Un hombre guardó una riñonera con 130.000 pesos abajo de la almohada y un ladrón ingresó a su casa y se la llevó

Un hombre guardó una riñonera con 130.000 pesos abajo de la almohada y un ladrón ingresó a su casa y se la llevó
Un ladrón que ingresó en una finca sita en calle Cervantes al 1500 recorrió todos los ambientes de la misma, dando vuelta cajones y revolviendo todo lo que encontró a su paso, y al principio no descubrió nada de valor.
En cambio, cuando levantó la almohada de la cama de la víctima, encontró un botín más importante del que imaginaba: una riñonera con 130.000 pesos que el dueño de casa había escondido en dicho lugar. La importante cantidad de dinero encontrada hizo que el malhechor diera por cumplida su tarea y se retirara de la finca sin llevarse más nada.
Por estas horas la policía intenta ubicar al maleante, quien había forzado uno de los ingresos de la casa para acceder al interior de la misma.
ROBO EN FERRETERÍA
Un empleado de una ferretería atendía a un cliente, cuando tras darse vuelta para cumplir uno de sus requerimientos, se percató de que el hombre había desaparecido. Luego de superar la sorpresa inicial, el dependiente descubrió que el maleante se había llevado su celular Samsung Galaxy SII, que tenía apoyado en la mesa.
Tras recibir la denuncia respectiva, los funcionarios policiales hicieron las averiguaciones del caso y lograron dar con el paradero de un hombre de 25 años, de iniciales H. M. C., quien al ser indagado admitió la autoría del hecho.
Finalmente, el magistrado actuante decidió procesarlo sin prisión, pese a que el delincuente tenía varios antecedentes penales. Como medida sustitutiva, el sujeto deberá presentarse dos veces por semana en la seccional más próxima a su domicilio, y además tendrá la prohibición de concurrir a la ferretería en cuestión por 90 días.
ROBARON OTRA CAJA
REGISTRADORA
La última semana fue fructífera para el robo de cajas registradoras. El último caso ocurrió en un supermercado ubicado en calle Javier de Viana casi Andrés Latorre, que fue visitado por “los amigos de lo ajeno” en la madrugada de ayer. Los delincuentes rompieron el vidrio principal del comercio, para ingresar al mismo y llevarse la caja registradora con dinero. De acuerdo a lo estipulado en la denuncia policial, el dueño del establecimiento no precisó la suma exacta que sustrajeron los ladrones.
CINCO HURTOS DE MOTOS
Los ladrones de birrodados tuvieron trabajo a destajo en los últimos días, de acuerdo a las denuncias registradas en las diferentes sedes policiales de la ciudad.
Como muestra alcanza con referir a cinco de los casos que hubo entre viernes y sábado.
El primero ocurrió el viernes en horas de la tarde, en perjuicio de una mujer que se encontraba trabajado en Aldeas Infantiles. Al ingresar a su lugar de trabajo, la fémina estacionó su moto Vital 110 (sin traba de seguridad) en el porche de una casa ubicada dentro del predio. En el baúl de la misma había dos camperas y una bufanda.
Otra denuncia la efectuó un joven que dejó su motocicleta estacionada en Florencio Sánchez y Cervantes a las ocho y media de la noche del mismo día, y tres horas más tarde, cuando retornó a ocuparla, la misma había desaparecido.
En la tarde del sábado, mientras tanto, dos motos Yumbo fueron hurtadas frente a la Plazoleta de los Recuerdos y en Beltrán al 200, respectivamente.
El último hurto sucedió en la noche del propio sábado, cuando un joven estacionó su motocicleta frente a un boliche nocturno ubicado en calle Luis Alberto de Herrera al 300, y cuando se retiró del lugar, tuvo que buscar un medio de transporte alternativo para retornar a su hogar, dado que su vehículo había desaparecido.

Un ladrón que ingresó en una finca sita en calle Cervantes al 1500 recorrió todos los ambientes de la misma, dando vuelta cajones y revolviendo todo lo que encontró a su paso, y al principio no descubrió nada de valor.

En cambio, cuando levantó la almohada de la cama de la víctima, encontró un botín más importante del que imaginaba: una riñonera con 130.000 pesos que el dueño de casa había escondido en dicho lugar. La importante cantidad de dinero encontrada hizo que el malhechor diera por cumplida su tarea y se retirara de la finca sin llevarse más nada.

Por estas horas la policía intenta ubicar al maleante, quien había forzado uno de los ingresos de la casa para acceder al interior de la misma.

ROBO EN FERRETERÍA

Un empleado de una ferretería atendía a un cliente, cuando tras darse vuelta para cumplir uno de sus requerimientos, se percató de que el hombre había desaparecido. Luego de superar la sorpresa inicial, el dependiente descubrió que el maleante se había llevado su celular Samsung Galaxy SII, que tenía apoyado en la mesa.

Tras recibir la denuncia respectiva, los funcionarios policiales hicieron las averiguaciones del caso y lograron dar con el paradero de un hombre de 25 años, de iniciales H. M. C., quien al ser indagado admitió la autoría del hecho.

Finalmente, el magistrado actuante decidió procesarlo sin prisión, pese a que el delincuente tenía varios antecedentes penales. Como medida sustitutiva, el sujeto deberá presentarse dos veces por semana en la seccional más próxima a su domicilio, y además tendrá la prohibición de concurrir a la ferretería en cuestión por 90 días.

ROBARON OTRA CAJA REGISTRADORA

La última semana fue fructífera para el robo de cajas registradoras. El último caso ocurrió en un supermercado ubicado en calle Javier de Viana casi Andrés Latorre, que fue visitado por “los amigos de lo ajeno” en la madrugada de ayer. Los delincuentes rompieron el vidrio principal del comercio, para ingresar al mismo y llevarse la caja registradora con dinero. De acuerdo a lo estipulado en la denuncia policial, el dueño del establecimiento no precisó la suma exacta que sustrajeron los ladrones.

CINCO HURTOS DE MOTOS

Los ladrones de birrodados tuvieron trabajo a destajo en los últimos días, de acuerdo a las denuncias registradas en las diferentes sedes policiales de la ciudad.

Como muestra alcanza con referir a cinco de los casos que hubo entre viernes y sábado.

El primero ocurrió el viernes en horas de la tarde, en perjuicio de una mujer que se encontraba trabajado en Aldeas Infantiles. Al ingresar a su lugar de trabajo, la fémina estacionó su moto Vital 110 (sin traba de seguridad) en el porche de una casa ubicada dentro del predio. En el baúl de la misma había dos camperas y una bufanda.

Otra denuncia la efectuó un joven que dejó su motocicleta estacionada en Florencio Sánchez y Cervantes a las ocho y media de la noche del mismo día, y tres horas más tarde, cuando retornó a ocuparla, la misma había desaparecido.

En la tarde del sábado, mientras tanto, dos motos Yumbo fueron hurtadas frente a la Plazoleta de los Recuerdos y en Beltrán al 200, respectivamente.

El último hurto sucedió en la noche del propio sábado, cuando un joven estacionó su motocicleta frente a un boliche nocturno ubicado en calle Luis Alberto de Herrera al 300, y cuando se retiró del lugar, tuvo que buscar un medio de transporte alternativo para retornar a su hogar, dado que su vehículo había desaparecido.