Visita de la jueza penal de 2º Turno a la cárcel causó “sorpresa” y despertó “sospechas” entre los reclusos

Visita de la jueza penal de 2º Turno a la cárcel causó “sorpresa” y despertó “sospechas” entre los reclusos
Era un día más en el Centro de Rehabilitación de Salto, denominación que se le atribuye a la Cárcel local desde que fue votada la última ley de presupuesto, que al parecer espera que algún día, estas unidades de reclusión de personas que cometen delitos, lleguen a convertirse en lo que su nombre indica.
Sin embargo, los reclusos seguían algo alterados desde que les fue informado desde el Comando de la Jefatura, que se les suprimiría un día de los cuatro que comprendían hasta ese momento, el régimen de visitas de amigos y familiares; y por el cual realizaron “un motín pacífico” como lo manifestaron los propios presos a EL PUEBLO, pero que fue desarticulado de inmediato, cuando las autoridades policiales amenazaron con que si no acataban la orden, se pondrían sanciones tales como las de llegar a enviar a los promotores de esta protesta, a distintos establecimientos penitenciarios del sur del país.
Aunque asimismo, en los últimos días reinó la calma, y la situación pudo ser manejada. De repente, con previo aviso a las autoridades, la jueza penal de 2º turno, Ivonne Olivera, concurrió al centro de reclusión local, donde realizó una  visita sorpresa, recorrió cada uno de los pabellones y habló con los reclusos para analizar la situación en la que se encuentran en ese lugar.
Si bien, fuentes judiciales transmitieron a EL PUEBLO que se trata de una visita de “rutina”, ya que una resolución de la Suprema Corte de Justicia, obliga a los magistrados penales a visitar el centro de reclusión donde se encuentran cumpliendo prisión las personas que tienen causas abiertas en sus respectivos juzgados, la visita de la jueza Olivera causó sorpresa a los reclusos que no esperaban su presencia en cada uno de los pabellones donde se encuentran.
SUPERPOBLACIÓN
Si bien desde EL PUEBLO se ha advertido que el centro penitenciario viene padeciendo una situación de superpoblación carcelaria y de hacinamiento, debido a que la cantidad de reclusos que se encuentran alojados en el lugar, superan la capacidad para albergar personas para la que fue construida, las autoridades aducen que la situación “está controlada” y que el problema “no pasará a mayores”.
Al ser consultada por este diario a este respecto, la jueza Olivera comunicó, a través de un funcionario de esa sede, que la suya “solo se trató de una visita de rutina, en cumplimiento con lo que pide la Suprema Corte de Justicia”. Y dijo que la misma “no tuvo ninguna connotación específica, ni obedeció a la situación que se planteó días pasados”, referida al reconocimiento de la existencia de superpoblación carcelaria, por parte de las autoridades policiales que ya trabajan en un plan que dará una solución de fondo a este tema.
Sin embargo, algunas personas vinculadas a reclusos alojados en esa cárcel, indicaron a este diario, que la visita llevada a cabo por la magistrado penal en los últimos días, refiere a una “investigación interna” que estaría relacionada a la posible “participación de algunos de los internos en delitos”, según indicaron a este diario fuentes vinculadas a reclusos que comunicaron esto a sus familiares. Así como también a las apariciones en la prensa de que se registra una superpoblación.
SORPRENDIDOS
Entre los presos hubo sorpresa al ver a la jueza penal caminar entre ellos y visitar el lugar donde están alojados la mayor parte del día, aquellos que no optan por realizar ninguna actividad dentro del recinto o que no tienen posibilidades de salir por trabajo o estudio. Y aseguran que más allá que la funcionaria diga que se trata de una visita de “rutina”, la misma “no es para nada habitual, acá los jueces nunca vienen y que ahora venga y entre pabellón por pabellón nos dejó sorprendidos” hicieron saber a EL PUEBLO los reclusos.
“A nosotros nos procesan y nos mandan para acá, los que no tenemos abogados particulares y morimos en la defensoría pública, después que entramos en la cárcel, ya no sabemos cómo queda nuestra causa, si se va a dictar la pena y cuánto tiempo tenemos que esperar para ello. Acá hay mucha gente que pasa años y no tiene pena, y vos escuchás a los jueces y a la policía y te dicen que es mentira, que eso se ha regularizado y no es así”, contó un recluso que fue entrevistado por EL PUEBLO, en ocasión de una visita realizada por nuestro diario al establecimiento penitenciario local.
Pero las autoridades carcelarias, expresan que la situación interna, así como el funcionamiento del sistema penitenciario, “se llevan a cabo con normalidad”.
“Hay algunos presos de más en algunos pabellones, pero la situación no es crítica y está controlada, igualmente ya contamos con un plan que prevé una ampliación del pabellón femenino, y algunos otros arreglos que deberemos estar haciendo”, dijo el jefe de Policía de Salto en oportunidad de ser consultado por EL PUEBLO sobre el asunto.
Mientras tanto, los reclusos “saben que algo está pasando y que la jueza fue por las notas sobre hacinamiento que han salido en el diario de ustedes”, dijeron fuentes allegadas a los internos de la cárcel. Estos exigen que si hay una investigación en curso por la presunta participación de presos en salidas transitorias en delitos o de las condiciones en las que se encuentran alojados los mismos, las autoridades hablen y lo aclaren. Algo que hasta ahora no ha sucedido.

Era un día más en el Centro de Rehabilitación de Salto, denominación que se le atribuye a la Cárcel local desde que fue votada la última ley de presupuesto, que al parecer espera que algún día, estas unidades de reclusión de personas que cometen delitos, lleguen a convertirse en lo que su nombre indica.

Sin embargo, los reclusos seguían algo alterados desde que les fue informado desde el Comando de la Jefatura, que se les suprimiría un día de los cuatro que comprendían hasta ese momento, el régimen de visitas de amigos y familiares; y por el cual realizaron “un motín pacífico” como lo manifestaron los propios presos a EL PUEBLO, pero que fue desarticulado de inmediato, cuando las autoridades policiales amenazaron con que si no acataban la orden, se pondrían sanciones tales como las de llegar a enviar a los promotores de esta protesta, a distintos establecimientos penitenciarios del sur del país.

Aunque asimismo, en los últimos días reinó la calma, y la situación pudo ser manejada. De repente, con previo aviso a las autoridades, la jueza penal de 2º turno, Ivonne Olivera, concurrió al centro de reclusión local, donde realizó una  visita sorpresa, recorrió cada uno de los pabellones y habló con los reclusos para analizar la situación en la que se encuentran en ese lugar.

Si bien, fuentes judiciales transmitieron a EL PUEBLO que se trata de una visita de “rutina”, ya que una resolución de la Suprema Corte de Justicia, obliga a los magistrados penales a visitar el centro de reclusión donde se encuentran cumpliendo prisión las personas que tienen causas abiertas en sus respectivos juzgados, la visita de la jueza Olivera causó sorpresa a los reclusos que no esperaban su presencia en cada uno de los pabellones donde se encuentran.

SUPERPOBLACIÓN

Si bien desde EL PUEBLO se ha advertido que el centro penitenciario viene padeciendo una situación de superpoblación carcelaria y de hacinamiento, debido a que la cantidad de reclusos que se encuentran alojados en el lugar, superan la capacidad para albergar personas para la que fue construida, las autoridades aducen que la situación “está controlada” y que el problema “no pasará a mayores”.

Al ser consultada por este diario a este respecto, la jueza Olivera comunicó, a través de un funcionario de esa sede, que la suya “solo se trató de una visita de rutina, en cumplimiento con lo que pide la Suprema Corte de Justicia”. Y dijo que la misma “no tuvo ninguna connotación específica, ni obedeció a la situación que se planteó días pasados”, referida al reconocimiento de la existencia de superpoblación carcelaria, por parte de las autoridades policiales que ya trabajan en un plan que dará una solución de fondo a este tema.

Sin embargo, algunas personas vinculadas a reclusos alojados en esa cárcel, indicaron a este diario, que la visita llevada a cabo por la magistrado penal en los últimos días, refiere a una “investigación interna” que estaría relacionada a la posible “participación de algunos de los internos en delitos”, según indicaron a este diario fuentes vinculadas a reclusos que comunicaron esto a sus familiares. Así como también a las apariciones en la prensa de que se registra una superpoblación.

SORPRENDIDOS

Entre los presos hubo sorpresa al ver a la jueza penal caminar entre ellos y visitar el lugar donde están alojados la mayor parte del día, aquellos que no optan por realizar ninguna actividad dentro del recinto o que no tienen posibilidades de salir por trabajo o estudio. Y aseguran que más allá que la funcionaria diga que se trata de una visita de “rutina”, la misma “no es para nada habitual, acá los jueces nunca vienen y que ahora venga y entre pabellón por pabellón nos dejó sorprendidos” hicieron saber a EL PUEBLO los reclusos.

“A nosotros nos procesan y nos mandan para acá, los que no tenemos abogados particulares y morimos en la defensoría pública, después que entramos en la cárcel, ya no sabemos cómo queda nuestra causa, si se va a dictar la pena y cuánto tiempo tenemos que esperar para ello. Acá hay mucha gente que pasa años y no tiene pena, y vos escuchás a los jueces y a la policía y te dicen que es mentira, que eso se ha regularizado y no es así”, contó un recluso que fue entrevistado por EL PUEBLO, en ocasión de una visita realizada por nuestro diario al establecimiento penitenciario local.

Pero las autoridades carcelarias, expresan que la situación interna, así como el funcionamiento del sistema penitenciario, “se llevan a cabo con normalidad”.

“Hay algunos presos de más en algunos pabellones, pero la situación no es crítica y está controlada, igualmente ya contamos con un plan que prevé una ampliación del pabellón femenino, y algunos otros arreglos que deberemos estar haciendo”, dijo el jefe de Policía de Salto en oportunidad de ser consultado por EL PUEBLO sobre el asunto.

Mientras tanto, los reclusos “saben que algo está pasando y que la jueza fue por las notas sobre hacinamiento que han salido en el diario de ustedes”, dijeron fuentes allegadas a los internos de la cárcel. Estos exigen que si hay una investigación en curso por la presunta participación de presos en salidas transitorias en delitos o de las condiciones en las que se encuentran alojados los mismos, las autoridades hablen y lo aclaren. Algo que hasta ahora no ha sucedido.