Ediles opinan sobre el segundo año de gobierno del intendente Lima

Ediles opinan sobre el segundo año de gobierno del intendente Lima

Tanto la oposición como el oficialismo, marcan postura

Al cumplirse los dos primeros años Carlos Beasley (FA),Martín Burutarán (PN) y María Agustina Escanellas, quienes nos brindaron sus pareceres sobre el desempeño de la actual administración, en sus calidades de legisladores departamentales.

Carlos Beasley, Edil del Frente Amplio
“Faltan muchas cosas por hacer, sin dudas; pero la gestión marcha, aún con dificultades como fue perder las mayorías en la Junta Departamental”

¿Se encuentra conforme con la primera parte de la gestión departamental del Frente Amplio encabezado por el Intendente Andrés Lima?
Para evaluar una gestión municipal hay que esquematizarla un poco. Hay que valorar la plantilla de funcionarios, obras, parque de maquinaria pesada y vehículos livianos, la parte económica y financiera.

Carlos Beasley, Edil del Frente Amplio

Carlos Beasley, Edil del Frente Amplio

En cuanto a la plantilla de funcionarios, hay que ir marcando que, si bien puede haber alguna discrepancia con la forma de los accesos por designación directa, la misma se redujo a nivel del “Rubro Cero” -que es lo que se paga como salario y prestaciones a los funcionarios-, lo que da una organización certera de las horas trabajadas, de la distribución de los funcionarios en los distintos servicios, y de una calificación adecuada en la que cada funcionario ocupa la tarea que sabe desempeñar.
En cuanto a obras, creo que salta a la vista que, si bien todavía falta mucho por hacer, se ha venido avanzando a pasos agigantados en la cantidad y en la calidad de obras ejecutadas. Por ejemplo: el acceso y salida en la zona sur de la ciudad, tanto por calle Treinta y Tres como por Sarandí, con la pavimentación nueva, complementada con el inicio de Acuña de Figueroa en la zona del Cementerio; la adecuación de la Avenida Batlle; la reparación casi a nuevo de la zona de Plaza de Deportes y el acceso a la Zona Este y la Terminal-Shopping, con lo que significa también la reparación y adecuación del hormigonado de la Avenida Blandengues y del cruce de muchísimo tránsito que está en la zona del Shopping. Esto también tendrá, seguramente, una reestructura en el sentido del tránsito de las calles, y en el ingreso y egreso de los vehículos pesados, como son los de transporte público, a la zona de terminal. También, hay que pensar en la recuperación de la Avenida Manuel Oribe; la terminación del acceso norte de la ciudad, desde el Puente Internacional de Salto Grande; en el hormigonado de calles que siempre fueron problemáticas por sus declives y por la evacuación de sus pluviales, en la zona de Plaza de Deportes, por ejemplo, y en otros lugares de la ciudad, dónde se vienen cambiando los viejos bituminosos deteriorados, por un hormigonado que va a hacer que la obra perdure en el tiempo, dándole calidad y seguridad a la circulación de todos los que vivimos en Salto.
Esto sumado a una inmensa cantidad de obras distribuidas en todo el territorio del Departamento, que va por la mejora de la caminería rural y de la caminería y calles internas en cada uno de los pueblos de los distintos municipios; y esto se puede hacer porque, a prima facie, se ha dado la recuperación de maquinaria que estaba tirada en el Gramon, al estar con desperfectos y no haber presupuesto para repararlas, y con la compra de nueva maquinaria pesada, flota de camiones pesados, y la nueva compra que se está manejando ahora también, de más maquinaria y vehículos livianos, para distribuir en territorio de los municipios, dotando de una vida propia a las obras de cada lugar en todo el Departamento.
En cuanto a la parte económica y financiera, la Intendencia fue recibida en condiciones que todos ya sabemos; a eso sumémosle que el actual gobierno no cuenta con presupuesto propio, debiendo hacer frente a la gestión con un presupuesto anterior, lo que ha dificultado, por ejemplo, el poner en marcha los acuerdos con ADEOMS, en los cuales se procuraba mejorar la situación de los funcionarios, con una readecuación funcionarial que se ha visto truncada hasta el momento, pero que viene siendo tratada y se solucionará,
Faltan muchas cosas por hacer, sin dudas; pero la gestión marcha, aún con dificultades como fue perder la mayorías en la Junta Departamental, donde las lealtades ideológicas o de principios, se vieron superadas por otro tipo de lealtades, lo cual, no impidió que la administración prosiguiera su trabajo.

Cr. Martín Burutarán, Edil del Partido Nacional
“Recuerdo la promesa de Lima de que en 100 días tendría todas las calles prontas; más allá de ser una promesa casi imposible de cumplir en dicho tiempo; es una promesa que está muy lejos de concretarse”

¿Cómo evalúa estos dos años de la administración Lima?
Estos dos años de gobierno del Dr. Lima, como lo dijo desde un principio el Dr. Albisu, cerca de octubre-noviembre del 2015, es un gobierno sin rumbo; después en varias oportunidades vimos que, lamentablemente, han cobrado “al grito”, como se dice, en cuanto a algunos reclamos que hemos hecho, lo que aplaudimos, pues significa que la oposición que estamos haciendo de alguna forma rinde sus frutos, logrando que se atiendan situaciones que eran

Cr. Martín Burutarán, Edil del Partido Nacional

Cr. Martín Burutarán, Edil del Partido Nacional

particularmente graves, como por ejemplo, aquella denuncia sobre el Cementerio, en la que se afirmaba que restos de las exhumaciones se encontraban tiradas en zonas por donde transitaban personas y animales, en un importante estado de descomposición; por suerte, esa situación se solucionó, ante el reclamo, la solución apareció y es lo que nos importa. Lamentablemente tiene que estar el reclamo antes; no aparece la gestión autónoma. Otra inquietud fue la del camino hacia el vertedero, reclamo que hicimos ni bien comenzó nuestra gestión en la Junta Departamental, por la enorme cantidad de basura que se acumulaba allí, al caerse de los camiones, quedando en el lugar; bueno, hace poco se mejoró la situación de esa calle, inaugurándose el bitumen, aunque todavía queda mucho por hacerse, como también en el resto de las calles de la ciudad.
¿Cuáles serían las prioridades que a su entender debería dedicarle mayor atención el gobierno departamental?
Siempre decimos que lo mínimo que tiene que hacer un gobierno departamental, es mantener las calles en buen estado, limpias e iluminadas; de ahí, para arriba. Lamentablemente, tanto este gobierno, como el anterior, no han sabido cumplir con esos servicios básicos, y seguimos esperando, viendo que al ritmo que van, no consideramos que sea una buena gestión. Se están tercerizando muchos servicios, muchas reparaciones de calles, cosas que no nos parecen bien, pues el Intendente bien que podría utilizar mano de obra propia, en vez de estar volcando recursos que no sabemos con exactitud cuántos son; lamentablemente, los pedidos de informe no son contestados por esta administración; así como tampoco nos han informado cuántos funcionarios van ingresando a la Intendencia, con qué grados y con qué sueldos.
También, vemos con preocupación que ADEOMS (Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Salto), no ha reclamado por la cantidad de nuevos funcionarios que han entrado, y tampoco por la tercerización de las obras, pues las decisiones implementadas, van en detrimento de los funcionarios, a quienes en lugar de darles más horas y trabajo, se las quitan.
¿Considera que las promesas de campaña se han venido cumpliendo?
Me acuerdo de la promesa de Lima de que en 100 días tendría todas las calles prontas; más allá de ser una promesa casi imposible de cumplir en dicho tiempo; es una promesa que está muy lejos de concretarse.
Podría haber sido una mejor administración de la que viene siendo, y creemos que a este ritmo, difícilmente este gobierno termine en buena forma la gestión; si bien sabemos que los recursos son escasos, también es cierto que están gozando de un financiamiento que lo vamos a terminar pagando en 15 años, pero nos parece que las cosas se podrían hacer con más criterio, con más sentido común y racionalizando más los recursos.

Dra. Agustina Escanellas, Edil del Partido Colorado
“Es tiempo de pensar en un proyecto serio y a largo plazo para Salto”

¿Cómo ve la marcha del gobierno departamental en sus dos primeros años?
Creo que la impronta de esta administración está marcada por el discurso de toma de mando del intendente, de corte partidario, de referencia militante y frenteamplista, confrontativo en vez de optar por un mensaje hacia la ciudadanía en general.
Lima guió su primer año de gobierno desde la intolerancia y la revancha.

Dra. Agustina Escanellas, Edil Partido Colorado

Dra. Agustina Escanellas, Edil Partido Colorado

Fue un año de ceses masivos, problemas internos en el ejecutivo departamental, sin luces en la gestión ni buenas nuevas para el departamento.
Durante el segundo año, se empezaron a concretar algunas obras, se comienzan a ver en la ciudad arreglos de calles y avenidas, obras necesarias e impostergables.
Tengo la convicción de que el debe es enorme aún, y que hay mucho por hacer habida cuenta del inmejorable relacionamiento entre la comuna y las autoridades nacionales. Esta administración tiene a su alcance una oportunidad histórica de potenciar los recursos humanos y económicos capaces de generar proyectos de gran envergadura para un mejor Salto que aún esperan.
Todos los salteños sentimos un orgullo exacerbado por nuestro departamento al que queremos ver en lo más alto – somos exigentes – y por eso decimos que queda mucho por hacer. Es tiempo de que esta administración desafíe y expanda sus límites y pueda llevar adelante un gobierno que incluya y no excluya, multiplique y no divida. Hay que reubicar al departamento de Salto como el protagonista destinado a ser y jerarquizar la gestión de cara al futuro en forma sustancial.
¿Cuáles serían las principales diferencias con el gobierno anterior?
Creo que la primer diferencia está en la concepción de lo que implica la labor política. Desde mi perspectiva, es la herramienta social transformadora que nos comprende a todos para encontrar la manera de hacer que las cosas sucedan. Gobernar es asumir responsabilidades, es vocación de servicio y voluntariado.
Este sentir y estos valores de gestión los vi en la anterior administración y en Germán y los atesoro como dignos de destaque y creo que fueron enmarcados en acciones, en objetivos y en obras materiales de gran proyección social.
Creo que hay otra diferencia, es esta una opinión muy personal, siento muy valiente y digno el hecho de que Germán sea el único político que conozco que tuvo sentido de la autocrítica y análisis de los errores y eso no solo habla bien de un gobernante, de una persona, sino que nos obliga a todos a levantar la mira y a volver a empezar desde un lugar mejor. Me hubiese gustado ver en otros actores políticos nacionales y departamentales esa actitud reflexiva y exigente frente a los errores.
Qué bien nos vendría como sociedad, no solo como clase política, si pudiéramos ser testigos de una autocrítica profunda del oficialismo, un repaso de errores para repensar y reconstruir nuestro país y nuestro departamento, con humildad y determinación. Es tiempo de pensar en un proyecto serio y a largo plazo para Salto, con equipos de trabajo liderados por personas de bien, capaces, críticas, con voluntad de gestionar y pensar en objetivos colectivos posibles y sustentables a largo plazo.
¿Cree que ha sido una decisión inteligente que el Partido Colorado obtuviera el control de la Junta Departamental?
Obtener la Presidencia de la Junta no fue una decisión que tomó el Partido Colorado. Son de público conocimiento las circunstancias que llevaron al quiebre institucional local entre el poder ejecutivo y el legislativo que han pulverizado la unidad de la bancada oficialista haciendo inviable la convivencia de los frentistas en la Junta. No haber sido capaces de sortear las crisis internas y la incapacidad de tender puentes entre propios y ajenos ha llevado al quiebre del equilibrio necesario entre los poderes de la comuna y a la vista están las consecuencias.
En ese escenario, al no lograr consensos, el Partido Colorado debió asumir la responsabilidad democrática que le correspondía, producto de ser la bancada más representativa en la Junta Departamental.