la funda y escapando a pie por calle Treinta y Tres, por lo que denunció el hecho en la Seccional Tercera, donde se realizan las averiguaciones del caso.

MENOR ATRAPADO CON MÁQUINA ROBADA

Un hombre que se encontraba durmiendo en la madrugada del martes, escuchó ruidos en el interior de su vivienda y se levantó a ver qué pasaba. Al llegar al living se encontró con un sujeto que salía de su finca ubicada en el barrio Don Atilio, con un radiograbador Philips en sus manos. Al notar la presencia del dueño de casa, el malhechor se dio rápidamente a la fuga.

El hombre reingresó a su finca, para descubrir que el ladrón se había llevado anteriormente una máquina de coser eléctrica, un monedero de cuero, 10 platos, varios documentos y 1.500 pesos en efectivo.

Al hacer la denuncia respectiva en la Seccional Tercera, el individuo especificó que la puerta principal de la vivienda carecía de llave de seguridad. La pérdida fue valuada en 20.000 pesos.

Tras tomar conocimiento del hecho, un móvil de la sede policial mencionada concurrió al lugar y detuvo a un menor de edad que se encontraba frente a una finca intentando vender una máquina de coser, que resultó ser la misma que había sido robada minutos antes.

Al ser indagado, el menor expresó que había salido a comprar cigarrillos cuando se encontró con tres hombres que le ofrecieron 200 pesos para “entregar el objeto en cuestión a su propietario”.

Puesto en conocimiento del caso, el magistrado actuante dispuso que se indague a los padres del menor del por qué el mismo anda a altas horas de la madrugada en la calle y qué hace de su vida. El menor fue entregado a sus progenitores bajo recibo y severo apercibimiento de conducta.

ESTAFADO TRAS COMPRAR UN CELULAR

Un hombre fue estafado a través de una compra realizada en Internet. El ciudadano salteño adquirió un celular Samsung S4 mediante la página web de Mercado Libre. La vendedora, una mujer oriunda del departamento de Canelones, según expresó cuando ambas partes dialogaron por teléfono, exigió el pago de 5.000 pesos antes de realizar el envío del producto a nuestra ciudad, por lo que el comprador giró el dinero y esperó la llegada del celular, pero la encomienda prometida nunca arribó a Salto.

El comprador llamó reiteradamente a la vendedora, pero ésta no lo atendió más, por lo que decidió realizar la denuncia correspondiente en la Dirección de Investigaciones de la Jefatura local.