Una niña de tres años chocó contra un auto en movimiento y dio un gran susto, aunque felizmente sufrió lesiones leves

Una niña de tres años chocó contra un auto en movimiento y dio un gran susto, aunque felizmente sufrió lesiones leves
Un accidente de tránsito paralizó a la zona céntrica de nuestra ciudad en la noche de ayer, cuando una niña de tres años golpeó su cuerpo contra un automóvil en movimiento y quedó tendida en el pavimento, provocando un susto general. Felizmente, tras ser trasladada a la sala de pediatría del Hospital local se constató que la pequeña solamente había sufrido lesiones leves. Y si bien al cierre de esta edición continuaba internada, las fuentes consultadas informaron a este diario que la medida era simplemente por precaución.
El incidente ocurrió en la intersección de las calles Juan Carlos Gómez y Rivera, cuando una madre y su hija de tres años de edad, concurrieron a un negocio que está ubicado en esa esquina. Al salir del mismo, la pequeña vio que su hermana de siete años se encontraba en la vereda de enfrente, por lo que soltó la mano de su progenitora y cruzó corriendo la calle, con la mala fortuna de que en ese momento pasaba un automóvil, contra el cual chocó el cuerpo de la pequeña.
El impacto pareció terrible, por lo que los presentes en el lugar pensaron lo peor. Una emergencia médica llegó rápidamente al lugar y trasladó a la niña al nosocomio público de la ciudad, donde los padres de la pequeña sintieron que les devolvían el alma al cuerpo al escuchar el parte médico donde se especificaba que su hija había sufrido lesiones de escasa entidad.
Un dato curioso es que la familia de la niña y la familia de la conductora del vehículo son vecinas, dado que viven en casas contiguas.
CUATRO PROCESADOS
En otro caso, dos jóvenes fueron procesados con prisión por un delito de hurto especialmente agravado y otros dos hombres fueron procesados sin prisión por un delito de receptación.
Los delincuentes de iniciales  W. D. N. y J. L. D. M. habían sido detenidos el martes, luego de ser vinculados al hurto de una motocicleta, hecho ocurrido el pasado 6 de mayo en calle Rivera casi Zelmar Michelini.
Los malhechores reconocieron la autoría del ilícito, luego de que los funcionarios policiales incautaran la moto marca Yumbo Max, que tenía el motor limado. El birrodado había sido desarmado y vendido por partes.
Paralelamente, se procedió a la detención de dos hombres, de iniciales L. G. S. y L. M. D. C. quienes habían comprado algunas de las partes de la motocicleta. Tras tomar conocimiento del caso, el juez penal de turno dispuso en procesamiento de los cuatro implicados. Dos fueron a parar a la cárcel, mientras que los otros dos “zafaron” de terminar en el Centro de Reclusión local por carecer de antecedentes penales.
Pero como pena sustitutiva, ahora deberán presentarse tres veces por semana en la comisaría más próxima a su domicilio, por espacio de 60 días.
CON LAS MANOS
EN LA MASA
A las dos de la madrugada del martes, dos jóvenes fueron divisados por un móvil policial que hacía una recorrida de rigor. Los individuos llevaban un carro con varios elementos en su interior y al notar la presencia policial se dieron a la fuga, arrojando el carro. Junto a él se encontraron dos bolsas de Portland, una lijadora, una pulidora y una bicicleta de carrera.
Tras practicarse las averiguaciones del caso, se constató que los elementos pertenecían a una obra en construcción que está ubicada en la calle Beltrán al 1710, donde mediante la rotura del vidrio de una de las ventanas, los ladrones habían efectuado el robo en cuestión.
El dueño de dicha propiedad notó además la falta de un foco de luz, dos lámparas y un termofón de 30 litros.
MOTO HURTADA
Y RECUPERADA
Un policía vestido de civil, que se encontraba en la intersección de las calles Elías Pascale y Rivera a las nueve de la noche del martes, observó que dos hombres llevaban una motocicleta de tiro. Al notar la presencia del “extraño”, los malhechores decidieron abandonar el birrodado y darse a la fuga.
La moto marca Yasuki fue incautada y trasladada a la Seccional Segunda de Policía, quedando en depósito del lugar hasta tanto apareciese quien justificase ser su propietario.
Posteriormente a este hecho, una mujer concurrió a dicha sede policial para denunciar que había dejado estacionada su motocicleta con las trabas de seguridad colocadas, frente a su domicilio, en la avenida Gobernador de Viana al 200, y que a las pocas horas la misma desapareció del lugar. Resultó ser que su moto era la que se encontraba incautada en la propia Seccional, por lo que tras presentar la libreta de propiedad del vehículo, logró recuperarla.
DOS HURTOS EN FINCA
Un hombre domiciliado en calle Arregui al 1900, en las inmediaciones del barrio Gallino, denunció que personas extrañas, luego de forzar la puerta del frente de la casa, ingresaron al interior de la misma y hurtaron un equipo de música. El damnificado realizó la denuncia correspondiente en la Seccional Quinta de Policía, donde solicitó que los funcionarios tomaran cartas en el asunto.
Una mujer que se encuentra a cargo de la finca que su madre posee en calle Verocay al 100, por su parte, notó en su última visita que faltaban un acolchado, un termofón de 30 litros, un equipo de audio, un espejo, una mesa de madera, y una silla para bebé.
Lo raro de todo esto, era que no constató que ninguna puerta o ventana del lugar hubiese sido forzada, según se desprende de la denuncia realizada en la Seccional Segunda. Por lo tanto, motivó el caso a que los funcionarios policiales investigaran el asunto.

Un accidente de tránsito paralizó a la zona céntrica de nuestra ciudad en la noche de ayer, cuando una niña de tres años golpeó su cuerpo contra un automóvil en movimiento y quedó tendida en el pavimento, provocando un susto general. Felizmente, tras ser trasladada a la sala de pediatría del Hospital local se constató que la pequeña solamente había sufrido lesiones leves. Y si bien al cierre de esta edición continuaba internada, las fuentes consultadas informaron a este diario que la medida era simplemente por precaución.

El incidente ocurrió en la intersección de las calles Juan Carlos Gómez y Rivera, cuando una madre y su hija de tres años de edad, concurrieron a un negocio que está ubicado en esa esquina. Al salir del mismo, la pequeña vio que su hermana de siete años se encontraba en la vereda de enfrente, por lo que soltó la mano de su progenitora y cruzó corriendo la calle, con la mala fortuna de que en ese momento pasaba un automóvil, contra el cual chocó el cuerpo de la pequeña.

El impacto pareció terrible, por lo que los presentes en el lugar pensaron lo peor. Una emergencia médica llegó rápidamente al lugar y trasladó a la niña al nosocomio público de la ciudad, donde los padres de la pequeña sintieron que les devolvían el alma al cuerpo al escuchar el parte médico donde se especificaba que su hija había sufrido lesiones de escasa entidad.

Un dato curioso es que la familia de la niña y la familia de la conductora del vehículo son vecinas, dado que viven en casas contiguas.

CUATRO PROCESADOS

En otro caso, dos jóvenes fueron procesados con prisión por un delito de hurto especialmente agravado y otros dos hombres fueron procesados sin prisión por un delito de receptación.

Los delincuentes de iniciales  W. D. N. y J. L. D. M. habían sido detenidos el martes, luego de ser vinculados al hurto de una motocicleta, hecho ocurrido el pasado 6 de mayo en calle Rivera casi Zelmar Michelini.

Los malhechores reconocieron la autoría del ilícito, luego de que los funcionarios policiales incautaran la moto marca Yumbo Max, que tenía el motor limado. El birrodado había sido desarmado y vendido por partes.

Paralelamente, se procedió a la detención de dos hombres, de iniciales L. G. S. y L. M. D. C. quienes habían comprado algunas de las partes de la motocicleta. Tras tomar conocimiento del caso, el juez penal de turno dispuso en procesamiento de los cuatro implicados. Dos fueron a parar a la cárcel, mientras que los otros dos “zafaron” de terminar en el Centro de Reclusión local por carecer de antecedentes penales.

Pero como pena sustitutiva, ahora deberán presentarse tres veces por semana en la comisaría más próxima a su domicilio, por espacio de 60 días.

CON LAS MANOS EN LA MASA

A las dos de la madrugada del martes, dos jóvenes fueron divisados por un móvil policial que hacía una recorrida de rigor. Los individuos llevaban un carro con varios elementos en su interior y al notar la presencia policial se dieron a la fuga, arrojando el carro. Junto a él se encontraron dos bolsas de Portland, una lijadora, una pulidora y una bicicleta de carrera.

Tras practicarse las averiguaciones del caso, se constató que los elementos pertenecían a una obra en construcción que está ubicada en la calle Beltrán al 1710, donde mediante la rotura del vidrio de una de las ventanas, los ladrones habían efectuado el robo en cuestión.

El dueño de dicha propiedad notó además la falta de un foco de luz, dos lámparas y un termofón de 30 litros.

MOTO HURTADA Y RECUPERADA

Un policía vestido de civil, que se encontraba en la intersección de las calles Elías Pascale y Rivera a las nueve de la noche del martes, observó que dos hombres llevaban una motocicleta de tiro. Al notar la presencia del “extraño”, los malhechores decidieron abandonar el birrodado y darse a la fuga.

La moto marca Yasuki fue incautada y trasladada a la Seccional Segunda de Policía, quedando en depósito del lugar hasta tanto apareciese quien justificase ser su propietario.

Posteriormente a este hecho, una mujer concurrió a dicha sede policial para denunciar que había dejado estacionada su motocicleta con las trabas de seguridad colocadas, frente a su domicilio, en la avenida Gobernador de Viana al 200, y que a las pocas horas la misma desapareció del lugar. Resultó ser que su moto era la que se encontraba incautada en la propia Seccional, por lo que tras presentar la libreta de propiedad del vehículo, logró recuperarla.

DOS HURTOS EN FINCA

Un hombre domiciliado en calle Arregui al 1900, en las inmediaciones del barrio Gallino, denunció que personas extrañas, luego de forzar la puerta del frente de la casa, ingresaron al interior de la misma y hurtaron un equipo de música. El damnificado realizó la denuncia correspondiente en la Seccional Quinta de Policía, donde solicitó que los funcionarios tomaran cartas en el asunto.

Una mujer que se encuentra a cargo de la finca que su madre posee en calle Verocay al 100, por su parte, notó en su última visita que faltaban un acolchado, un termofón de 30 litros, un equipo de audio, un espejo, una mesa de madera, y una silla para bebé.

Lo raro de todo esto, era que no constató que ninguna puerta o ventana del lugar hubiese sido forzada, según se desprende de la denuncia realizada en la Seccional Segunda. Por lo tanto, motivó el caso a que los funcionarios policiales investigaran el asunto.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...