- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

El conflicto de Libia se convierte en crisis humana

generales [1]Foto: Miles de refugiados congestionaron la frontera

Cargas contra los refugiados que colapsan la frontera – Militares tunecinos contienen a palos una avalancha humana que intenta huir de la represión de Gadafi

El conflicto en Libia se ha convertido ya en una crisis humanitaria. Varios miles de egipcios han colapsado esta noche el lado libio de Ras el Ajdir, la frontera con Túnez. Los refugiados se han concentrado en la verja azul que separa ambos países y han tratado de entrar en masa. Han lanzado sus maletas al aire y han intentado colarse por ambos lados de la cancela. Los militares tunecinos les han contenido a palos.

Un hombre en el suelo trataba de protegerse la cabeza con las manos mientras un militar le golpeaba. Otro se tapaba el cuello cubierto de sangre. Pero la desesperación parecía ser más fuerte que los golpes y los refugiados han insistido en entrar a toda costa. Exaltados, en medio del griterío y de la violencia, unos jóvenes trataban de subirse encima unos de otros para superar la tapia. Los gritos de los egipcios se han hecho más ensordecedores cuando la cámara les ha apuntado. Mientras ellos pedían salir en las imágenes, un grupo de jóvenes tunecinos al otro lado de la tapia les provocaban y ayudaban a los militares a que ninguno entrara.

La frontera de Ras el Ajdir ha cambiado mucho en las últimas horas. La organización de los primeros días y la hospitalidad de los tunecinos, unos sorprendentes anfitriones que han acudido en su ayuda sin pedir nada a cambio, se ha vuelto un caos ante la avalancha de personas. El ritmo de llegada de refugiados se ha acelerado y ha desbordado a los tunecinos.

Los últimos datos facilitados por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) cifraban en unas 100.000 las personas que habían abandonado Libia por ambas fronteras, este y oeste. El número es anterior a la llegada de los egipcios de esta noche.

Algunos llevan horas viajando para recorrer los 200 kilómetros de carretera que unen la capital libia con Túnez. Después de ser robados por la policía de Gadafi en los controles del camino, los refugiados egipcios tienen que esperar durante horas para que les lleven en autobuses a pabellones y centros escolares en la ciudad tunecina de Ben Gardan. Se quejan de que ninguna autoridad egipcia se ha acercado hasta allí para darles información.

En el puesto fronterizo de Ras el Jdir confluyen ahora mismo los tres países que han protagonizado las revueltas de los últimos meses: Libia, Túnez y Egipto. Tres estados que todavía viven en el descontrol pero que mantienen vivos el sueño de la revolución.

La revolución vencerá  en los próximos días’

AbdelHafiz Ghoga, nuevo portavoz del Consejo Nacional de Libia (CNL) ha declarado que esta organización que pretende ser un embrión de gobierno transitorio y que integrará a representantes de todas las ciudades “liberadas” del país -esa fue su expresión- se opone a cualquier intervención extranjera incluso si es para ayudar a la revolución.

“Estamos totalmente en contra de cualquier intervención militar de cualquier país que sea. El resto del territorio libio será liberado por el pueblo de Libia”, dijo el abogado, conocido en Bengazi por su actividad a favor de los derechos humanos y que ahora se convierte en el nuevo rostro de las autoridades provisionales de las áreas leales a la revuelta popular.

“El CNL no tiene todavía un líder definido. Está constituido por representantes del oeste y del este. Es una respuesta a la afirmación de Gadafi, que dijo que tras él vendría el caos y hemos demostrado que en 10 días hemos podido hacer retornar la normalidad a las ciudades liberadas.

Creemos que la revolución vencerá en los próximos días”, añadió.

Cuando los periodistas le inquirieron si las fuerzas militares de Bengasi preparan un avance sobre Trípoli, la capital que todavía permanece en poder del autócrata, Ghoga respondió: “hay muchos voluntarios que se están presentado para ir a defender Trípoli y tenemos plena confianza en las fuerzas militares, que han estado desde el primer día la lado de la revolución. No creo, y esta es una opinión personal, que se pueda negociar con alguien que está matando a gente en la calle y que ha cometido repetidas violaciones de los derechos humanos”.

Aunque la composición exacta de este organismo y sus atribuciones permanecen sumidas en la confusión, Ghoga aseguró que “está fuera de cuestión la división de Libia entre norte, sur, este y oeste, o siguiendo bases tribales. El CNL está situado (de momento) en Bengasi porque es una población liberada”.

La oposición libia se ha asegurado el control del tercio oriental de Libia, incluida Bengasi, la segunda ciudad más importante del país, aunque también controla otras localidades más próximas a Trípoli, donde tiene su feudo Gadafi. “Una vez que los consejos locales hayan conseguido establecer la seguridad en las distintas ciudades liberadas, el Consejo Nacional tendrá una labor política y se encargará de dirigir el proceso de transición”, agregó el portavoz revolucionario.

Los rebeldes también se han hecho con el control de la ciudad de Zauiya, a 50 kilómetros al oeste de la capital, Trípoli. Su bandera ya ondea en un edificio en el centro de la ciudad, alrededor del cual se han congregado cientos de personas coreando “ésta es nuestra revolución”.