Una persona falleció en un accidente de trabajo en Belén cuando al realizar el corte de un árbol éste le cayó encima

Una persona falleció en un accidente de trabajo en Belén  cuando al realizar el corte de un árbol éste le cayó encima
Un trágico accidente laboral terminó con la vida de un hombre de 37 años de edad, que trabajaba para una empresa forestal de nuestro medio, cortando árboles, cuando uno de éstos le cayó encima. El hecho ocurrió ayer por la mañana en un establecimiento de las inmediaciones de Pueblo Belén, cuando el infortunado trabajador realizó un corte en un árbol de gran porte y éste le cayó encima, terminando con su vida en forma inmediata.
Según pudo saber EL PUEBLO se trataba de Eduardo Celada Hernández de 37 años de edad, apodado “El Calo”.
El hombre estaba casado, tenía seis hijos y un nieto y vivía en el barrio Salto Nuevo. Hacía alrededor de tres años que trabajaba en la misma empresa, realizando cortes de árboles. En el momento del accidente, junto a él había otros tres trabajadores.
TRAGEDIA
Sobre las diez y media de la mañana de ayer, en el camino de acceso a Pueblo Belén, Eduardo Celada de 37 años de edad, se encontraba trabajando junto otros tres compañeros más, realizando una tala de árboles eucaliptos, para la empresa forestal en la que trabaja desde hace al menos tres años.
Cuando se encontraba cortando uno de los árboles de gran porte éste le cayó encima y le provocó lesiones que determinaron su fallecimiento en forma inmediata. Allí quedaron sus compañeros viendo la triste escena y comunicaron de la situación a una unidad de emergencia que llegó al lugar constatando el fatal desenlace.
Según especularon las fuentes policiales consultadas por este diario sobre las posibles causas del accidente, relataron que el viento en la zona podría haberle jugado una mala pasada, ya que se trataba de un operario con cierta experiencia en la tarea.
El hombre resultó fuertemente golpeado en la cabeza y sufrió el peso de uno de estos árboles de inmenso tamaño.
El personal de la Seccional Octava participó de las actuaciones tomando declaraciones a los testigos del hecho. Asimismo fue notificado el propietario de la empresa, siendo todos de origen salteño.
Eduardo Celada tenía 37 años de edad, y vivía en el barrio Salto Nuevo, en la calle Entre Ríos al 1.000, estaba casado y tenía seis hijos, y un nieto, así como también padres y hermanos.

Un trágico accidente laboral terminó con la vida de un hombre de 37 años de edad, que trabajaba para una empresa forestal de nuestro medio, cortando árboles, cuando uno de éstos le cayó encima. El hecho ocurrió ayer por la mañana en un establecimiento de las inmediaciones de Pueblo Belén, cuando el infortunado trabajador realizó un corte en un árbol de gran porte y éste le cayó encima, terminando con su vida en forma inmediata.

Según pudo saber EL PUEBLO se trataba de Eduardo Celada Hernández de 37 años de edad, apodado “El Calo”.

El hombre estaba casado, tenía seis hijos y un nieto y vivía en el barrio Salto Nuevo. Hacía alrededor de tres años que trabajaba en la misma empresa, realizando cortes de árboles. En el momento del accidente, junto a él había otros tres trabajadores.

TRAGEDIA

Sobre las diez y media de la mañana de ayer, en el camino de acceso a Pueblo Belén, Eduardo Celada de 37 años de edad, se encontraba trabajando junto otros tres compañeros más, realizando una tala de árboles eucaliptos, para la empresa forestal en la que trabaja desde hace al menos tres años.

Cuando se encontraba cortando uno de los árboles de gran porte éste le cayó encima y le provocó lesiones que determinaron su fallecimiento en forma inmediata. Allí quedaron sus compañeros viendo la triste escena y comunicaron de la situación a una unidad de emergencia que llegó al lugar constatando el fatal desenlace.

Según especularon las fuentes policiales consultadas por este diario sobre las posibles causas del accidente, relataron que el viento en la zona podría haberle jugado una mala pasada, ya que se trataba de un operario con cierta experiencia en la tarea.

El hombre resultó fuertemente golpeado en la cabeza y sufrió el peso de uno de estos árboles de inmenso tamaño.

El personal de la Seccional Octava participó de las actuaciones tomando declaraciones a los testigos del hecho. Asimismo fue notificado el propietario de la empresa, siendo todos de origen salteño.

Eduardo Celada tenía 37 años de edad, y vivía en el barrio Salto Nuevo, en la calle Entre Ríos al 1.000, estaba casado y tenía seis hijos, y un nieto, así como también padres y hermanos.