Habilitación de candidatura de Fonticiella con votos de Andrés Lima generó malestar en frentistas y seguidores

Habilitación de candidatura de Fonticiella con votos de Andrés Lima generó malestar en frentistas y seguidores
La habilitación a la candidatura de Ramón Fonticiella a la Intendencia de Salto por parte del Plenario Departamental del Frente Amplio el pasado sábado, generó algunos malestares y otras rispideces en el seno de la coalición de izquierdas.
Fueron planteadas algunas disconformidades por parte de varios militantes y de algunos dirigentes en la interna, porque pretendían imponer un sello de renovación en las candidaturas, impregnando en ese caso, el impulso de nuevas figuras como las de Ramón Soto, Andrés Lima y hasta llegó a proponerse la del exdirector de la Regional Norte de la Universidad de la República, Alejandro Noboa, aunque la misma transcurrió sin éxito.
Tras las nominaciones, se levantaron algunas voces contrario a la misma y generaron molestias con el diputado Andrés Lima, por haber aportado los votos suficientes como para habilitar la candidatura de Fonticiella.
Lima había roto relaciones con el exintendente, cuando tras haber cosechado los votos necesarios como para ser candidato a diputado por el PDC, partido al que ambos pertenecían en aquel entonces, levantó la ira de Fonticiella quien ya había acordado que su grupo se alinearía junto a varios otros, con la candidatura del entonces jerarca municipal, el socialista Alejandro Domostoj.
Desde ese momento la agrupación quedó fracturada, Lima conformó junto a otros que se escindieron del PDC con él, la agrupación Humanista Armando Aguirre, en honor a un fallecido integrante del PDC, y fue electo diputado superando la maquinaria electoral de Fonticiella.
Ese hecho y el haber largado un candidato de su grupo, que también estaba alejado del exintendete como lo era Felipe Mutti, para las elecciones departamentales del mes de mayo del 2010, ahondaron las diferencias y el alejamiento entre ambos. Esto marcó con claridad las distintas posturas dentro del Frente Amplio de Salto y dio lugar a allegados de un lado y del otro, pero con las ideas bien distintas.
Sin embargo, luego del Plenario las cosas parecieron confundirse. Muchos de los militantes frenteamplistas tomaron el hecho como un “acuerdo solapado” que “ya existía” entre Fonticiella y Lima, cuando el primero dijo en el discurso que “antes de entrar habían estado intercambiando ideas con Andrés”, y luego de la elección que le dio los votos para ser candidato, que Lima dijera “que si gana Fonticiella será el primer aliado y apoyo” de su gestión.
Más que como un símbolo de “unidad” del Frente Amplio, el hecho “no cayó bien” en las propias filas de la Lista 888, dijeron a EL PUEBLO fuentes políticas que participaron de la reunión en Ferro Carril.
UNA CARTA
En tanto, el lunes fue remitida una carta firmada por el comunicador Carlos Arredondo, exdirector de la desaparecida Radio Turística, quien en cierta medida se confiesa simpatizante de Andrés Lima, pero lo fustiga a la vez por la decisión de haber habilitado con sus votos en el Plenario, la candidatura de Ramón Fonticiella.
Arredondo y Fonticiella protagonizaron duros cruces y acusaciones durante el mandato del exgobernante frenteamplista, y los términos empleados por el comunicador respecto a Lima tras el Plenario del sábado son muy duros.
En su carta abierta a Andrés Lima, Arredondo comienza diciéndole, “hace unos 5 años la ciudadanía frenteamplista te dio una responsabilidad, que no fue solo la de representar a nuestros ciudadanos en el Parlamento, te dio la responsabilidad de cambiar al Frente Amplio, de liderar una fuerza política con valores, ya que en aquel entonces se habían perdido. Vos y tus votantes hicimos un pacto que si bien no quedó escrito, fue un pacto entre personas de buena voluntad y fe”.
“Vos fuiste elegido no solo para ser diputado, fuiste elegido para que el Frente Amplio retomara el camino frenteamplista, que había sido avasallado por la soberbia, la arrogancia, el nepotismo, la mentira, la mala fe, la manipulación, la absoluta falta de fraternidad, la persecución de personas (¿… o justo vos, tenés dudas de que hubo persecución?) y tantas otras actitudes que te consta, campeaban por aquellos días, y habían convertido al FA en todo lo que históricamente habíamos criticado y combatido”.
“¿Ya te olvidaste de lo que sucedía por aquellos días con los valores frenteamplistas? Además de la banca, te dimos la responsabilidad de sanear la fuerza política:
¡CONFIAMOS EN VOS,
ANDRÉS!
¿Qué fue lo que no entendiste? O peor: ¿Qué es lo que hay detrás de todo esto?”, le endilga el comunicador al legislador frenteamplista.
(…) “A vos te consta que habilitar a Fonticiella, significa fortalecer todo lo que vos tenías que erradicar. Significa darle vida a la división, significa que el bastardeo a las personas serán moneda corriente. Sabés perfectamente que no le temblará el pulso para darle la espalda al FA cuando lo crea conveniente, que habilitando a Fonticiella los valores frenteamplistas se van al carajo puesto que lo único que le importa es su persona y su proyecto. Lo hemos hablado cientos de veces, Andrés, vos y yo coincidimos que eso es así. Entonces, si sabés eso: ¿Por qué le diste los votos para habilitar su candidatura? ¿Por qué le diste vida? ¿Por qué te apartaste de la responsabilidad que te dimos?… ¿Por qué esa puñalada, Andrés?”
Y da por cierto el hecho de que “creo que ese bolazo que hace tiempo anda girando y que dice que Ramón y vos tienen un acuerdo es cierto. Después de que lo habilitaste me quedaron claras algunas cosas que no vienen al caso expresarlas acá, pero me da toda la sensación que volviste a ser su secretario, y pretendés que quienes confiamos en vos terminemos siendo serviles de este señor”. Y termina diciendo,  “Andrés: Conozco tu estilo y me consta que no contestarás ni una palabra de esta carta, además a estas alturas calculo que ni siquiera me lo merezco, pero cuando hables con la gente no olvides que por más que la mires a los ojos, y pongas tu mejor cara, tendrá sangrando la espalda”.

La habilitación a la candidatura de Ramón Fonticiella a la Intendencia de Salto por parte del Plenario Departamental del Frente Amplio el pasado sábado, generó algunos malestares y otras rispideces en el seno de la coalición de izquierdas.

Fueron planteadas algunas disconformidades por parte de varios militantes y de algunos dirigentes en la interna, porque pretendían imponer un sello de renovación en las candidaturas, impregnando en ese caso, el impulso de nuevas figuras como las de Ramón Soto, Andrés Lima y hasta llegó a proponerse la del exdirector de la Regional Norte de la Universidad de la República, Alejandro Noboa, aunque la misma transcurrió sin éxito.

Tras las nominaciones, se levantaron algunas voces contrario a la misma y generaron molestias con el diputado Andrés Lima, por haber aportado los votos suficientes como para habilitar la candidatura de Fonticiella.

Lima había roto relaciones con el exintendente, cuando tras haber cosechado los votos necesarios como para ser candidato a diputado por el PDC, partido al que ambos pertenecían en aquel entonces, levantó la ira de Fonticiella quien ya había acordado que su grupo se alinearía junto a varios otros, con la candidatura del entonces jerarca municipal, el socialista Alejandro Domostoj.

Desde ese momento la agrupación quedó fracturada, Lima conformó junto a otros que se escindieron del PDC con él, la agrupación Humanista Armando Aguirre, en honor a un fallecido integrante del PDC, y fue electo diputado superando la maquinaria electoral de Fonticiella.

Ese hecho y el haber largado un candidato de su grupo, que también estaba alejado del exintendete como lo era Felipe Mutti, para las elecciones departamentales del mes de mayo del 2010, ahondaron las diferencias y el alejamiento entre ambos. Esto marcó con claridad las distintas posturas dentro del Frente Amplio de Salto y dio lugar a allegados de un lado y del otro, pero con las ideas bien distintas.

Sin embargo, luego del Plenario las cosas parecieron confundirse. Muchos de los militantes frenteamplistas tomaron el hecho como un “acuerdo solapado” que “ya existía” entre Fonticiella y Lima, cuando el primero dijo en el discurso que “antes de entrar habían estado intercambiando ideas con Andrés”, y luego de la elección que le dio los votos para ser candidato, que Lima dijera “que si gana Fonticiella será el primer aliado y apoyo” de su gestión.

Más que como un símbolo de “unidad” del Frente Amplio, el hecho “no cayó bien” en las propias filas de la Lista 888, dijeron a EL PUEBLO fuentes políticas que participaron de la reunión en Ferro Carril.

UNA CARTA

En tanto, el lunes fue remitida una carta firmada por el comunicador Carlos Arredondo, exdirector de la desaparecida Radio Turística, quien en cierta medida se confiesa simpatizante de Andrés Lima, pero lo fustiga a la vez por la decisión de haber habilitado con sus votos en el Plenario, la candidatura de Ramón Fonticiella.

Arredondo y Fonticiella protagonizaron duros cruces y acusaciones durante el mandato del exgobernante frenteamplista, y los términos empleados por el comunicador respecto a Lima tras el Plenario del sábado son muy duros.

En su carta abierta a Andrés Lima, Arredondo comienza diciéndole, “hace unos 5 años la ciudadanía frenteamplista te dio una responsabilidad, que no fue solo la de representar a nuestros ciudadanos en el Parlamento, te dio la responsabilidad de cambiar al Frente Amplio, de liderar una fuerza política con valores, ya que en aquel entonces se habían perdido. Vos y tus votantes hicimos un pacto que si bien no quedó escrito, fue un pacto entre personas de buena voluntad y fe”.

“Vos fuiste elegido no solo para ser diputado, fuiste elegido para que el Frente Amplio retomara el camino frenteamplista, que había sido avasallado por la soberbia, la arrogancia, el nepotismo, la mentira, la mala fe, la manipulación, la absoluta falta de fraternidad, la persecución de personas (¿… o justo vos, tenés dudas de que hubo persecución?) y tantas otras actitudes que te consta, campeaban por aquellos días, y habían convertido al FA en todo lo que históricamente habíamos criticado y combatido”.

“¿Ya te olvidaste de lo que sucedía por aquellos días con los valores frenteamplistas? Además de la banca, te dimos la responsabilidad de sanear la fuerza política:

¡CONFIAMOS EN VOS, ANDRÉS!

¿Qué fue lo que no entendiste? O peor: ¿Qué es lo que hay detrás de todo esto?”, le endilga el comunicador al legislador frenteamplista.

(…) “A vos te consta que habilitar a Fonticiella, significa fortalecer todo lo que vos tenías que erradicar. Significa darle vida a la división, significa que el bastardeo a las personas serán moneda corriente. Sabés perfectamente que no le temblará el pulso para darle la espalda al FA cuando lo crea conveniente, que habilitando a Fonticiella los valores frenteamplistas se van al carajo puesto que lo único que le importa es su persona y su proyecto. Lo hemos hablado cientos de veces, Andrés, vos y yo coincidimos que eso es así. Entonces, si sabés eso: ¿Por qué le diste los votos para habilitar su candidatura? ¿Por qué le diste vida? ¿Por qué te apartaste de la responsabilidad que te dimos?… ¿Por qué esa puñalada, Andrés?”

Y da por cierto el hecho de que “creo que ese bolazo que hace tiempo anda girando y que dice que Ramón y vos tienen un acuerdo es cierto. Después de que lo habilitaste me quedaron claras algunas cosas que no vienen al caso expresarlas acá, pero me da toda la sensación que volviste a ser su secretario, y pretendés que quienes confiamos en vos terminemos siendo serviles de este señor”. Y termina diciendo,  “Andrés: Conozco tu estilo y me consta que no contestarás ni una palabra de esta carta, además a estas alturas calculo que ni siquiera me lo merezco, pero cuando hables con la gente no olvides que por más que la mires a los ojos, y pongas tu mejor cara, tendrá sangrando la espalda”.