“Creía que cuando estuviera en el gobierno el Frente Amplio las cosas iban a ser más fáciles”

“Creía que cuando estuviera en el gobierno el  Frente Amplio las cosas iban a ser más fáciles”
Llevamos un período y medio de gobierno y hay temas todavía que no hemos encontrado los mecanismos para resolverlos”
Juan Castillo, dirigente comunista y sindical que ha asumido responsabilidades de conducción como vicepresidente del Frente Amplio, dialogó con EL PUEBLO sobre estos 42 años de vida del FA, pasado y presente de la principal fuerza política del país.
- ¿Qué balance hace de estos 42 años de vida del Frente Amplio?
- No fue una cosa antojadiza aquel 5 de febrero, no hubo alguien que pensó “vamos a hacer una reunión y ya que estamos unimos a toda la fuerza política de izquierda”, porque en 42 años estoy seguro que generaciones enteras, la inmensa mayoría del caudal electoral de nuestro país, no vivía hace 42 años detrás de este proceso. Y se llega a ese 5 de febrero del 71 luego de una década de mucha movilización, de mucha contradicción en el seno de la sociedad, de una crisis que se venía arrastrando de muchos años, había mucho desempleo, el poder adquisitivo era muy bajo, y se comienza a gestar antes que la unidad de la izquierda, la construcción de las herramientas unitarias de nuestro pueblo. Se convoca al Congreso del Pueblo en 1964, año 65 la Coordinadora para unir a todo el movimiento sindical en una sola Central sindical, ahí aparece la CNT en el año 66. FUCVAM en el año 68, movilizaciones estudiantiles, represión, gobierno de Pacheco, medidas prontas de seguridad. Nace sobre el 70 la Organización Nacional de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (ONAJPU)…
- Antes se intentó unificar a la izquierda en el proyecto político FIDEL.
- Expresiones unitarias vinieron con la Unión Popular de Enrique Erro, con la 90, y el Frente Izquierda de Liberación (FIDEL) donde varios sectores del Partido Nacional y del Partido Colorado junto al Partido Comunista crean en ese momento la 1001, en 1962. Entonces, después del 71 para adelante se aceleraron algunos hechos. Poco tiempo después de crearse el Frente Amplio, a los dos años, viene el golpe de Estado, dictadura que por 11 años no hay vida política legal, que mandan a todos los dirigentes del Frente Amplio a la tortura, a la cárcel, al exilio, a la clandestinidad. Recuperamos con todo el pueblo la democracia a principios del 85 y a partir de ahí hasta ahora el Frente Amplio ha tenido una carrera ascendente a tal punto que desde hace 20 años el Frente Amplio es la fuerza política mayoritaria, la más votada, aunque no lográbamos obtener el gobierno, fuimos hasta a una segunda vuelta incluso con Tabaré Vázquez y Jorge Batlle que la perdimos, pero ya era la fuerza política mayoritaria.
- En el año 1971 se hablaba que era muy difícil ver juntos en un mismo proyecto político a la democracia cristiana y a los comunistas. Los hechos demostraron que se pudo, aunque como reconoció hace unos días Tabaré Vázquez, con algunos escarceos mediáticos en la interna.
- Sigue siendo difícil al día de hoy. En el mundo, a cualquier lugar que tengas que ir por una tarea, la primera pregunta que te hace el auditorio es, ¿cómo es posible que en un país en América del Sur se haya posibilitado ir como un conglomerado político electoral, en una sola fuerza política precisamente los demócratas cristianos con los marxistas leninistas? Bueno, son de las cualidades que tiene el pueblo uruguayo también, entonces me parece que ha sido una experiencia muy buena, y ahí engancho con tu primera pregunta, ¿cómo nos encontramos 42 años después? Ah, yo creo que con la urgente necesidad de renovar los compromisos, aquellos unitarios del 71, por eso lo marcaba Tabaré Vázquez. Por eso nosotros no podemos mirar para el costado. Ha habido momentos, días sobre finales del año pasado y principios de este año que declaraciones públicas o posicionamientos de algunos compañeros adentro de las filas del Frente Amplio que comenzaron un debate hacia adentro, una discusión a la interna del Frente Amplio. Y no es que se tenga que negar el debate, el tema es que hay organismos para discutir, ninguno de nosotros está obligado a pensar igual que el otro, ya sabemos que somos diversos, sabemos que somos distintos, el tema es cómo procesás un debate adentro de la orgánica, pero después que se resuelva, cómo salís a pelear para defender las posiciones que tomó el Frente Amplio.
Entonces, un resumencito, tenemos que recuperar el espíritu del 71, de la fraternidad, del debate orgánico y fortalecer la unidad, todos los días, como si fuera una plantita, regarla todos los días, contribuir para la unidad del Frente Amplio y defender este proyecto político.
- También hay otros principios fundacionales que según frenteamplistas de entonces, han sido dejados de lado, incluso algunos se han ido del Frente Amplio por este motivo creando otras propuestas alternativas de izquierda como Asamblea Popular.
- Una primera aclaración, Asamblea Popular nunca integró el Frente Amplio, si lo integraba el 26 de Marzo, así que es un sector que se crea después. Es cierto, y es lamentable, no me alegro que un sector se vaya del Frente Amplio porque siempre es bienvenido el debate y la discusión en la interna, por las mismas cosas que decíamos antes. Pero bueno, los compañeros eligieron otro camino que no creo que contribuya a fortalecer la izquierda, me parece que es al revés.
La segunda cosa, principios fundacionales. Fuerza que se crea con principios sobre la base de construir un gobierno nacional, popular, democrático, que se declara anti oligárquico y antiimperialista, que quiere reconstruir los valores democráticos de nuestro país, de la república. Por tanto, creo que esos principios fundamentales siguen vigentes, lo que uno tiene que admitir es que la plataforma reivindicativa inmediata va mutando, va cambiando. Recuerdo ir en un ómnibus y ver que alguien estaba pintando o grafiteando en un muro frases como “nacionalizar la banca ya”, no te iba a importar qué sector iba a firmar, sabías que ese era un compañero de izquierda. Y se veía más adelante a otro que estaba pintando un muro que decía, “reforma agraria ya”, no te importaba si iba a firmar Partido Socialista o Partido Comunista o Unión Popular, sabías que era un compañero de izquierda y te alegraba. Bueno, hoy ves que no son las principales consignas que se están pintando, eso no quiere decir que dejes de lado la necesidad de ir generando las condiciones para que efectivamente esto pueda ocurrir.
- ¿Esa unidad que hoy se reclama se debe a que antes de llegar al gobierno los unía ese objetivo y una vez alcanzado, se desató una lucha interna entre los sectores del Frente Amplio por parcelas de poder?
- La lucha en todo caso adquiere un nivel más ideológico, de mayor contenido. ¿Por qué pienso eso? Vuelvo a apelar a Tabaré Vázquez, en un momento de su alocución (en su discurso del pasado 5 de febrero) Vázquez decía que muchas veces en política la línea más cercana para unir dos puntos no necesariamente es una línea recta, vos querés avanzar hacia ese punto y tenés que dar un paso para el costado o a veces alguno para atrás. El tema es no perder el objetivo. Pienso que esto, efectivamente, dibuja cuál es el tema que hoy tiene el Frente Amplio. Yo admito, en primera persona, que creía que cuando estuviera en el gobierno el Frente Amplio las cosas iban a ser más fáciles, pensé que algunas temas de contradicciones de nuestra sociedad actual iban a estar resueltas, llevamos un período y medio de gobierno y vemos que hay temas todavía que no hemos encontrado la forma, los mecanismos para resolverlos. Entonces, no es tan fácil.
Hemos protagonizado con este gobierno del Frente Amplio importante cambios, como se ha logrado mejorar la calidad de vida de los compatriotas, porque nadie puede negar que Uruguay hoy está mejor que hace ocho años atrás, pero no podemos insistir con eso para engañarnos, claro, como está mejor somos los cracks de la película. No, no, esto no hace más que desnudar que cuando se va resolviendo temas como el empleo, como la extrema pobreza y miseria, cuando se resuelven problemas del ingreso en el salario de los trabajadores, vas desnudando que hay otras carencias más profundas todavía, y que por ser más profundas te cuesta un poco más.
- Le pregunté por las diferencias internas porque Vázquez convocó a los frenteamplistas a defender al gobierno. ¿El Frente Amplio no lo está defendiendo como es debido?
- Es una interpretación que hace Tabaré de datos internos que se han dado en el Frente. A ver, si tengo un problema en el mundo laboral como el del accidente que le cuesta la vida a un obrero en Montes del Plata, entonces, ¿hay que echarle la culpa al ministro de Trabajo? No. Si hay algún problema que podés errarle en el Ministerio de Economía, ¿el problema es del ministro? Cuando armás un colectivo de gobierno, los aciertos son del equipo y del colectivo y los errores también. Entonces, me parece que muchas de las veces hay que tener muchísimo cuidado, podemos tener opiniones de que debería haberse resuelto de otra manera o podíamos haber tenido una gestión mejor, que siempre es bueno recordarlo y asumirlo ante la gente, si no aparecés como soberbio, pero que parece mal cuando comenzamos a pegarnos entre los propios frenteamplistas.
- ¿Es cierto que el presidente tiene colocado en la puerta de su despacho un cartel que pide que no lo avergüencen? Referido a que quienes ostentan cargos de confianza política no realizan los debidos aportes al Frente Amplio.
- Es correcto, es un problema que tenemos. El cartel está todavía (risas), yo estuve antes de ayer, está escrito a mano y colgado en la puerta interna de la puerta, o sea, cuando entrás y cerrás la puerta te chocás con ese cartel, no tenés forma de esquivarlo. Tiene que ver con que desde que asumió esta dirección del Frente Amplio nos propusimos algunas cosas que ya se están cumpliendo, como salir a recorrer el país, sacar más al Frente Amplio a la calle, confrontar, pero también hay algunos problemas internos que tenemos, No puede ser que tengamos compañeros o compañeras que están en responsabilidades de gestión de gobierno ganando salarios mejores que la media de los uruguayos, y no aporten, no contribuyan con la cuota mensual que cualquier integrante de nuestro pueblo adherente al Frente Amplio tiene que pagar religiosamente a fin de mes. Entonces, hay un llamado de atención allí, por encima de todas las cosas eso es un compromiso de lealtad con la fuerza política.
- ¿Cómo es una mujer presidiendo el Frente Amplio?
- Es parte de la novedad, parte de lo que es la lucha que ha dado la mujer para ganar espacios, y condiciones políticas además de la propia compañera (Mónica) Xavier. No creo que haya ganado por ser mujer, ganó lícitamente porque tenía el respaldo de una cantidad de sectores mayoritarios en el Frente Amplio. Ha tenido la virtud en estos meses que hemos estado trabajando juntos de hacer el esfuerzo por armar un colectivo de dirección de donde todos tenemos que tratar de aprender.

Llevamos un período y medio de gobierno y hay temas todavía que no hemos encontrado los mecanismos para resolverlos”

Juan Castillo, dirigente comunista y sindical que ha asumido responsabilidades de conducción como vicepresidente del Frente Amplio, dialogó con EL PUEBLO sobre estos 42 años de vida del FA, pasado y presente de la principal fuerza política del país.

– ¿Qué balance hace de estos 42 años de vida del Frente Amplio?

– No fue una cosa antojadiza aquel 5 de febrero, no hubo alguien que pensó “vamos a hacer una reunión y ya que estamos unimos a toda la fuerza política de izquierda”, porque en 42 años estoy seguro que generaciones enteras, la inmensa mayoría del caudal electoral de nuestro país, no vivía hace 42 años detrás de este proceso. Y se llega a ese 5 de febrero del 71 luego de una década de mucha movilización, de mucha contradicción en el seno de la sociedad, de una crisis que se venía arrastrando de muchos años, había mucho desempleo, el poder adquisitivo era muy bajo, y se comienza a gestar antes que la unidad de la izquierda, la construcción de las herramientas unitarias de nuestro pueblo. Se convoca al Congreso del Pueblo en 1964, año 65 la Coordinadora para unir a todo el movimiento sindical en una sola Central sindical, ahí aparece la CNT en el año 66. FUCVAM en el año 68, movilizaciones estudiantiles, represión, gobierno de Pacheco, medidas prontas de seguridad. Nace sobre el 70 la Organización Nacional de Jubilados y Pensionistas del Uruguay (ONAJPU)…

– Antes se intentó unificar a la izquierda en el proyecto político FIDEL.

– Expresiones unitarias vinieron con la Unión Popular de Enrique Erro, con la 90, y el Frente Izquierda de Liberación (FIDEL) donde varios sectores del Partido Nacional y del Partido Colorado junto al Partido Comunista crean en ese momento la 1001, en 1962. Entonces, después del 71 para adelante se aceleraron algunos hechos. Poco tiempo después de crearse el Frente Amplio, a los dos años, viene el golpe de Estado, dictadura que por 11 años no hay vida política legal, que mandan a todos los dirigentes del Frente Amplio a la tortura, a la cárcel, al exilio, a la clandestinidad. Recuperamos con todo el pueblo la democracia a principios del 85 y a partir de ahí hasta ahora el Frente Amplio ha tenido una carrera ascendente a tal punto que desde hace 20 años el Frente Amplio es la fuerza política mayoritaria, la más votada, aunque no lográbamos obtener el gobierno, fuimos hasta a una segunda vuelta incluso con Tabaré Vázquez y Jorge Batlle que la perdimos, pero ya era la fuerza política mayoritaria.

– En el año 1971 se hablaba que era muy difícil ver juntos en un mismo proyecto político a la democracia cristiana y a los comunistas. Los hechos demostraron que se pudo, aunque como reconoció hace unos días Tabaré Vázquez, con algunos escarceos mediáticos en la interna.

– Sigue siendo difícil al día de hoy. En el mundo, a cualquier lugar que tengas que ir por una tarea, la primera pregunta que te hace el auditorio es, ¿cómo es posible que en un país en América del Sur se haya posibilitado ir como un conglomerado político electoral, en una sola fuerza política precisamente los demócratas cristianos con los marxistas leninistas? Bueno, son de las cualidades que tiene el pueblo uruguayo también, entonces me parece que ha sido una experiencia muy buena, y ahí engancho con tu primera pregunta, ¿cómo nos encontramos 42 años después? Ah, yo creo que con la urgente necesidad de renovar los compromisos, aquellos unitarios del 71, por eso lo marcaba Tabaré Vázquez. Por eso nosotros no podemos mirar para el costado. Ha habido momentos, días sobre finales del año pasado y principios de este año que declaraciones públicas o posicionamientos de algunos compañeros adentro de las filas del Frente Amplio que comenzaron un debate hacia adentro, una discusión a la interna del Frente Amplio. Y no es que se tenga que negar el debate, el tema es que hay organismos para discutir, ninguno de nosotros está obligado a pensar igual que el otro, ya sabemos que somos diversos, sabemos que somos distintos, el tema es cómo procesás un debate adentro de la orgánica, pero después que se resuelva, cómo salís a pelear para defender las posiciones que tomó el Frente Amplio.

Entonces, un resumencito, tenemos que recuperar el espíritu del 71, de la fraternidad, del debate orgánico y fortalecer la unidad, todos los días, como si fuera una plantita, regarla todos los días, contribuir para la unidad del Frente Amplio y defender este proyecto político.

– También hay otros principios fundacionales que según frenteamplistas de entonces, han sido dejados de lado, incluso algunos se han ido del Frente Amplio por este motivo creando otras propuestas alternativas de izquierda como Asamblea Popular.

– Una primera aclaración, Asamblea Popular nunca integró el Frente Amplio, si lo integraba el 26 de Marzo, así que es un sector que se crea después. Es cierto, y es lamentable, no me alegro que un sector se vaya del Frente Amplio porque siempre es bienvenido el debate y la discusión en la interna, por las mismas cosas que decíamos antes. Pero bueno, los compañeros eligieron otro camino que no creo que contribuya a fortalecer la izquierda, me parece que es al revés.

La segunda cosa, principios fundacionales. Fuerza que se crea con principios sobre la base de construir un gobierno nacional, popular, democrático, que se declara anti oligárquico y antiimperialista, que quiere reconstruir los valores democráticos de nuestro país, de la república. Por tanto, creo que esos principios fundamentales siguen vigentes, lo que uno tiene que admitir es que la plataforma reivindicativa inmediata va mutando, va cambiando. Recuerdo ir en un ómnibus y ver que alguien estaba pintando o grafiteando en un muro frases como “nacionalizar la banca ya”, no te iba a importar qué sector iba a firmar, sabías que ese era un compañero de izquierda. Y se veía más adelante a otro que estaba pintando un muro que decía, “reforma agraria ya”, no te importaba si iba a firmar Partido Socialista o Partido Comunista o Unión Popular, sabías que era un compañero de izquierda y te alegraba. Bueno, hoy ves que no son las principales consignas que se están pintando, eso no quiere decir que dejes de lado la necesidad de ir generando las condiciones para que efectivamente esto pueda ocurrir.

– ¿Esa unidad que hoy se reclama se debe a que antes de llegar al gobierno los unía ese objetivo y una vez alcanzado, se desató una lucha interna entre los sectores del Frente Amplio por parcelas de poder?

– La lucha en todo caso adquiere un nivel más ideológico, de mayor contenido. ¿Por qué pienso eso? Vuelvo a apelar a Tabaré Vázquez, en un momento de su alocución (en su discurso del pasado 5 de febrero) Vázquez decía que muchas veces en política la línea más cercana para unir dos puntos no necesariamente es una línea recta, vos querés avanzar hacia ese punto y tenés que dar un paso para el costado o a veces alguno para atrás. El tema es no perder el objetivo. Pienso que esto, efectivamente, dibuja cuál es el tema que hoy tiene el Frente Amplio. Yo admito, en primera persona, que creía que cuando estuviera en el gobierno el Frente Amplio las cosas iban a ser más fáciles, pensé que algunas temas de contradicciones de nuestra sociedad actual iban a estar resueltas, llevamos un período y medio de gobierno y vemos que hay temas todavía que no hemos encontrado la forma, los mecanismos para resolverlos. Entonces, no es tan fácil.

Hemos protagonizado con este gobierno del Frente Amplio importante cambios, como se ha logrado mejorar la calidad de vida de los compatriotas, porque nadie puede negar que Uruguay hoy está mejor que hace ocho años atrás, pero no podemos insistir con eso para engañarnos, claro, como está mejor somos los cracks de la película. No, no, esto no hace más que desnudar que cuando se va resolviendo temas como el empleo, como la extrema pobreza y miseria, cuando se resuelven problemas del ingreso en el salario de los trabajadores, vas desnudando que hay otras carencias más profundas todavía, y que por ser más profundas te cuesta un poco más.

– Le pregunté por las diferencias internas porque Vázquez convocó a los frenteamplistas a defender al gobierno. ¿El Frente Amplio no lo está defendiendo como es debido?

– Es una interpretación que hace Tabaré de datos internos que se han dado en el Frente. A ver, si tengo un problema en el mundo laboral como el del accidente que le cuesta la vida a un obrero en Montes del Plata, entonces, ¿hay que echarle la culpa al ministro de Trabajo? No. Si hay algún problema que podés errarle en el Ministerio de Economía, ¿el problema es del ministro? Cuando armás un colectivo de gobierno, los aciertos son del equipo y del colectivo y los errores también. Entonces, me parece que muchas de las veces hay que tener muchísimo cuidado, podemos tener opiniones de que debería haberse resuelto de otra manera o podíamos haber tenido una gestión mejor, que siempre es bueno recordarlo y asumirlo ante la gente, si no aparecés como soberbio, pero que parece mal cuando comenzamos a pegarnos entre los propios frenteamplistas.

– ¿Es cierto que el presidente tiene colocado en la puerta de su despacho un cartel que pide que no lo avergüencen? Referido a que quienes ostentan cargos de confianza política no realizan los debidos aportes al Frente Amplio.

– Es correcto, es un problema que tenemos. El cartel está todavía (risas), yo estuve antes de ayer, está escrito a mano y colgado en la puerta interna de la puerta, o sea, cuando entrás y cerrás la puerta te chocás con ese cartel, no tenés forma de esquivarlo. Tiene que ver con que desde que asumió esta dirección del Frente Amplio nos propusimos algunas cosas que ya se están cumpliendo, como salir a recorrer el país, sacar más al Frente Amplio a la calle, confrontar, pero también hay algunos problemas internos que tenemos, No puede ser que tengamos compañeros o compañeras que están en responsabilidades de gestión de gobierno ganando salarios mejores que la media de los uruguayos, y no aporten, no contribuyan con la cuota mensual que cualquier integrante de nuestro pueblo adherente al Frente Amplio tiene que pagar religiosamente a fin de mes. Entonces, hay un llamado de atención allí, por encima de todas las cosas eso es un compromiso de lealtad con la fuerza política.

– ¿Cómo es una mujer presidiendo el Frente Amplio?

– Es parte de la novedad, parte de lo que es la lucha que ha dado la mujer para ganar espacios, y condiciones políticas además de la propia compañera (Mónica) Xavier. No creo que haya ganado por ser mujer, ganó lícitamente porque tenía el respaldo de una cantidad de sectores mayoritarios en el Frente Amplio. Ha tenido la virtud en estos meses que hemos estado trabajando juntos de hacer el esfuerzo por armar un colectivo de dirección de donde todos tenemos que tratar de aprender.