Un joven de 22 años fue procesado con prisión por hurto especialmente agravado y es indagado por dos robos más

Un joven de 22 años fue procesado con prisión por hurto  especialmente agravado y es indagado por dos robos más
El juzgado penal de turno dispuso un solo procesamiento en la pasada jornada: el de un joven de 22 años que fue a parar a la cárcel por un delito de hurto especialmente agravado.
El delincuente también es indagado por otros dos robos, por los que deberá volver a declarar en el juzgado en los próximos días.
En primera instancia, el joven ingresó a una casa ubicada en la calle Morquio al 1800, en la que sustrajo dos planchas de pelo antes de ser visto por uno de los moradores de la vivienda cuando dejaba la propiedad.
Después, el mismo malhechor irrumpió en una finca sita en la calle José Villar casi Yatay, donde robó 2.000 pesos. En esta ocasión también fue agarrado “in fraganti”, por lo que tuvo que darse a la fuga, dejando abandonada una motocicleta. Posteriormente se confirmó que dicho bi rodado había sido hurtado cuando se encontraba estacionado frente a una casa ubicada en calle 33 al 2179.
Tras ser indagado por los tres robos, ayer fue al juzgado penal, donde se lo procesó con prisión por uno de ellos, quedando pendiente la resolución judicial de los otros dos hechos.
Por si esto no fuera poco, este mismo individuo es investigado por el caso del adolescente de 18 años que sufrió una salvaje agresión que derivó en una fractura de cráneo por la que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Y si bien el hoy presidiario -dado que ayer mismo fue trasladado al Centro de Rehabilitación local- logró zafar en primera instancia de ser vinculado a dicha agresión por falta de pruebas, no se descarta que vuelva a ser indagado al respecto.
Como informó oportunamente EL PUEBLO, la víctima de 18 años fue golpeada con una hacha, provocándole la lesión ya comentada. El caso se debería a un “ajuste de cuentas”, según denunció la hermana del herido, dado que agresores y agredido habrían coincidido en la Colonia Berro del INAU (Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay), un hogar con medidas de seguridad para varones infractores mayores de 15 años que se encuentra ubicado en la ciudad de Canelones. En dicho establecimiento, las partes habrían tenido un conflicto que prometieron saldar cuando salieran de la dependencia del INAU. Por dicho motivo, quizás, el agredido dijo no conocer a los agresores, pese a que su hermana declaró todo lo contrario.
El joven de 18 años, que había sido derivado al hospital de Tacuarembó en estado grave, ya fue dado de alta y se encuentra nuevamente en nuestra ciudad.
ROBO EN LA PUERTA
DE UNA BOITE
Un hombre estacionó su motocicleta Winner Fire en las inmediaciones de una conocida boite de la ciudad y cuando retornó a ocuparla, la misma ya no se encontraba en el lugar. El hecho ocurrió en la madrugada de la víspera y fue resuelto a las pocas horas, cuando un móvil policial divisó a tres sujetos a bordo del bi rodado en cuestión en la intersección de las calles Blanes y Agraciada. Finalmente fueron detenidos dos de ellos, de 18 y 49 años, respectivamente, quienes hoy concurrirán al juzgado penal de turno para ser indagados al respecto. El tercer individuo, un joven de 17 años, se dio a la fuga.
HURTO EN
PANADERÍA
Otro de los hurtos del fin de semana ocurrió en una panadería sita en calle 33. En dicho comercio fue denunciado el robo de una cartera conteniendo 20.000 pesos. La cartera se encontraba en una pieza independiente, a la que no tenían acceso los circunstanciales clientes que concurrieron en la víspera a la panadería.
INTENTO DE ROBO
FRENTE AL IPOLL
Un agente policial agarró “con las manos en la masa” a un joven de 17 años, que intentaba hurtar objetos del interior de un automóvil que estaba estacionado en las adyacencias del liceo IPOLL.
El policía, que realizaba el servicio 222 en dicho instituto de enseñanza, se percató de la actitud sospechosa del adolescente, por lo que decidió verificar qué intenciones tenía éste al acercarse al vehículo en cuestión. Tras esperar unos minutos, descubrió la conducta delictiva del joven, por lo que procedió a detenerlo.

El juzgado penal de turno dispuso un solo procesamiento en la pasada jornada: el de un joven de 22 años que fue a parar a la cárcel por un delito de hurto especialmente agravado.

El delincuente también es indagado por otros dos robos, por los que deberá volver a declarar en el juzgado en los próximos días.

En primera instancia, el joven ingresó a una casa ubicada en la calle Morquio al 1800, en la que sustrajo dos planchas de pelo antes de ser visto por uno de los moradores de la vivienda cuando dejaba la propiedad.

Después, el mismo malhechor irrumpió en una finca sita en la calle José Villar casi Yatay, donde robó 2.000 pesos. En esta ocasión también fue agarrado “in fraganti”, por lo que tuvo que darse a la fuga, dejando abandonada una motocicleta. Posteriormente se confirmó que dicho bi rodado había sido hurtado cuando se encontraba estacionado frente a una casa ubicada en calle 33 al 2179.

Tras ser indagado por los tres robos, ayer fue al juzgado penal, donde se lo procesó con prisión por uno de ellos, quedando pendiente la resolución judicial de los otros dos hechos.

Por si esto no fuera poco, este mismo individuo es investigado por el caso del adolescente de 18 años que sufrió una salvaje agresión que derivó en una fractura de cráneo por la que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Y si bien el hoy presidiario -dado que ayer mismo fue trasladado al Centro de Rehabilitación local- logró zafar en primera instancia de ser vinculado a dicha agresión por falta de pruebas, no se descarta que vuelva a ser indagado al respecto.

Como informó oportunamente EL PUEBLO, la víctima de 18 años fue golpeada con una hacha, provocándole la lesión ya comentada. El caso se debería a un “ajuste de cuentas”, según denunció la hermana del herido, dado que agresores y agredido habrían coincidido en la Colonia Berro del INAU (Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay), un hogar con medidas de seguridad para varones infractores mayores de 15 años que se encuentra ubicado en la ciudad de Canelones. En dicho establecimiento, las partes habrían tenido un conflicto que prometieron saldar cuando salieran de la dependencia del INAU. Por dicho motivo, quizás, el agredido dijo no conocer a los agresores, pese a que su hermana declaró todo lo contrario.

El joven de 18 años, que había sido derivado al hospital de Tacuarembó en estado grave, ya fue dado de alta y se encuentra nuevamente en nuestra ciudad.

ROBO EN LA PUERTA DE UNA BOITE

Un hombre estacionó su motocicleta Winner Fire en las inmediaciones de una conocida boite de la ciudad y cuando retornó a ocuparla, la misma ya no se encontraba en el lugar. El hecho ocurrió en la madrugada de la víspera y fue resuelto a las pocas horas, cuando un móvil policial divisó a tres sujetos a bordo del bi rodado en cuestión en la intersección de las calles Blanes y Agraciada. Finalmente fueron detenidos dos de ellos, de 18 y 49 años, respectivamente, quienes hoy concurrirán al juzgado penal de turno para ser indagados al respecto. El tercer individuo, un joven de 17 años, se dio a la fuga.

HURTO EN PANADERÍA

Otro de los hurtos del fin de semana ocurrió en una panadería sita en calle 33. En dicho comercio fue denunciado el robo de una cartera conteniendo 20.000 pesos. La cartera se encontraba en una pieza independiente, a la que no tenían acceso los circunstanciales clientes que concurrieron en la víspera a la panadería.

INTENTO DE ROBO FRENTE AL IPOLL

Un agente policial agarró “con las manos en la masa” a un joven de 17 años, que intentaba hurtar objetos del interior de un automóvil que estaba estacionado en las adyacencias del liceo IPOLL.

El policía, que realizaba el servicio 222 en dicho instituto de enseñanza, se percató de la actitud sospechosa del adolescente, por lo que decidió verificar qué intenciones tenía éste al acercarse al vehículo en cuestión. Tras esperar unos minutos, descubrió la conducta delictiva del joven, por lo que procedió a detenerlo.