A 40 años del Golpe de Estado el PIT CNT y el Frente Amplio realizaron sendos actos recordando lo sucedido

A 40 años del Golpe de Estado el PIT CNT y el Frente Amplio realizaron sendos actos recordando lo sucedido
Cuarenta años después del Golpe de Estado de 1973, el PIT CNT y el Frente Amplio, dos vertientes de una misma corriente ideológica, realizaron diversos actos evocando aquel acto que determinó 11 años y 9 meses de oscuridad en la historia del país.
Aunque si bien muchos de los militantes de ambas organizaciones personalizaron el asunto y adjudicaron en sus discursos una serie de atributos como “luchadores” y “defensores de las libertades” a muchos de sus integrantes de la época, nadie habló de las responsabilidades que dieron lugar a semejante episodio, el que afectó a todo el pueblo uruguayo por igual con la pérdida de sus libertades y garantías individuales, y con el resquebrajamiento del Estado de Derecho como herramienta para lograrlo.
Cuarenta años después, un grupo de sindicalistas y políticos reivindicaron actuaciones que en cierta medida fueron en algunos aspectos parte de aquella historia de conmoción interna que deparó la irrupción de los militares en el poder por más de una década, con el mando de quien oficiaba como presidente electo en 1971, Juan María Bordaberry.
Por eso, tanto ayer al mediodía en el hall de la Regional Norte de la Universidad de la República, con escaso marco de público y en horas de la noche, con un Ateneo colmado y flanqueados por banderas del Frente Amplio y del PIT CNT, que ondeaban sin ocultar ser parte de la misma corriente, pese a que públicamente siempre reclaman ser organizaciones separadas y distintas, grupos de dirigentes y militantes políticos y sindicales, manifestaron el repudio que mantienen vigente sobre aquellos acontecimientos históricos y relataron anécdotas sobre algunos eventos particulares de la época, invocando a algunas personas que participaron entonces, pero que muchos de ellos hoy, ya fallecieron.
Entre los oradores de esta jornada de acto casi solemne para los militantes que recuerdan con inspiración lo sucedido, en la Regional Norte la alocución estuvo a cargo del representante del PIT CNT local, Miguel Fiordelmondo, que hizo un raconto de los hechos acaecidos en 1973 desde su visión sobre aquel 27 de junio fatídico para el país.
Mientras que en el acto desarrollado en el Ateneo, colaboraron un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales, quienes esgrimieron su parecer sobre la visión narrada en estos actos,  además de que los presentes escucharon a quienes vivieron aquellos años desde su lugar, en algunos casos como militantes sindicales y en otros como activistas políticos.
En ambos actos, fueron esbozadas dos caras de una misma moneda, ya que los relatos resultaron similares, con recuerdos y anécdotas de una “resistencia” a un golpe de Estado que más allá de esas jactadas actuaciones, se llevó adelante igual y el país todo, más allá de partidos y adhesiones sindicales, padeció la sustitución de su orden jurídico y la supresión de su Estado de Derecho, por la voluntad de un grupo de militares y civiles que los apoyaban, que usurparon el ejercicio del gobierno con viles acciones ya develadas por la historia.
Los actos en recordación del Golpe de Estado de 1973, se llevaron adelante ayer por el PIT CNT en momentos en que los sindicatos de la enseñanza se encuentran en conflicto con el gobierno, el mismo que es encabezado por uno de los actores protagónicos de aquel momento, que hace 40 años era dirigente del grupo guerrillero Tupamaros y que se encontraba preso cuando el golpe institucional, José Mujica.
En ese marco, los sindicatos de la educación no participaron de los actos recordatorios del Golpe de Estado y mantuvieron la ocupación de los centros educativos en todo el país así como en Salto hacen los propio con el Liceo Nº5, pese a existir sobre ellos una orden de desalojo con el uso de la fuerza pública, contra los trabajadores que se encuentran cumpliendo esa medida de lucha. Pero de ellos ayer nadie hizo referencia.

Cuarenta años después del Golpe de Estado de 1973, el PIT CNT y el Frente Amplio, dos vertientes de una misma corriente ideológica, realizaron diversos actos evocando aquel acto que determinó 11 años y 9 meses de oscuridad en la historia del país.

Aunque si bien muchos de los militantes de ambas organizaciones personalizaron el asunto y adjudicaron en sus discursos una serie de atributos como “luchadores” y “defensores de las libertades” a muchos de sus integrantes de la época, nadie habló de las responsabilidades que dieron lugar a semejante episodio, el que afectó a todo el pueblo uruguayo por igual con la pérdida de sus libertades y garantías individuales, y con el resquebrajamiento del Estado de Derecho como herramienta para lograrlo.

Cuarenta años después, un grupo de sindicalistas y políticos reivindicaron actuaciones que en cierta medida fueron en algunos aspectos parte de aquella historia de conmoción interna que deparó la irrupción de los militares en el poder por más de una década, con el mando de quien oficiaba como presidente electo en 1971, Juan María Bordaberry.

Por eso, tanto ayer al mediodía en el hall de la Regional Norte de la Universidad de la República, con escaso marco de público y en horas de la noche, con un Ateneo colmado y flanqueados por banderas del Frente Amplio y del PIT CNT, que ondeaban sin ocultar ser parte de la misma corriente, pese a que públicamente siempre reclaman ser organizaciones separadas y distintas, grupos de dirigentes y militantes políticos y sindicales, manifestaron el repudio que mantienen vigente sobre aquellos acontecimientos históricos y relataron anécdotas sobre algunos eventos particulares de la época, invocando a algunas personas que participaron entonces, pero que muchos de ellos hoy, ya fallecieron.

Entre los oradores de esta jornada de acto casi solemne para los militantes que recuerdan con inspiración lo sucedido, en la Regional Norte la alocución estuvo a cargo del representante del PIT CNT local, Miguel Fiordelmondo, que hizo un raconto de los hechos acaecidos en 1973 desde su visión sobre aquel 27 de junio fatídico para el país.

Mientras que en el acto desarrollado en el Ateneo, colaboraron un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales, quienes esgrimieron su parecer sobre la visión narrada en estos actos,  además de que los presentes escucharon a quienes vivieron aquellos años desde su lugar, en algunos casos como militantes sindicales y en otros como activistas políticos.

En ambos actos, fueron esbozadas dos caras de una misma moneda, ya que los relatos resultaron similares, con recuerdos y anécdotas de una “resistencia” a un golpe de Estado que más allá de esas jactadas actuaciones, se llevó adelante igual y el país todo, más allá de partidos y adhesiones sindicales, padeció la sustitución de su orden jurídico y la supresión de su Estado de Derecho, por la voluntad de un grupo de militares y civiles que los apoyaban, que usurparon el ejercicio del gobierno con viles acciones ya develadas por la historia.

Los actos en recordación del Golpe de Estado de 1973, se llevaron adelante ayer por el PIT CNT en momentos en que los sindicatos de la enseñanza se encuentran en conflicto con el gobierno, el mismo que es encabezado por uno de los actores protagónicos de aquel momento, que hace 40 años era dirigente del grupo guerrillero Tupamaros y que se encontraba preso cuando el golpe institucional, José Mujica.

En ese marco, los sindicatos de la educación no participaron de los actos recordatorios del Golpe de Estado y mantuvieron la ocupación de los centros educativos en todo el país así como en Salto hacen los propio con el Liceo Nº5, pese a existir sobre ellos una orden de desalojo con el uso de la fuerza pública, contra los trabajadores que se encuentran cumpliendo esa medida de lucha. Pero de ellos ayer nadie hizo referencia.