El senador Daniel Martínez (PS) fue consultado en torno al retiro de empresa industrial en Salto

El senador Daniel Martínez (PS)  fue consultado  en torno al retiro de empresa industrial en Salto
El ex Ministro de Industria y Minería del gobierno nacional (durante el gobierno del Dr. Tabaré Vázquez), Ing. Daniel Martínez, estuvo días atrás en Salto para realizar una actividad partidaria, ocasión en la que dialogó con EL PUEBLO. Consultado específicamente sobre el caso de la empresa URUMIN (Uruguay Minería), que se había instalado en la Avda Rodó y desistió de seguir aquí, dado que nunca se le determinó la zona industrial, con los servicios correspondientes, según afirmó, Martinez admitió que no conocía el caso en particular, pero (añadió), existe en el país una política de desarrollo de áreas industriales.
En relación a cómo ve el FA de cara a las próximas elecciones, señaló “yo creo que bien, para aprender, nunca para cobrar, porque cobrar mas entre quienes tenemos sueños comunes e integramos una fuerza política basada en un programa y en creer que hay un proyecto de desarrollo social y justicia social que es posible, no hay que dedicarse a destruir. Siempre para adelante y siempre construir. Aprender de los errores y construir y no quedarse en la fácil de destruir.
Yo espero que hayamos aprendido ese proceso porque ya en las elecciones nacionales, tanto en las nacionales cuando hubo que decidir entre Pepe (Mujica) y Danilo (Astori) o en las municipales en varios departamentos fueron traumáticas para el Frente porque el FA no tenía experiencia de confrontación interna  y nos costó un poco. Yo lo dije durante las internas y lo sigo diciendo, hay que volver a bañar de fraternidad al FA, porque creo que es lo más importante, porque nosotros no somos un grupo de gente en base a sueños de proyectos personales, somos sectores que tenemos matices, pero soñamos en base a un proyecto común.
AVANZAR EN LA
TRANSFORMACIÓN
DEL PAÍS
Pero yo espero, ambiciono y voy a trabajar para eso, para superar las diferencias y encontrar en cada caso a él  o los mejores candidatos que aporten para que el proyecto pueda continuar avanzando en la transformación del país. Es sabido que esta transformación es lenta, que somos un país chico, que la corremos de atrás, porque tenemos lo más grave, una matriz productiva poco diversificada y sobre todo nos falta desarrollar las cadenas económicas de mas valor agregado y de más desarrollo tecnológico. Si bien los números nos indican que el país ha generado mucho más riqueza y se ha avanzado en la distribución, hay que recordar que veníamos de tener 4.600 dólares de producto bruto interno de (PBI) de riqueza por habitante que generábamos en el año 2004 y estamos en 15.676. Ahora bien, cambiar la matriz  productiva lleva unos 20 años, cambiar la educación y ayudar a cambiar sectores que sólo no van a cambiar y hay que hacerlo con un empujón del Estado, con políticas directas, específicas. Hay que mejorar el entramado social, porque estuvo muy golpeado durante los 20 años después de regresada la democracia y hay que recuperar gente con conocimientos técnicos. De los 300 mil que se fueron, se calcula que unos 100 mil fueron obreros especializados, gente que sabía hacer cosas. En la era del conocimiento  perder precisamente a esta gente fue un duro golpe. No sólo porque perdimos lo que saben sino además perdimos lo que podrían haber ayudado a cambiar el proceso productivo. Por eso ahora lo que estamos buscando es que además de la posibilidad de aprender, al estudio en el aula concretamente, podamos unirlo a la práctica real en un lugar de trabajo.
Todo eso implica que hay mucho para hacer, pero uno mira la evolución del país y el hecho, por ejemplo, que la industria farmacéutica, la industria automotriz, pasen a ser sectores industriales importantes del país, es maravilloso y hoy por hoy el aporte de estas industrias es mucho mejor que el de algunos sectores tradicionales y no quiero decir con esto que haya que dejar de ser tradicionales. Es decir seguir haciendo lo que hacíamos bien, hacerlo cada vez mejor, y hacer cosas que no estábamos haciendo. Esto es -añadió Martínez – terminar con nuestro drama nación, que es producir cosas que valen poco e importar lo que vale mucho.
Consultado sobre la situación del rubro industrial y en particular lo sucedido en Salto con la industria de trabajos en piedras preciosas,  Martínez señaló que si bien no conocía el caso en detalles podía señalar que “hay una plan de desarrollo industrial y medio ambiente que prevé el desarrollo de áreas industriales. El país tiene una política de parques industriales que inclusive incluye hasta recursos para ayudar a instalarse, aunque tampoco les vamos a hacer todo a los privados… ahora la reglamentación de la nueva ley de inversiones y las mejoras posteriores ayuda justamente a priorizar la inversión productiva.
No conozco el caso, tendría que informarme, pero hay una combinación de responsabilidad y de trabajo conjunto, tampoco hay que culpar a nadie sin saber exactamente que pasó. Tenemos que averiguar para determinarlo entre la Intendencia y el gobierno nacional. En realidad los programas existen,  la política nacional y el decreto de parques industriales, que se comenzó a estudiar cuando yo era ministro y se terminó durante el actual gobierno, prevé también desarrollo de áreas industriales. Hasta se prevén recursos para hacer estudios de factibilidad, aunque a veces pedían tanto que era imposible satisfacer sus exigencias, pero sin conocer el caso creo que lo que hay que hacer en estos casos es determinar si hicimos algo mal, aprender para no volver a cometer esos errores.

El ex Ministro de Industria y Minería del gobierno nacional (durante el gobierno del Dr. Tabaré Vázquez), Ing. Daniel Martínez, estuvo días atrás en Salto para realizar una actividad partidaria, ocasión en la que dialogó con EL PUEBLO. Consultado específicamente sobre el caso de la empresa URUMIN (Uruguay Minería), que se había instalado en la Avda Rodó y desistió de seguir aquí, dado que nunca se le determinó la zona industrial, con los servicios correspondientes, según afirmó, Martinez admitió que no conocía el caso en particular, pero (añadió), existe en el país una política de desarrollo de áreas industriales.

En relación a cómo ve el FA de cara a las próximas elecciones, señaló “yo creo que bien, para aprender, nunca para cobrar, porque cobrar mas entre quienes tenemos sueños comunes e integramos una fuerza política basada en un programa y en creer que hay un proyecto de desarrollo social y justicia social que es posible, no hay que dedicarse a destruir. Siempre para adelante y siempre construir. Aprender de los errores y construir y no quedarse en la fácil de destruir.

Yo espero que hayamos aprendido ese proceso porque ya en las elecciones nacionales, tanto en las nacionales cuando hubo que decidir entre Pepe (Mujica) y Danilo (Astori) o en las municipales en varios departamentos fueron traumáticas para el Frente porque el FA no tenía experiencia de confrontación interna  y nos costó un poco. Yo lo dije durante las internas y lo sigo diciendo, hay que volver a bañar de fraternidad al FA, porque creo que es lo más importante, porque nosotros no somos un grupo de gente en base a sueños de proyectos personales, somos sectores que tenemos matices, pero soñamos en base a un proyecto común.

AVANZAR EN LA

TRANSFORMACIÓN

DEL PAÍS

Pero yo espero, ambiciono y voy a trabajar para eso, para superar las diferencias y encontrar en cada caso a él  o los mejores candidatos que aporten para que el proyecto pueda continuar avanzando en la transformación del país. Es sabido que esta transformación es lenta, que somos un país chico, que la corremos de atrás, porque tenemos lo más grave, una matriz productiva poco diversificada y sobre todo nos falta desarrollar las cadenas económicas de mas valor agregado y de más desarrollo tecnológico. Si bien los números nos indican que el país ha generado mucho más riqueza y se ha avanzado en la distribución, hay que recordar que veníamos de tener 4.600 dólares de producto bruto interno de (PBI) de riqueza por habitante que generábamos en el año 2004 y estamos en 15.676. Ahora bien, cambiar la matriz  productiva lleva unos 20 años, cambiar la educación y ayudar a cambiar sectores que sólo no van a cambiar y hay que hacerlo con un empujón del Estado, con políticas directas, específicas. Hay que mejorar el entramado social, porque estuvo muy golpeado durante los 20 años después de regresada la democracia y hay que recuperar gente con conocimientos técnicos. De los 300 mil que se fueron, se calcula que unos 100 mil fueron obreros especializados, gente que sabía hacer cosas. En la era del conocimiento  perder precisamente a esta gente fue un duro golpe. No sólo porque perdimos lo que saben sino además perdimos lo que podrían haber ayudado a cambiar el proceso productivo. Por eso ahora lo que estamos buscando es que además de la posibilidad de aprender, al estudio en el aula concretamente, podamos unirlo a la práctica real en un lugar de trabajo.

Todo eso implica que hay mucho para hacer, pero uno mira la evolución del país y el hecho, por ejemplo, que la industria farmacéutica, la industria automotriz, pasen a ser sectores industriales importantes del país, es maravilloso y hoy por hoy el aporte de estas industrias es mucho mejor que el de algunos sectores tradicionales y no quiero decir con esto que haya que dejar de ser tradicionales. Es decir seguir haciendo lo que hacíamos bien, hacerlo cada vez mejor, y hacer cosas que no estábamos haciendo. Esto es -añadió Martínez – terminar con nuestro drama nación, que es producir cosas que valen poco e importar lo que vale mucho.

Consultado sobre la situación del rubro industrial y en particular lo sucedido en Salto con la industria de trabajos en piedras preciosas,  Martínez señaló que si bien no conocía el caso en detalles podía señalar que “hay una plan de desarrollo industrial y medio ambiente que prevé el desarrollo de áreas industriales. El país tiene una política de parques industriales que inclusive incluye hasta recursos para ayudar a instalarse, aunque tampoco les vamos a hacer todo a los privados… ahora la reglamentación de la nueva ley de inversiones y las mejoras posteriores ayuda justamente a priorizar la inversión productiva.

No conozco el caso, tendría que informarme, pero hay una combinación de responsabilidad y de trabajo conjunto, tampoco hay que culpar a nadie sin saber exactamente que pasó. Tenemos que averiguar para determinarlo entre la Intendencia y el gobierno nacional. En realidad los programas existen,  la política nacional y el decreto de parques industriales, que se comenzó a estudiar cuando yo era ministro y se terminó durante el actual gobierno, prevé también desarrollo de áreas industriales. Hasta se prevén recursos para hacer estudios de factibilidad, aunque a veces pedían tanto que era imposible satisfacer sus exigencias, pero sin conocer el caso creo que lo que hay que hacer en estos casos es determinar si hicimos algo mal, aprender para no volver a cometer esos errores.