Una serie de hechos de violencia marcaron el fin de semana y la Policía aumenta el patrullaje para evitar más problemas

Una serie de hechos de violencia marcaron el fin de semana y la Policía aumenta el patrullaje para evitar más problemas
Los hechos de violencia que se registran los fines de semana, convierten a la ciudad en un lugar donde todo puede pasar de un momento a otro. En un un fin de semana que tuvo de todo, desde el hallazgo de un cadáver que hacía tres días se encontraba entre la frondosidad de un espacio boscoso de la zona portuaria (ver página 11), hasta el fallecimiento de un motonetista por impactar en la moto en la que viajaba contra una columna del ornato público, pasando por los robos de motos, los diversos casos de violencia doméstica y otros hechos de diversa índole, generan al menos un estado de alerta entre las autoridades, acerca de cómo encarar la actuación en función de la realidad.
Ayer una situación de violencia entre una pareja se registró en el interior de un motel de alta rotatividad y si bien el hecho no pasó a mayores y quedó fichado como un nuevo caso de violencia doméstica, promovió la intervención de la Policía y hasta de una unidad de emergencia.
En otro caso y casi al mismo tiempo, la Policía debía concurrir hasta las inmediaciones del parque Solari, donde cerca de una estación de servicio de la zona, un sujeto tuvo que ser detenido por estar promoviendo desorden y amenazar con generar daños a quienes trataran de frenarlo, el hecho ameritó que la Policía llegara al lugar  y pudiera reducirlo, trasladándolo luego hasta una seccional policial de la jurisdicción.
Antes, la Policía y la Intendencia debieron acudir hasta la avenida Luis Batlle Berres cerca del puente del arroyo San Antonio, porque un motonetista no divisó entre la oscuridad del lugar un cartel que alerta sobre la situación de reparación de la exruta. El conductor de la moto sufrió algunas lesiones y debió ser derivado en una unidad de emergencia.
Tiempo atrás advertíamos desde estas páginas la situación del lugar, donde hay cartelería advirtiendo del estado de reparación de esa vía que culmina en los accesos a la represa de Salto Grande, pero que los mismos no están debidamente iluminados.
EN TODOS LADOS
Los problemas de conflicto social campearon ayer domingo y también se sucedieron en la zona del barrio Nuevo Uruguay, donde en un comercio del lugar, dos sujetos promovían desórdenes y generaron un conflicto que terminó en golpes de puño, por el cual la Policía debió remitir a un grupo de efectivos con la intención de ponerle fin al asunto.
Además hubo una serie de casos de violencia doméstica que fueron denunciados, sobre todo al caer la tardecita del domingo en diversas fincas de la ciudad. En la mayoría de los casos, se denunciaba el caso de un hombre, tanto pareja como hijo de la víctima, golpeando a una mujer.
Este tipo de hechos han sido señalados como los más denunciados en Salto entre 2012 y 2014 y otro dato de la realidad, indica que por lo general los mismos aumentan durante los fines de semana.
Casi al mismo tiempo que todo estaba pasando en nuestra ciudad, de manera cuasi silenciosa, los casos de robos de motos se seguían registrando y varios hechos de estas características se estaban produciendo, mientras la Policía trataba de poder contener todos los llamados, que pueden llegar al centenar durante una sola jornada de trabajo de un fin de semana.
La situación de inseguridad se vuelve latente pese a que en Salto aún no hay registros de delitos violentos, como asaltos a mano armada u homicidios. Pero sin embargo, el delito contra la propiedad y el de daño, son los más frecuentes.
SIN ACLARAR
Si bien la Policía incrementó los patrullajes y su personal para trabajar en la seguridad de los turistas y de los centros termales para evitar situaciones de robo y de cualquier otro tipo, su permanencia de vigilancia en la ciudad se vuelve imprescindible.
Sobre todo tendiendo en cuenta que la ola de asaltos a mano armada ocurrida hace dos meses aún no pudo ser aclarada y según fuentes policiales consultadas por EL PUEBLO los asaltantes podrían aprovechar que los comercios tienen una buena semana para su desempeño, con la finalidad de volver a las andanzas.
La Policía dijo en su momento tener pruebas para dar con los autor de este tipo de robos, pero las semanas pasaron y hasta el momento no pudieron encontrar al autor de los hechos. Sí fue capturado en su momento un adolescente, que reconoció participar de estos casos, pero con todo, la Justicia penal lo dejó en libertad. Hasta el momento la seguridad en Salto es un punto frágil que la Policía se dispone a cuidar para que no se rompa.

Los hechos de violencia que se registran los fines de semana, convierten a la ciudad en un lugar donde todo puede pasar de un momento a otro. En un un fin de semana que tuvo de todo, desde el hallazgo de un cadáver que hacía tres días se encontraba entre la frondosidad de un espacio boscoso de la zona portuaria (ver página 11), hasta el fallecimiento de un motonetista por impactar en la moto en la que viajaba contra una columna del ornato público, pasando por los robos de motos, los diversos casos de violencia doméstica y otros hechos de diversa índole, generan al menos un estado de alerta entre las autoridades, acerca de cómo encarar la actuación en función de la realidad.

Ayer una situación de violencia entre una pareja se registró en el interior de un motel de alta rotatividad y si bien el hecho no pasó a mayores y quedó fichado como un nuevo caso de violencia doméstica, promovió la intervención de la Policía y hasta de una unidad de emergencia.

En otro caso y casi al mismo tiempo, la Policía debía concurrir hasta las inmediaciones del parque Solari, donde cerca de una estación de servicio de la zona, un sujeto tuvo que ser detenido por estar promoviendo desorden y amenazar con generar daños a quienes trataran de frenarlo, el hecho ameritó que la Policía llegara al lugar  y pudiera reducirlo, trasladándolo luego hasta una seccional policial de la jurisdicción.

Antes, la Policía y la Intendencia debieron acudir hasta la avenida Luis Batlle Berres cerca del puente del arroyo San Antonio, porque un motonetista no divisó entre la oscuridad del lugar un cartel que alerta sobre la situación de reparación de la exruta. El conductor de la moto sufrió algunas lesiones y debió ser derivado en una unidad de emergencia.

Tiempo atrás advertíamos desde estas páginas la situación del lugar, donde hay cartelería advirtiendo del estado de reparación de esa vía que culmina en los accesos a la represa de Salto Grande, pero que los mismos no están debidamente iluminados.

EN TODOS LADOS

Los problemas de conflicto social campearon ayer domingo y también se sucedieron en la zona del barrio Nuevo Uruguay, donde en un comercio del lugar, dos sujetos promovían desórdenes y generaron un conflicto que terminó en golpes de puño, por el cual la Policía debió remitir a un grupo de efectivos con la intención de ponerle fin al asunto.

Además hubo una serie de casos de violencia doméstica que fueron denunciados, sobre todo al caer la tardecita del domingo en diversas fincas de la ciudad. En la mayoría de los casos, se denunciaba el caso de un hombre, tanto pareja como hijo de la víctima, golpeando a una mujer.

Este tipo de hechos han sido señalados como los más denunciados en Salto entre 2012 y 2014 y otro dato de la realidad, indica que por lo general los mismos aumentan durante los fines de semana.

Casi al mismo tiempo que todo estaba pasando en nuestra ciudad, de manera cuasi silenciosa, los casos de robos de motos se seguían registrando y varios hechos de estas características se estaban produciendo, mientras la Policía trataba de poder contener todos los llamados, que pueden llegar al centenar durante una sola jornada de trabajo de un fin de semana.

La situación de inseguridad se vuelve latente pese a que en Salto aún no hay registros de delitos violentos, como asaltos a mano armada u homicidios. Pero sin embargo, el delito contra la propiedad y el de daño, son los más frecuentes.

SIN ACLARAR

Si bien la Policía incrementó los patrullajes y su personal para trabajar en la seguridad de los turistas y de los centros termales para evitar situaciones de robo y de cualquier otro tipo, su permanencia de vigilancia en la ciudad se vuelve imprescindible.

Sobre todo tendiendo en cuenta que la ola de asaltos a mano armada ocurrida hace dos meses aún no pudo ser aclarada y según fuentes policiales consultadas por EL PUEBLO los asaltantes podrían aprovechar que los comercios tienen una buena semana para su desempeño, con la finalidad de volver a las andanzas.

La Policía dijo en su momento tener pruebas para dar con los autor de este tipo de robos, pero las semanas pasaron y hasta el momento no pudieron encontrar al autor de los hechos. Sí fue capturado en su momento un adolescente, que reconoció participar de estos casos, pero con todo, la Justicia penal lo dejó en libertad. Hasta el momento la seguridad en Salto es un punto frágil que la Policía se dispone a cuidar para que no se rompa.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...